Facebook Twitter Google +1     Admin

“AHORA TODOS ME LLAMAN EVARISTA”

20170304134810-dianelis.jpg

Con 79 años, Aris Teresa Bruzos Núñez se ha ganado el cariño del pueblo cubano con su peculiar personaje en Vivir del cuento.

Texto y foto:

DIANELIS REMEDIOS SEGUÍ,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación,

Universidad de La Habana.

Cada lunes a las 8:30 de la noche, en las emisiones de Vivir del cuento, aparece un personaje que rompe con las clásicas representaciones de la “abuelita”. Alguien peculiar que siempre intenta vender a Pánfilo alguna pieza o material, que nada tienen que ver con la aguja de tejer o el estambre.

Hace ocho años, Aris Teresa Bruzos Núñez, perdió su nombre: “Ahora todos me llaman Evarista”, dice y en ese momento saca un puñado de fotos de las grabaciones del programa que guarda en una caja de zapatos.

“Jamás en la vida pensé trabajar en la televisión y mucho menos en un programa cómico. Primero fui al casting de Los Amigos de Pepito, en el año 2008, pero nunca tuve la idea de recibir un premio. Participé en el espacio para que mi familia de Oriente me viera, porque hacía muchos años que no sabía de ellos. Solo llevé la cantidad de cuentos que pedían y les gustó, me aceptaron. Así me convertí en Evarista y te confieso que no me agrada mucho el nombre”,  y frunce el ceño porque extraña que la llamen Aris.

El humorismo siempre le agradó. Desde pequeña veía a su papá hacer chistes. ”A todo le sacaba lasca”, me dice. De ahí viene su influencia, además de que le encanta reír. El programa para ella significa diversión, emplear su tiempo libre de una forma amena, sonriendo.

Se pinta los labios para la foto que más tarde le haría mientras me cuenta que se dedicó al magisterio por 34 años, dos de profesora frente a un aula, y el resto, de directora de distintas escuelas. “Cada vez que había un alboroto me mandaban a mí a componerlo”. Fue lo que siempre quiso hacer, nunca pensó ser actriz. “Enseñar es lo mío, cuando jugaba de pequeña siempre era la maestra. Ahora la vida me puso de humorista y así me siento feliz”.

Las arrugas en la cara de Aris solo desprenden energía y lucidez. Sus manos no paran de tejer, como si la aguja y el estambre fueran un apéndice de su cuerpo. Es su hobby favorito, y al demostrar su destreza lo convierte en algo mágico.

Es presidenta del Círculo de Abuelos Para empezar a vivir, radicado en  Reina, entre Gervasio y Escobar, en el municipio capitalino de Centro Habana, y hace ejercicios con ellos las mañanas que su nueva profesión le permite: “Me gusta hacer de todo un poco, así me siento útil y valiosa, aunque el cariño de las personas no me falta. Me gusta coger la guagua para que la gente me reconozca y me salude, eso me encanta, sobre todo los niños, su inocencia me cautiva.”

Aldo, su hijo, no estuvo de acuerdo al principio con la decisión de Aris de presentarse al programa. Hoy la presenta a sus amigos y conocidos con agrado. “Él es mi orgullo y yo quiero ser el suyo”, confiesa con un tono inconforme por no haber recibido todo el apoyo posible de su familia.

Entre las tanta anécdotas que Aris guarda sobre su vida de humorista, una de las que recuerda con vergüenza y cariño a la vez es el encuentro con un ex alumno que le dijo muy serio, casi molesto: “Profesora, con lo seria que usted era y ahora enseña el ombligo y los muslos en la televisión, usted ya no tiene edad para eso”. De solo hacer el cuento se le enrojecen las mejillas.

“Las personas que piensen lo que quieran. Mis años hasta ahora no han sido obstáculo para nada, gozo la vida minuto a minuto. Al final el tiempo pasa, y yo, no me pongo vieja”.

Pie de foto: Las mujeres que ríen y hacen reír son libres, cambian y animan todo lo que hay a su alrededor, Aris Teresa es una de esas féminas.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris