Facebook Twitter Google +1     Admin

SOÑAR UNA CIUDAD

20170128024852-raul.jpg

Los proyectos de Leonel Pérez Orozco a priori pudieran parecer descabellados, pero tras estos no se encuentra la tozudez insensata, sino el amor denodado a Matanzas.

RAÚL ESCALONA ABELLA,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación,

Universidad de La Habana.

Hablar con Leonel Pérez Orozco, Conservador de la ciudad de Matanzas, es dirigirse a la encarnación misma del optimismo. Su mente, llena de proyectos, conduce a un viaje fabuloso sobre la línea de lo imposiblemente posible. Este hombre, que proclama glorias futuras y resurrecciones citadinas, enarbola el blasón de la esperanza como política de vida y obra.

-¿Cómo pasa de ser profesor de Geografía a Conservador del Teatro Sauto?

«En el año 2007, cuando comienza la reparación del Sauto, y colocan las cisternas, hallan unas piezas arqueológicas y el historiador del teatro me convoca para que expresara mi criterio como arqueólogo. Yo ejercía como profesor de Historia de la Geografía en la entonces Universidad Pedagógica “Juan Marinello” y, al descubrir aquel formidable edificio, quedo inmediatamente enamorado de ese monumento a la riqueza decimonónica de Matanzas. Así es como me proponen ser el primer Conservador del teatro».

-¿Cómo se convierte entonces en el primer Conservador de la ciudad?

«A raíz de las reparaciones del teatro, en el 2014, recibimos la visita del primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel, y le doy un recorrido especializado por la edificación a él y a la comitiva del Gobierno y el Partido que le acompañaba. En ese momento, el vicepresidente primero del Consejo de la Administración Provincial, Mario Sabine, me pregunta si yo tenía en mente conservar algo más. Sin saber a qué se refería, le respondí que no, que con el Sauto era suficiente.

«Meses más tarde, en septiembre, llegan al coliseo matancero funcionarios de la administración local y me proponen presidir la Oficina del Conservador(OC). Al consultar con varios amigos y con la almohada, valoro que puedo convertirme en un hombre con la posibilidad de hacer un poquitico más por la localidad y, finalmente, acepto.»

-Usted escribió en el primer número de La Nueva Aurora (revista de la OC), en febrero de 2015: “(…) después de tanto tiempo y pérdidas irreparables, el Centro Histórico de Matanzas fue declarado Monumento Nacional”. ¿A qué atribuye la posible demora en la creación de una Oficina del Conservador aquí?

«Desde el año 1980, los matanceros estamos abogando por la creación de una entidad que garantizara la preservación del patrimonio de la villa. En todo este tiempo, el clamor fue obviado por las autoridades; tampoco en aquel momento existía la cultura de conservación que ahora estamos enarbolando, tanto a nivel nacional como mundial. Era otra época donde no existía una fortaleza, como la hay en la actualidad, en el movimiento patrimonial cubano, y sencillamente no fue considerado en ese instante crear una institución que organizara la lucha contra el abandono. Sin embargo, hoy el panorama ha cambiado».

-¿Cuáles han sido las principales acciones de la Oficina en estos dos años de vida?

«Primeramente, ordenamos el Centro Histórico de la ciudad, que había sido declarado Monumento Nacional en el 2013. Una vez culminado este análisis, comenzamos la implementación del Plan Maestro Dinámico y el Plan 325, el primero con un carácter de largo alcance en el tiempo y el segundo con la mira puesta en el aniversario 325 de la villa, pero ambos creados por un equipo multidisciplinario con la meta de realizar una labor restauradora eficiente, organizada y cercana a las necesidades de nuestro pueblo.

«Creamos la Zona Priorizada para la Conservación (ZPC), punto donde coinciden los principales valores patrimoniales matanceros, dígase la antigua Aduana del puerto, actual Oficina del Conservador y donde se instalará la maqueta de la ciudad; la Plaza de la Vigía que habilitaremos como espacio peatonal donde radican el Museo Provincial ‘Palacio de Junco’, el Museo de los Bomberos y el Teatro Sauto; la calle Medio habilitada como paseo peatonal-comercial; la Plazoleta de la Catedral donde se levantará el Museo Iglesia Fundacional de Matanzas y el emblemático Parque de la Libertad, lugar que albergará todas la instituciones gubernamentales de la provincia y el municipio. Estos, junto a los hoteles de ciudad como ‘Louvre’, ‘Diana’, ‘Delicias’, ‘Dos Amigos’ y ‘París’, que debemos habilitar, constituyen los principales objetivos definidos para conservar en los próximos años».

-A veces, oímos decir al matancero que Matanzas está crucificada entre La Habana y Varadero. ¿Considera correcta esta visión?

«No, esa resulta una postura derrotista, de una época pasada. Hoy, miro más allá, pienso que esta tierra yumurina constituye el punto más importante de la geografía nacional, pues se encuentra entre la capital del país y su polo turístico más importante. Tenemos que ser positivos con esta ubicación, no verla con un carácter fatalista, sino como la zona del “Fértil Creciente” cubano.

«Esta ciudad es hermosa, aquí hallamos todos los elementos del paisaje geográfico, bahía, playas, áreas de pesca, valle, ríos, cuevas. No se puede negar su vocación paisajística por excelencia, cosa que no tiene La Habana ni Varadero. Eso nos favorece y poseemos muchas armas para lograrlo».

-Hay que decir que resulta un proyecto ambicioso y muchos lo tildan de idealista. A esos, ¿qué les diría Pérez Orozco?

«A los que piensan que no es posible, yo les digo que sí, lo que se trata es de luchar, de tener esperanzas, de no cansarse nunca y si soñamos pequeño, entonces no soñamos; pero, si lo hacemos en grande y logramos un poco, ya eso resultaría muy importante para esta ciudad. Entablamos una lucha contra la desesperanza de las personas que no confían en la realización de nuestro proyecto y la indolencia de aquellos que dañan sin conocer».

-¿Qué papel le atribuye a la concientización dentro de la población para lograr una cultura patrimonial matancera?

«Fundamental, debemos moldear la mente de los niños desde la escuela. La educación tiene que crear en los infantes una cultura ciudadana donde la localidad sea parte de sus vidas y lleguen a amarla y comprender la necesidad de su conservación. Para ello tenemos dispuestos proyectos de círculos de interés, conferencias sobre el patrimonio de Matanzas y planes de asignaturas sobre historia local dosificados en cada nivel para que todos lleguen a querer la ciudad y enaltezcan los valores que representa la matanceridad.

«La formación en la familia resulta muy importante y te voy a hacer una anécdota de mi vida personal: en una ocasión, cuando tenía cinco años, mi padre me llevaba de la mano por el frente del entonces Instituto de Segunda Enseñanza y, al encontrarse con un amigo, se detuvo a conversar; yo, niño al fin, solté su mano y subí las escalinatas del Instituto de Segunda Enseñanza para deslizarme por la baranda de mármol. Al llegar abajo estaba esperando mi padre, que me ha dado un bofetón tan grande que ni lloré. Él se agachó delante de mí y con lágrimas en los ojos, porque el golpe había sido fuerte, me dijo: “Este es el templo de la sabiduría, respétalo, para que un día tú puedas estar ahí y ser respetado también”. Mi papá era obrero y no había estudiado.Esa fue la única vez que me pegó. Nunca he olvidado esta frase y con ella he vivido cada momento de mi vida profesional y personal».

-¿Se considera un guardián de la memoria?

«Más que un guardián me considero una loza pequeña de un puente infinito que hay que tender para que las generaciones de ayer, hoy y mañana estén enlazadas por ese arco de cantería que en Matanzas es la matanceridad, en Cuba la cubanía y en el mundo la humanidad.»

Pie de foto: “Matanzas necesita salvar su patrimonio y creo que con mucho trabajo y tesón lo podemos lograr”, afirma Leonel Pérez Orozco (Foto: Tomada de https://delupasycatalejos.wordpress.com).

Ficha técnica:

Objetivo central: Retratar la persona de Leonel Pérez Orozco en su posición como Conservador de la ciudad de Matanzas y sus posturas frente a las políticas de conservación del patrimonio histórico.

Objetivo colateral: informar sobre la gestión de la Oficina del Conservador de la ciudad de Matanzas.

Tipo de entrevista:

Por sus participantes: Individual.

Por su contenido: De opinión.

Por su forma: Clásica.

Por el canal que se obtuvo: Vía directa.

Tipo de título: Llamativo.

Tipo de entrada: Referencial.

Tipo de cuerpo: De preguntas y respuestas.

Tipo de cierre: De impacto.

Tipo de preguntas: 1-¿Cómo pasa de ser profesor de Geografía a Conservador del Teatro Sauto? – Directa. Abierta; 2-¿Cómo se convierte entonces en el primer Conservador de la Ciudad de Matanzas? – Directa. Abierta; 3-Usted escribió en el primer número de La Nueva Aurora (revista de la OC), en febrero de 2015: “después de tanto tiempo y pérdidas irreparables, el Centro Histórico de Matanzas fue declarado Monumento Nacional.” ¿A qué atribuye usted la posible demora en la creación de una Oficina del Conservador en Matanzas? – Opinión; 4-¿Cuáles han sido las principales acciones de la Oficina en estos dos años de vida? – Directa. Abierta; 5-A veces, oímos decir al matancero que Matanzas está crucificada entre La Habana y Varadero. ¿Considera correcta esta visión? – Polémica; 6-Hay que decir que resulta un proyecto ambicioso y muchos lo tildan de idealista. A esos, ¿qué les diría Pérez Orozco? – Directa; 7-¿Qué papel le atribuye a la concientización dentro de la población para lograr una cultura patrimonial matancera? – Directa. Abierta; 8-¿Se considera un guardián de la memoria? – Directa.

 

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris