Facebook Twitter Google +1     Admin

¿DIOSA GRIEGA SIN CULTURA?

20170118152145-merlyn.jpg

La vida artística en el municipio cabecera de la provincia Artemisa no es reconocida entre sus pobladores, dadas las carencias de una cartelera diversa y espacios para su realización.

Texto y fotos:

MERLYN BARROSO HERNÁNDEZ,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación,

Universidad de La Habana.

Con la poca variedad de opciones recreativas, los artemiseños esperan ansiosos la inauguración en abril (2016), de la Casa de la Música, única en la provincia y que promete alentar la vida cultural en el municipio cabecera ante la falta de espacios diversos que promuevan el arte de la Villa Roja.

Para los pobladores la escasez o desconocimiento de las actividades, el desaprovechamiento de diversos sitios, además de la falta de atención a los artistas, constituyen las principales causas de la situación actual. A pesar de que recientemente se inauguró la Galería de Arte Angerona, el Cine 3D y existen cabarets como El Ruanda y el K-59, la mayoría del tiempo permanecen ociosos.

“Necesitamos variedad de opciones para divertirnos. Con la Casa de la Música deseamos mostrar nuestra identidad cultural en el territorio. Esta es una capital incipiente y le falta mucho por ganar”, afirma Renier Rodríguez Chils, coordinador de la EGREM en la provincia.

Hasta hoy, con distintas instituciones en construcción y aún con otras que gozan de condiciones para el esparcimiento, el municipio permanece en la casi inactividad de vida nocturna, a no ser dos centros recreativos (Los Laureles y El Rumbo) para satisfacer la preferencia de los jóvenes durante los fines de semana.

Aunque el Capítulo V, Artículo 39 de la Constitución de la República de Cuba plantea que “el estado orienta, fomenta y promueve la cultura en todas sus manifestaciones”, “la provincia lleva cinco años de inaugurada y todavía no tiene la cantidad de centros necesarios para la promoción del arte joven”, reconoce José Sixto López, presidente de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en el territorio.

El cine está en construcción, el parque de la AHS y la Plaza municipal no son utilizados frecuentemente a pesar de tener buenas condiciones y el grupo teatral Máscaras de Luna, legendario del municipio, no tiene sede para presentarse, mientras que el recién inaugurado Cine 3D se encuentra cerrado al público desde hace varias semanas por problemas técnicos y de infraestructura.

Raúl Rodríguez Lemus, joven artemiseño, opina que fuera del reguetón y en ocasiones la música popular bailable, no se les da vida a los otros géneros mientras hay locales vacíos en las noches que pudieran utilizarse para ello y artistas dispuestos.

Sin embargo, José Frade, programador cultural del municipio, comenta que “para personas de todas las edades, la Casa de la Cultura, la Biblioteca Ciro Redondo García y la Galería de Arte Angerona ofrecen actividades como peñas campesinas y mexicanas, sábados del libro y tardes de rumba y bolero”. Pero, ¿qué pasa que apenas acuden unos pocos?

“En todas las instituciones hay personas destinadas a la divulgación de las actividades, sin embargo, nosotros tenemos que imprimir los carteles y salir con un pomo de acetato para pegar en las columnas. Es insuficiente el reconocimiento a los artistas y también el acercamiento de los medios”, atestigua Roger Arencibia Blanco, vicepresidente de la AHS provincial.

María Elena Chirino, directora de la Casa de la Cultura del municipio, explica que solo cuentan con un instructor de teatro y otro de artes plásticas. Existe un déficit de fuerza técnica y medios para desarrollarse, por ello la marcada falta de una cartelera variada.

Pero no son solo la carencia de opciones para recrearse o la falta de divulgación las causas de un movimiento cultural poco reconocido entre la población, los artistas también opinan sobre la escasez de recursos para realizar sus trabajos.

“Dependemos de la capital del país, todos los lugares legitimadores y establecidos por excelencia están en ese lugar. No existe un sitio dentro de la provincia, o por lo menos en su capital, donde se comercialice pintura u otro tipo de materiales que ayuden a la hora de confeccionar un producto determinado”, señala Rolando Galindo Pérez, artista de la plástica en la Villa Roja.

En tanto, Santy González Hernández, joven graduado de la carrera de Estudios Socioculturales de la Universidad de Artemisa, comenta que “durante la Semana de la Cultura lo único que hubo en el parque Libertad fue música grabada de reguetón y en el reciente Festival de la Buena Onda solo se presentaron agrupaciones foráneas. Se prefiere pagar a otros, mientras contamos con muy buenos músicos”.

“Crear una identidad entre los habitantes es la misión que deben llevar las instituciones. Si el arte no se promueve no existirá un artemiseño que pueda sentirse parte de su territorio”, considera Chabelis Rodríguez Alfonso, estudiante del preuniversitario Eduardo García Lavandero.

“Nosotros somos la voz de una gran capa de artistas que no se sienten porque el arte lo tratamos de hacer a base de presupuestos, sin entender que la cultura lleva un presupuesto más caro… que es el del alma”, alega José Sixto López, presidente provincial de la AHS.

Pie de fotos: 1-Recién inaugurada, la Galería de Arte Angerona brinda al público diferentes exposiciones cada mes, a pesar de no contar con la asistencia de muchos artemiseños; 2-Por la falta de divulgación asisten unos pocos a las actividades que se realizan en la Casa de la Cultura del municipio.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris