Facebook Twitter Google +1     Admin

SOMAVILLA, UN LEGADO MUSICAL

20160626141148-milena.jpg

A 25 años de la desaparición física del Bebo, su trayectoria y personalidad son desconocidas por sus coterráneos, incluso quienes integran la vida artística.

MILENE MEDINA MARTÍNEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

“Su nombre es sinónimo de música”, así define el maestro Ildefonso Acosta, guitarrista matancero, al pianista, orquestador, compositor y arreglista por excelencia Rafael Somavilla Morejón. Sin embargo, a 25 años de su muerte en La Habana, el 20 de enero de1980, su obra y figura son ignoradas por trabajadores del Centro de la Música que lleva su nombre en la provincia yumurina, en la cual nació.

Ercilio Vento Canosa, Historiador de la Ciudad de Matanzas, afirma que este personaje era diverso en lo que hacía, pues lo mismo innovaba en el jazz que en el danzón: “Somavilla tuvo el honor de ser el primer cubano que dirigió una orquesta en el Festival de Sopot, en Polonia, donde también fungió como jurado y sus arreglos musicales fueron premiados en los festivales de Orfeo de Oro, en Bulgaria, y Dresde, en Alemania”.

Considera que músicos como él sólo nacen cada cien años, y la provincia ha sido privilegiada al ser cuna de grandes artistas como Miguel Faílde, Dámaso Pérez Prado, y el Bebo, como le decían cariñosamente, no queda atrás.

“Cuando se habla de la historia musical de Matanzas hay, incuestionablemente, que referirse a Somavilla. Su vida y obra quedan grabadas con una huella indeleble aún al paso del tiempo, ya que fue un intérprete integral, se dedicó tanto a la música popular como a la sinfónica, a lo que unió la enseñanza”, relata Yudaris Brito, musicóloga de Radio 26.

Los primeros pasos de Somavilla por la música fueron a los ocho años, cuando comenzó a recibir clases de piano y a los doce ingresó al Conservatorio Municipal de Matanzas. Luego, en 1939, ofreció su primer concierto en el que ejecutó “La danza de la hora”, de la ópera La Gioconda, del compositor italiano Amilcare Ponchielli.

Un muestreo aplicado a 23 músicos y cantantes del Centro de la Música que lleva su nombre, en el municipio yumurino, evidencia la ignorancia que existe con respecto a esta figura, a pesar de poseer en la institución una reseña biográfica de Somavilla.

Tal es el caso de Frady Alarcón, del cuarteto Piña Colada, quien reconoce su desconocimiento con respecto al personaje matancero: “Solo sé que fue un músico de nuestra provincia y que procedía de una familia de artistas, pero no conozco ni he escuchado un tema suyo”.

Sin embargo, no todos han olvidado a tan grande de la música, no solo de Matanzas sino también de Cuba. Ana Gabriela Verdecia, violinista, graduada de la Escuela Provincial de Arte de esta ciudad, manifiesta que es una vergüenza que los propios músicos e intérpretes desconozcan la figura de Somavilla, quien forma parte de la cultura citadina.

“Tema como In Memoriam, Réquiem y Suite en jazz, principalmente, deben estar presentes en cada músico matancero y más si eres trabajador de este centro que lleva su nombre”, resalta Verdecia.

El libro “Cronología del maestro Rafael Somavilla Morejón”, por Natacha Jiménez, plantea que en 1967 fue uno de los directores fundadores de la Orquesta Cubana de Música Moderna, dirigida por Armando Romeu, con la que estrenó, bajo su dirección, Réquiem. En esta pieza Somavilla, aunque era uno de los mejores arreglistas, se había mantenido usando elementos musicales convencionales y luego incorpora a la música popular cubana nuevas sonoridades.

Tahiry Suárez, directora del Centro de la Música de Matanzas, explica que es necesario destacar que fue uno de los directores fundadores de la Orquesta Cubana de Música Moderna: “En su honor, en nuestra provincia se celebra desde hace años un concurso de interpretación musical que lleva su nombre”.

“Somavilla Morejón, un arreglista por excelencia”, artículo del periodista Sergio López publicado en el periódico Girón, en Matanzas, el 20 de enero de 2010 por el aniversario 20 de su muerte, hace alusión a su participación como jurado en el primer Concurso de Música Contemporánea Benny Moré, celebrado en el Teatro Sauto de la Ciudad de los Puentes, para el que escribe un poema sinfónico basado en las Altura de Simpson.

Liliet Junco, directora del septeto “Rumbenado”, manifiesta que lo que conoce de esta personalidad es gracias a su abuela, amante del danzón y del jazz, género en los que se destacó. “Creo que desde las escuelas, sobre todo las de arte, debería hacerse hincapié en figuras de la cultura local que han tenido una trayectoria admirable”, propone.

La ignorancia de los pueblo hace que se pierdan personalidades tan señaladas de la cultura como lo es Somavilla. “Resonarán aún en la ciudad los acordes de su música, junto a las de White, Faílde, Aniceto Díaz, Pérez Prado y otros tantos que han hecho trascender el nombre de Matanzas más allá de los límites de la Isla”, concluyó Brito.

Pie de foto: Rafael Somavilla fue uno de los directores fundadores de la Orquesta Cubana de Música Moderna.

Ficha técnica:

Tipo de título: Genérico.
Tipo de lead: De cita directa.    
Tipo de nota: Retrospectiva-Explicativa.

Tema: La figura del músico matancero Rafael Somavilla Morejón.

Situación problémica: El desconocimiento de esta personalidad entre músicos y cantantes matanceros.

Objetivos colaterales: Rescatar la figura Rafael Somavilla Morejón. Acercar a músicos e intérpretes matanceros a la obra artísticas a de esta figura.

Estrategia de fuentes:

Documentales:

Jiménez, Natacha: “Cronología del maestro Rafel Somavilla Morejón”. Ediciones Matanzas, 1982.

López, Sergio: “Somavilla Morejón, un arreglista por excelencia”, artículo publicado en el periódico Girón, en Matanzas, 20 de enero de 2010.

Directas:

El maestro Ildefonso Acosta, guitarrista matancero. Fuete no implicada. Emite un juicio de valor.

Ercilio Vento Canosa, Historiador de Matanzas. Fuente especialista. Emite un juicio analítico.

Yudaris Brito, Musicóloga de Radio 26. Fuente especializada. Emite un juicio analítico.

Fardy Alarcón, cantante del cuarteto Piña Colada. Fuente implicada. Emite un juicio de valor.

Ana Gabriela Verdecia, violinista, graduada de la Escuela Provincial de Arte en Matanzas. Fuente implicada. Emite un juicio analítico.

Liliet Junco, directora del Septeto “Rumbeando”. Fuente implicada. Emite un juicio de valor.

Soportes:

Hecho: La ausencia de esta personalidad en la obra de nuevas generaciones de músicos matanceros.

Contexto: El aniversario 25 de la muerte de Rafael Somavilla.

Antecedente: La trayectoria de Rafael Somavilla Morejón como gran arreglista matancero.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris