Facebook Twitter Google +1     Admin

UNA MIRADA AL CAMBIO EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR

20170116131805-nailey.jpg

A partir del próximo curso escolar 2016-2017 se implementarán transformaciones en las modalidades del Curso por Encuentro y la Educación a Distancia, con el fin de elevar la calidad y eficiencia en este nivel.

NAILEY VECINO  PÉREZ,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación,

Universidad de La Habana.

Buscar la perfección es la base que se ha establecido para que a partir del próximo curso escolar 2016-2017, funcione un nuevo plan dentro del Sistema de la Educación Superior en Cuba.

Entre las nuevas transformaciones figura la reducción a cuatro años de estudio de las carreras universitarias y el dominio del idioma inglés como requisito indispensable para graduarse de la Universidad. Una nueva política de acceso (sin realizar exámenes de ingreso) en el caso del Curso por Encuentro (CE) y la Educación a Distancia (ED), ha sido de los cambios que más ha repercutido en la sociedad.

Al respecto, René Sánchez Díaz, director de Ingreso y Ubicación Laboral del Ministerio de Educación Superior (MES), comentó en una entrevista: “La pretensión es acercar más la enseñanza a su tiempo y hacerla más pertinente. Transitar desde la prioridad económica del país hasta las necesidades e intereses sociales, es el objetivo que se persigue con los CE y la ED”.

Cumplir con la expectativa de los más de 62 000 aspirantes que existen ahora en el país es un reto. A pesar de que las cifras demuestran un aumento en las inquietudes de superación, salta a la vista la interrogante: ¿qué hacer si la demanda es mayor al número de plazas que se ofertan?

Laura Leal Torres, joven que matriculó por la modalidad de CE para la carrera de Psicología, expresó estar de acuerdo con el nuevo modelo de acceso: “Las pruebas son difíciles, así no solo los jóvenes, todo el que quiera estudiar puede hacerlo. El inconveniente está en cómo van a elegir a las personas porque han venido más a matricularse de las que finalmente serán elegidas”.

Por su parte, Mari Carmen Alderete, quien cursó estudios en la carrera de Geología, y ahora aspira a una plaza en la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana por la misma modalidad (CE), opinó: “La idea de quitar exámenes de ingreso es muy buena, sobre todo para quien trabaja y quiere superarse a la vez. Pero son muchas las personas que aspiran a una plaza, así que no es del todo fácil. ¡Yo no sé cómo será esto!”

La decisión de cómo elegir al estudiante queda en manos de las propias universidades. Unos plantean la realización de un pequeño examen, relacionado con la información que se tenga de la profesión por la que se desee optar. Otras se organizan según los resultados obtenidos en las enseñanzas precedentes, y algunos centros prefieren realizar entrevistas personales conjuntamente con un examen de conocimientos básicos.

“El proceso de selección es variable, pero este factor no constituirá una excusa para que se pierda el rigor y la transparencia que siempre ha caracterizado al MES”, aseguró Sánchez en nota de prensa publicada en el periódico Granma el pasado nueve de septiembre (2015) ante estas inquietudes.

Desde el triunfo revolucionario se han llevado a cabo transformaciones para garantizar la generalización del estudio en el país. La Constitución de la República estableció este precepto como principio.

La situación económica, la raza o la edad ya no constituyen un impedimento, al menos no en el sentido legal. Quizás aún quede cierta restricción psicológica en la población mayor de 40 años, casi ausentes de entre la multitud que espera a su llamado para el llenado de matrículas.

Solo restan dos meses para que los estudiantes del duodécimo grado realicen, como cada curso, los exámenes de ingreso correspondientes a las asignaturas de Matemática, Español e Historia que le dan el paso a las aulas universitarias; por tanto, serán ellos los principales implicados con las nuevas medidas, pero existe gran desconocimiento por parte de muchos.

Gabriel Martínez García, alumno del Instituto Preuniversitario (IPU) Saúl Delgado, en el Vedado, opta por la especialidad de Licenciatura en Química. Sobre la reducción de estudio a cuatro años consideró que es una ventaja, “la superación llegaría más rápido”. Y en cuanto al inglés, planteó que todo profesional debe dominar un idioma pero, acotó, “debe tenerse en cuenta que la preparación desde edades tempranas no ha sido buena”.

En lo que respecta al nuevo modo de ingreso en el CE y ED, Sabrina Romero Leal, estudiante de la misma institución y motivada por estudiar Diseño, sugiere otra medida: “La extensión de los cambios hasta el Curso Diurno (CD). En caso de que, por ejemplo, las diez opciones en el llenado de boletas sean de Humanidades, no tendría que hacer examen de Matemática”.

Bárbara Valdés Calderón, directora del IPU Manolito Aguiar, en el municipio Marianao, apoya esta propuesta: “No es necesario realizar, una vez aprobado el examen final, otra prueba de Matemática si la carrera que van a elegir no va en ese perfil”, ratificó.

Sobre esta hipótesis, Sánchez explicó que la demanda de profesionales del país se cumple sobre todo con el CD, en su mayoría, estudiantes provenientes del nivel medio superior. Para esto se garantiza que en La Habana haya al menos una plaza asegurada para cada uno: “Si se le diera la oportunidad de seleccionar solo carreras de letras o de ciencias correrían el riesgo de no obtener ninguna”.

Rodolfo Alarcón Ortiz, ministro de Educación Superior, declaró que hoy se torna un imperativo formar el conocimiento, condición necesaria para el desarrollo nacional y el surgimiento de una nueva universidad más acorde con los requerimientos del contexto social.

El primer paso fue la universalización de la enseñanza, luego la creación de las Sedes Universitarias Municipales (SUM, 2007) y ahora de  Centros Universitarios Municipales; acciones que buscan lograr una mayor inclusión de las provincias y cumplir con las necesidades de  cada territorio. Todo para dar un giro positivo en el nivel superior en beneficio del país y sus ciudadanos.

Pie de fotos: 1-Los estudiantes de duodécimo grado deben prepararse para realizar los exámenes de ingreso a la Educación Superior; 2-Con el nuevo método de acceso a las universidades en las modalidades del Curso por Encuentro y la Educación a Distancia el número de aspirantes ya llega a los 62 000, cifra que demuestra la aceptación que ha tenido el cambio en la sociedad cubana.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris