Facebook Twitter Google +1     Admin

DE PASEO REAL A LA REALIDAD

20160625021924-rita.jpg

El antiguo Camino del Sur, actual Calzada del Diez de Octubre, representó hace tres siglos una de las vías más transitadas de la Villa San Cristóbal, pero es ahora de las de mayor densidad poblacional y descuidadas de toda la ciudad.

Texto y fotos:
RITA MARÍA CAMBARA CASTILLO,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Entre coches de caballos de los más lujosos marqueses y condesas del siglo XVIII, casas coloniales, fincas y vegas de tabacos, se encontraba el caminante que se dirigía de la Villa San Cristóbal de La Habana hacia los pueblos aledaños a la ciudad; sin embargo, hoy día ómnibus metropolitanos, derrumbes y mucho hollín protagonizan lo cotidiano, en el Camino Real del Sur o Calzada del Diez de Octubre, invisibles a los ojos de urbanistas e historiadores.

La imaginación no alcanza para figurarse tal arteria de transporte y grandes negocios hace 300 años atrás, mientras en el presente existen más de 18 edificios críticos con peligro de derrumbe y con posibilidades de causar graves accidentes; entre ellos, la ciudadela del “Coppelita”, en el paradero de la Víbora, con 29 núcleos familiares en barbacoas y sin servicio sanitario.

Y la historia no termina ahí. Puede ser sorprendido cualquiera por un gran bache en la esquina de Vía Blanca, un riachuelo de aguas albañales frente a un solar en el cruce de Diez de Octubre y Quiroga o una montaña escultural de desechos, escombros y ratas en la sima de la Loma de la Iglesia, sitio histórico y simbología del municipio.Todo oculto en la oscuridad de la noche y la escasez de alumbrado público.

A pesar de ello, el Paseo de Santiago o Camino de Jesús del Monte -nombrada así en sus inicios- fue la principal y única vía que unía la capital con el campo. Además, la más extensa con cuatro kilómetros o 31 cuadras, la cual cambió al nombre actual de calzada el 9 de octubre de 1918, a petición de la Asociación de Emigrados Revolucionarios de Cuba.

Airam Gutiérrez, subdirector técnico de la vivienda del municipio Diez de Octubre y encargado de Planificación e Inversiones, dijo que existe un programa de reanimación de la vía, eliminando ciudadelas, limitando el cambio de fachadas y con la transformación de casonas derruidas en edificios de tres o cuatro apartamentos; es el caso del biplanta de la esquina Carmen y Plaza Roja.

Pero en pleno siglo XXI, las proyecciones sobre esta avenida no parecen cambiar mucho. Día tras día miles de visitantes y de citadinos atraviesan la localidad sobre ruedas a lo extenso de la vía que pasó de ser una carretera de reales, personajes ricos, hechos y actos de valentías y de los negocios más importantes de todas las épocas, a un baúl de olvidados recuerdos.

Diosdado Pazos, investigador de la historia local del municipio Diez de Octubre, planteó que el primitivo poblado de Jesús del Monte alcanzaba una extensión territorial de unas cinco leguas cuadradas, incluyendo las zonas posteriormente conocidas como Luyanó, Víbora, Jacobino, Arroyo Apolo y Arroyo Naranjo.

Agregó que el doblamiento del área se fue produciendo de un forma lenta y dispersa desde fines del siglo XVI, y a mediados del XVII ya existía el caserío de Jesús del Monte en terrenos del demolido ingenio San Francisco de Paula, que fuera propiedad de Francisco de Lara Bohoruqes, en las inmediaciones de la intersección del Camino Real y el de Luyanó.

La esperanza casi está perdida, pese a ello, los encargados de urbanismo en la localidad intentan rehacer contratos con empresas estatales que apoyen los intereses comunes, como por ejemplo, la esquina de la Casa del Pan en Toyo, reactivada por la Empresa de Panes y Harina, u otras como el cine en oscura incertidumbre.

Como comentó Josefina Batista, arquitecta de la comunidad y vecina del municipio: “La historia sigue estando aquí; las propias construcciones narran cómo sucedieron los años en cada esquina. La gente tiene que preguntar y nutrirse de información sobre el medio en donde viven, para valorarlo y cuidarlo, o si no, lo seguiremos perdiendo cada vez más”.

A lo que Fabricio López, joven habitante de la antigua zona de Jesús del Monte, apoyó diciendo que en la escuela imparten datos locales, entre ellos, la sublevación de los vegueros y la figura de Camilo Cienfuegos; no obstante, muchos ignoran quiénes vivieron y dieron vida a los lugares existentes.“Numerosas veces nos paramos delante de una tarja o una vivienda y no nos preguntamos qué sucedió allí y  el Gobierno, los urbanistas, no hacen nada”, sumó.

Por ejemplo, en el texto Calles de mi barrio, de Gilda Villa, se reflejan algunos de los lugares trascendentales, como la esquina de Toyo y Camino Real con el Bodegón (1804), de Dionisio Toyo; o también, el estudio cinematográfico pionero en Cuba (1913), en una casa de la esquina Santa Irene, perteneciente al cineasta Enrique Díaz, director del primer largometraje silente cubano, titulado Manuel García o el Rey de los campos de Cuba.

Entonces, ¿real o realidad en Diez de Octubre? “La Oficina del Historiador de la Ciudad quiere rescatar de conjunto el cruce con Luyanó y Jesús del Monte, pero certeramente, no tenemos fondos, ni presupuesto para reconstruir, embellecer, levantar casas o negocios en la avenida principal del municipio”, afirmó Airam Gutiérrez.  

Pie de fotos: 1-Una de las avenidas más antiguas de la capital, hoy con aguas albañales, derrumbes y mucho movimiento en horas tempranas de la mañana; 2-En el siglo XVIII, a causa del auge adquirido por el tabaco cubano en el mercado internacional, la metrópoli impuso el estanco del tabaco, lo que causó revelaciones, y el 23 de febrero de 1723 murieron ajusticiados por los soldados españoles 11 vegueros, cuyos cuerpos fueron colgados de los árboles de la Loma de Jesús del Monte; 3-Ocho de las once víctimas fueron sepultados en el Cementerio de la primitiva iglesia de Jesús del Monte, lugar aproximadamente indicado con el obelisco.

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de lead: Imaginativo.
Tipo de nota interpretativa: Explicativa.

Tema: La pérdida de la arquitectura, la historicidad, la memoria y destrucción de la avenida principal del municipio Diez de Octubre.

Situación problémica: Más de 18 edificios con posibilidades de derrumbe, numerosos baches, inexistencia de alumbrado público, modificación de la estructura arquitectónica de construcciones centenarias; posible destrucción total y parcial de la memoria histórica del antiguo Camino de Jesús del Monte.

Objetivos colaterales: Demostrar la importancia histórica de la Calzada de Diez de Octubre, su valor, a través del pasado y la necesidad de rescatar cualquier elemento mediante su rehabilitación.

Estrategia de fuentes:

Documentales:

Trabajo investigativo sobre la localidad Calles de mi barrio, de Gilda Villa Hernández. Datos curiosos y de interés sobre el municipio. Biblioteca Municipal Rene Orestes Reiné.

Folleto de Historia de la Localidad, de la Biblioteca de la Salle, Municipio Diez de Octubre.

No documentales:

Profesor Diosdado Pazos, investigador de la historia del municipio de Diez de Octubre. Tipo de fuente: especialista, tradicional, primaria, directa. Tipo de juicio: De valor, analítico.

Airam Gutiérrez, subdirector técnico de vivienda y de Planificación e Inversiones. Tipo de fuente: tradicional, permanente, primaria, directa, especialista. Tipo de juicio: De valor, analítico, hipotético.

Josefina Batista, arquitecta de la comunidad y vecina del municipio. Tipo de fuente: primaria, directa, especialista. Tipo de juicio: Analítico, sintético, de valor.

Fabricio López, vecino del municipio. Tipo de fuente: Testigo, primaria, directa. Tipo de juicio: Analítico, sintético.

Soportes:

Hecho: Destrucción total o parcial de la Avenida de Diez de Octubre.

Contexto: Más de 18 edificios críticos, serios problemas de vivienda, escasez de alumbrado público en la calle, baches, escombros en las esquinas, salideros de aguas albañales, destrucción de las fachadas originales de la calzada. Más demoliciones cada año, sin rescatar la arquitectura centenaria.

Antecedentes: No reparación de los servicios, indisciplinas, debido a la causa la escasez de vivienda, las personas construyen cuartos pequeños, agrandaron las casas con “permisos” que avalan la restructuración y se pierde cada vez más la estructura y armonía de la calzada, no atención previa debido a que ni hay presupuestos, ni inversiones.

Situaciones colaterales que también pudieran incidir: Mal trabajo de la empresas de servicios del país: bacheo, tendido eléctrico, planificación física, sanidad e higiene, entre otros.

Proyecciones: Airam Gutiérrez, subdirector técnico de la vivienda y del Departamento de Inversión y Planificación, plantea que no hay presupuesto y los inversionista no firman contratos, cabe la posibilidad de que se pierda por año más edificaciones, con ello, la historia.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris