Facebook Twitter Google +1     Admin

HILLARY CLINTON, ¿LA MENOS MALA?

20160702143530-karla.jpg

La candidata demócrata en su camino a la presidencia no ha contado con el apoyo popular deseado, según la encuesta realizada por la división de noticias estadounidense NBC News/ Survey Monkey.

KARLA PICART RODRIGUEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Cuando quedan poco más de cinco meses para las elecciones presidenciales en Estados Unidos, el venidero 8 de noviembre, todo parece indicar que serán Hillary Clinton y Donald Trump los representantes de los partidos Demócrata y Republicano, en ese orden. Sin embargo, el panorama “no pinta bien” para uno u otro posible aspirante.

Por un lado, está Trump, un hombre de extrema derecha sin cultura política; por otro, Clinton, que para la mayoría de los norteamericanos es la menos mala opción presidencial. Pero, ¿es ella la candidata perfecta que dice ser?

Demócrata o demagoga

Según estudiosos de la política en Estados Unidos, los Clinton no respetan las reglas del juego limpio para dirigir los destinos de la sociedad estadounidense. Su táctica se dirige a exponer lo que no son.

Al parecer, la casta Clinton cuando toma el poder norteamericano se siente en libertad de infringir las leyes del país. Primero fue el escándalo sexual del expresidente “Bill” con la becaria de la Casa Blanca, Mónica Lewinsky, por el cual se le acusó de perjurio y obstrucción de la justicia.

Luego, en marzo de 2015, se reveló que Hillary Clinton había utilizado una cuenta de correo electrónico privada a través de todo su mandato como secretaria de Estado, lo que fue considerado una violación de la política de gobierno. Este escenario desató la investigación del FBI por poner en peligro información clasificada, de acuerdo con lo publicado por la cadena de noticias BBC.

Ya los votantes dan muestras de su desagrado. Según la encuesta de la división de noticias norteamericana NBC News/ Survey Monkey, casi seis de cada 10 personas encuestadas dijeron sentir aversión o rechazo por la ex primera dama.

El filósofo y activista estadounidense, Noam Chomsky, en entrevista concedida al sitio web norteño, Truthout, expuso: “Respecto a las cuestiones internacionales y las tareas formidables a las que nos enfrentamos, en el mejor de los casos ella parece ser más de lo mismo”.

Lograr sus objetivos políticos a cualquier costo es su premisa para gobernar: “Financiamos mal a rebeldes sirios y surgió el Estado Islámico”, esta fue su respuesta ante los crecientes ataques del grupo terrorista. Como la gatica de María Ramos, tira la piedra y esconde la mano.

Otro episodio denigrante constituye el proceso judicial que se inició en su contra, en octubre de 2015, por sucesos de Bengasi. “En la audiencia, arreciaron las acusaciones sobre las versiones cambiantes del gobierno, cuando se conocieron los detalles de los ataques en la ciudad libia, en los que murieron cuatro diplomáticos estadounidenses”, así lo reflejó la cadena BBC Mundo en su página web.

En esa línea ignominiosa, la candidata ha manifestado que en Venezuela, desde la llegada de Hugo Chávez al poder, y ahora con el liderazgo de Nicolás Maduro, el país ha dado un paso atrás: “Las oportunidades de los venezolanos se han limitado, la democracia está siendo socavada, por la violación de los derechos humanos”.

Asimismo, declaró que ante el acercamiento con Cuba y la constante legitimación de Estados Unidos en el resto del continente, desea la unión de los demás países del hemisferio para "lograr un cambio pacífico" y aprovechar los muchos recursos naturales de Venezuela.

Estos planteamientos demuestran, una vez más, sus pretensiones con América Latina y ratifican su demagogia, pues los hechos indican que estuvo vinculada con acontecimientos reaccionarios en el continente, como el golpe de estado al expresidente hondureño Manuel Zelaya. Su participación en los sucesos fue directa, al sugerir a Lanny Davis, confidente de Bill Clinton, como canal de comunicaciones con Roberto Micheletti, el presidente interino instalado tras el zarpazo, según publicó en su página oficial Telesur.

Ya concluida las primarias, anticipos indican que Clinton obtendrá 347 votos en el colegio electoral, y el magnate Trump, 191. Pronosticar es muy complejo, debido a la peculiaridad del sistema eleccionario en ese país, como reseña el semanario cubano Orbe.

El sufragio para presidente en Estados Unidos no es directo, ni es un proceso federal. La elección consta de 50 comicios estatales simultáneos, en los que los electores eligen a delegados fieles a cada candidato, que conformarán el centro de votación donde se determina el ganador.

Hillary Clinton: ¿buena para Cuba?

La demócrata es para un número de cubanos radicados en Estados Unidos, la opción más viable con el fin de evitar el retroceso en las negociaciones de Cuba con el país norteño. Además, pertenece al mismo partido del actual presidente Barack Obama, quien ha impulsado los avances en las relaciones bilaterales.

Sin embargo, es esta mujer una clásica tramposa en la política. En sus propias palabras: “Cerca del fin de mi periodo como Secretaria de Estado, recomendé al presidente Obama reconsiderar nuestro embargo. No estaba consiguiendo sus objetivos y en cambio frenaba nuestra amplia agenda en toda Latinoamérica. Después de 20 años de líder y estudiar la relación Estados Unidos-Cuba pensaba que deberíamos dejar a los Castro la responsabilidad de explicar por qué seguir siendo no democráticos y abusivos”, relató un su libro autobiográfico Decisiones difíciles, publicado en 2014.

Una representante de la política norteamericana que piense así, puede llegar a ser mandataria, pero difícilmente podrá llamarse demócrata. Es lógico que la mayoría del pueblo la acuse de camaleónica, fraudulenta y mentirosa. Tanto cinismo no puede conducirla por un camino histórico confiable.

Si bien para los estadounidenses el gobierno de Bill Clinton estuvo representado por una mejoría económica, los cubanos no lo vieron así. Durante su periodo de mandato se implantó la Ley Torricelli, que tiene como objetivo fundamental aislar totalmente a Cuba del entorno económico internacional. Entonces, ¿será su esposa diferente? Eso está por ver.

Ficha técnica:

Asunto a tratar: Demostrar mediante hechos la demagogia en la política de la aspirante a la presidencia norteamericana Hillary Clinton, así como su influencia sobre Cuba.

Tipo de título: Llamativo
Tipo de entrada: De presentación del tema.
Tipo de conclusiones: Sugeridas.

Tipo de fuentes empleadas:

Documentales:

Artículo “Clinton vs Trump: un enfrentamiento indeseado”, de Luis Beatón, del semanario Orbe.

Libro “Decisiones difíciles”, de Hillary Clinton.

Artículo HillaryClinton: Financiamos mal a los rebeldes sirios y surgió el Estado Islámico. www.Granma.cu/mundo/2014-08-11/

Artículo “Se debe lograr un cambio pacífico en Venezuela”, del periódico El Universal. www.eluniversal.com/noticias/politica/HillaryClinton

Página web de la BBC Mundo. www.BBC.com/mundo

Artículo de la BBC Mundo “Correspondencia de Hillary Clinton revela verdadero motivo de la intervención en Libia”. www.BBC.com/mundo

Entrevista a Noam Chomsky en el sitio web Truthoutwww.truth-out.org  

Página oficial de Telesur: http://www.telesurtv.net/news/Hillary-Clinton-implicada-en-golpe-de-Estado-en-Honduras-20150707-0024.html

Empleo de recursos:

Ejemplificación:

1-Al parecer, la casta Clinton cuando toma el poder norteamericano se siente en libertad de infringir las leyes del país. Primero fue el escándalo sexual del expresidente Bill con la becaria de la Casa Blanca, Mónica Lewinsky, por el cual se le acusó de perjurio y obstrucción de la justicia.

2-Luego, en marzo de 2015, se reveló que Hillary Clinton había utilizado una cuenta de correo electrónico privada a través de todo su mandato como secretaria de Estado, lo que fue considerado una violación de la política de gobierno. Este escenario desató la investigación del FBI sobre si ella había puesto en peligro información clasificada, de acuerdo con lo publicado por la cadena de noticias BBC.

3-Lograr sus objetivos políticos a cualquier costo es su premisa para gobernar: “Financiamos mal a rebeldes sirios y surgió el Estado Islámico”. Esta fue su respuesta ante los crecientes ataques del grupo terrorista. Como la gatica de María Ramos, tira la piedra y esconde la mano.

4-Otro episodio denigrante constituye el proceso judicial que se inició en su contra en octubre de 2015 por sucesos de Bengasi. “En una audiencia, no exenta de asperezas, arreciaron las acusaciones sobre las versiones cambiantes del gobierno, cuando se conocieron los primeros detalles de los ataques en la ciudad libia, en los que murieron cuatro diplomáticos estadounidenses”, así lo reflejó la cadena BBC Mundo en su página web.

5-En esa línea ignominiosa, la candidata ha manifestado que en Venezuela desde la llegada de Hugo Chávez al poder, y ahora con el nuevo liderazgo de Nicolás Maduro, el país ha dado un paso atrás:“Las oportunidades de los venezolanos se han limitado, la democracia está siendo socavada, por la violación los derechos humanos”.

6-Estos planteamientos demuestran una vez más sus pretensiones con América Latina y ratifican su demagogia, pues los hechos indican que estuvo vinculada con acontecimientos reaccionarios en el continente, como el golpe de estado al expresidente hondureño Manuel Celaya.  Su participación en los sucesos fue directa, al sugerir a Lanny Davis, confidente de Bill Clinton, como canal de comunicaciones con Roberto Micheletti, el presidente interino instalado tras el zarpazo, según publicó en su página oficial Telesur.

Reiteración:

1-Sin embrago, es esta mujer una clásica tramposa en la política. En sus propias palabras: “Cerca del fin de mi periodo como Secretaria de Estado, recomendé al presidente Obama reconsiderar nuestro embargo. No estaba consiguiendo sus objetivos y en cambio frenaba nuestra amplia agenda en toda Latinoamérica. Después de 20 años de líder y estudiar la relación Estados Unidos-Cuba pensaba que deberíamos dejar a los Castro la responsabilidad de explicar por qué seguir siendo no democráticos y abusivos”, relató un su libro autobiográfico Decisiones difíciles, publicado en 2014.

2-Una representante de la política norteamericana que piense así, puede llegar a ser mandataria, pero difícilmente podrá llamarse demócrata. Es lógico que la mayoría del pueblo estadounidense la acuse de camaleónica, fraudulenta y mentirosa. Tanto cinismo no puede conducirla por un camino histórico confiable.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris