Facebook Twitter Google +1     Admin

“FUIMOS LA GUÍA QUE MOSTRÓ EL CAMINO”

20170112215633-yasmani.jpg

A veinticuatro años de la fundación en Pinar del Río de la primera Dirección Provincial de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC), Mario Mendiluce Cabrera, miembro fundador, brinda detalles del histórico acontecimiento.

Texto y foto:

YASMANI PÉREZ FORTEZA,

estudiante de primer año de Periodismo,  

Facultad de Comunicación,

Universidad de La Habana. 

Mario Mendiluce Cabrera recorre despacio con el apoyo de su bastón las calles de la comunidad. Un joven se le acerca y le pregunta si el uso del apoyo que le ayuda a caminar es porque tiene una lesión de guerra. Mario detiene el paso: “No, hijo mío. Hubiese sido un honor, participé como colaborador internacionalista en Nicaragua, pero lo que me pasó ocurrió a partir de una complicación médica.”

Mendiluce, de 67 años, es una persona conversadora, agradable, “un alegre de la vida”, pero sobre todas las cosas, un cabal revolucionario. Fue responsable del Área de Atención 13, antes de ser elegido presidente de la asociación de base de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC), ambas pertenecientes a la circunscripción 130 del Consejo Popular Hermanos Barcón, municipio Pinar del Río, actividad que todavía realiza.

Esta organización revolucionaria se fundó el 7 de diciembre de 1993, acto celebrado en El Cacahual, monumento a la caída en combate de Antonio Maceo y Panchito Gómez Toro. Sin embargo, es casi desconocido que Pinar del Río, a modo experimental, el 15 de diciembre de 1991 creó la primera Dirección Provincial, de la cual Mario fue miembro de su Comisión Organizadora.

Período Especial. La tormenta era fuerte, los peligros grandes y las penurias abundantes. La Asociación no nacía en tiempos de bonanzas. Las dificultades afrontadas provocaron un deterioro de la vida social y económica del pueblo. Existía la necesidad de unir fuerzas para la lucha.  

“Los combatientes que defendimos y defenderíamos la Revolución y las conquistas del socialismo no teníamos una organización que nos representara. El trabajo político y patriótico  que desarrollaríamos en la complicada y nueva etapa tenía que estar representado por una institución. La ya creada Oficina de Atención a Combatientes era insuficiente.”

-Pinar del Río, provincia de vasta historia y tradición revolucionaria, fue vanguardia de la lucha contra bandidos y misiones internacionalistas. ¿Qué significado tuvo para usted como pinareño que fuese elegida la zona piloto de esta institución?

¡Imagínate! Representó un orgullo y un alto honor para mí formar parte de la vanguardia. Además, al pertenecer a la Comisión Organizadora, a mí y a otros compañeros se nos otorgó la confianza de iniciar la creación de estos colectivos en la provincia y sus municipios, con la meta de que fuese ejemplo para todo el país. Constituyó un reconocimiento a nuestros héroes y mártires, a las milicias de Los Malagones y a todos los que hemos defendidos las causas justas. Fuimos la guía que mostró el camino.

Primeros pasos

En enero de 1990 se realizó una reunión en el Departamento Militar del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC), a la cual asistieron el Jefe del Departamento Militar del Comité Provincial del PCC de Pinar del Río, Coronel Miguel L. González y el Coronel Jesús Almeida Hernández. Esta actividad estuvo presidida por el entonces ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Raúl Castro Ruz, y Juan Almeida Bosque, Presidente de la Comisión Organizadora Nacional. En ese momento quedó elaborado un cronograma de trabajo para la constitución de la organización.

“Posteriormente se reprodujo la primera versión de los documentos rectores y al mismo tiempo fueron presentadas, en el Buró Provincial del Partido, las propuestas de los integrantes de la Comisión Organizadora Provincial. El día 26 se aprobaron los integrantes, siendo seleccionado como su presidente el Coronel Jesús Almeida Hernández, y yo como uno de los miembros ejecutivos.”

Un eslabón fundamental: la base

Las asociaciones de base constituyeron el sustento de la estructura y el trabajo de una organización que trabaja directamente en las zonas donde radica. Después de creada la Comisión Provincial, comenzó a experimentarse en la creación de agrupaciones locales, por lo que en abril de 1991, el municipio de San Luis concluyó con la constitución de 26 agrupaciones.

“La experiencia de trabajar en una organización de base en la circunscripción fue impresionante. Participé de forma activa, no solo en el cumplimiento de los objetivos propios, sino en  las tareas del gobierno, el PCC y las organizaciones de masas. Nuestra asociación  apadrinó la labor de las escuelas en las comunidades, impartió conferencias de historia desde las vivencias de sus protagonistas y atendió las tarjas y monumentos. Desde la posición en la que estuvimos: el centro laboral, el Comité de Defensa de la Revolución o el destacamento de respuesta de acción rápida, dimos lo mejor.”

-El 15 de diciembre de 1991 se constituyó oficialmente la Dirección Provincial, ¿cómo vivió ese día?

Fue un hecho histórico, un día de mucha emoción. La asamblea constitutiva se desarrolló en la Escuela Secundaria Básica Ceferino Fernández y a continuación hubo una reunión en el Salón de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) municipal. Ambos eventos estuvieron presididos por los generales Raúl Castro y Juan Almeida Bosque. Nos aglomeramos en un mismo lugar distintas generaciones de combatientes. Fue toda una “hazaña”. Nos reconocieron por haber preparado satisfactoriamente el escenario que llevaría a cabo este proceso en el país.

-Veinticuatro años después, Cuba se desarrolla en un contexto diferente: el proceso de actualización del modelo económico-social y el restablecimiento de relaciones con los Estados Unidos. De acuerdo con los preceptos de su creación, ¿considera que la Asociación debe desempeñar un rol importante en esta época?

Sí. La historia de tantos años de lucha y sacrificio no debe ser olvidada, trabajar de forma activa en el rescate de los valores que identifican al cubano, en las nuevas generaciones es una tarea que la Asociación tiene que desplegar. Nosotros somos herederos de las tradiciones de esta patria. La Revolución no es el relevo de generaciones sino un proceso de continuidad que tiene sus bases en la unidad de todo un país.

-El funcionamiento de la ACRC a veces es criticada por algunos de sus miembros. ¿Cree usted justos o injustos estos criterios?

En cierto modo los considero justos. Es insuficiente el reconocimiento moral a combatientes que arriesgaron todo por defender la patria y la libertad de otras naciones. Incluso, caen en los caminos del olvido. Además, la atención, en ciertas ocasiones, puede que no sea la más adecuada. El desinterés y la desidia son factores que influyen y contra los que se debe luchar a toda costa. La Asociación no es lo que aspira a ser. Queda mucho trabajo por realizar.

Pie de foto: Mario Mendiluce es miembro fundador de la Dirección Provincial de la ACRC, la cual fue experimental con el objetivo de implementarla en todo el país.

Ficha técnica:

Objetivo central: Explicar cómo fue el proceso de creación de la primera Dirección Provincial de la ACRC en Pinar del Río desde el punto de vista del entrevistado.

Objetivos colaterales: Destacar la importancia que ha tenido la organización revolucionaria desde su fundación y su papel en el contexto en el que se desarrolla.

Tipo de entrevista:

Por los participantes: Individual.

Por su estructura: Mixta.

Por su contenido: Retrospectiva.

Por el canal que se obtuvo: Vía directa.

Tipo de título: De cita textual.

Tipo de entrada: Anecdótica y de presentación.

Tipo de cuerpo: Mixto.

Tipo de preguntas declaradas: 1-Pinar del Río, provincia de vasta historia y tradición revolucionaria, fue vanguardia de la lucha contra bandidos y misiones internacionalistas. ¿Qué significado tiene para usted como pinareño que fuese elegida como la zona piloto de esta institución? (Directa); 2-El 15 de diciembre de 1991 se constituyó oficialmente la Dirección Provincial, ¿cómo vivió ese día? (Abierta.); 3-Veinticuatro años después, Cuba se desarrolla en un contexto diferente: el proceso de actualización del modelo económico-social y el restablecimiento de relaciones con los Estados Unidos. De acuerdo con los preceptos de su creación, ¿considera que la Asociación debe desempeñar un rol importante en esta época? (Opinión); 4-El funcionamiento de la ACRC a veces es criticada por algunos de sus miembros. ¿Cree usted justos o injustos estos criterios? (Opinión, Dicotómica.)

Tipo de conclusión: De opinión del entrevistado.

Tipo de fuentes: Directas, documentales.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris