Facebook Twitter Google +1     Admin

¿ACABARÁ EL AMOR EN SIGLO XXI?

20070925072050-amor.jpg

ELIURKA MILÁN MOREJÓN Y CARLOS ARMANDO CABRERA GUTIÉRREZ, 

estudiantes de Periodismo y Comunicación Social,

Facultad de Comunicación de la

Universidad de La Habana.

Hablar de amor  suele ser un tema demasiado polémico por estos tiempos. El amor es el sentimiento más amplio, humano, acogedor y hermoso que existe. Reducirlo a un término sería restarle importancia a su esencia o llevarlo a su fin. Nadie podría  afirmar que ha acabado o que puede correr el riesgo de ser cambiado en este mundo posmoderno en que vivimos. Hacerlo sería hundirse en la utopía de una estupidez certera y no tan ilusoria.

Para muchos es como una escalera de oro por la que el corazón se remonta a los cielos, es semejante a un árbol: se inclina por su propio peso, arraiga profundamente en todo nuestro ser y a veces sigue verdeciendo en la ruinas de un corazón, es la base de la existencia, su esencia y su fin. Solamente por el amor conseguimos conocernos a nosotros mismos, así como comprender el mundo y la vida. El que corre sin amor no llega, va saltando de un sitio a otro como un fuego fatuo. Amar significa colocar la propia felicidad en la felicidad de los demás.

En la actualidad, muchos pasan inadvertidos por el amor, y ven el  concepto "amar" sin el elemental significado que ampara en su interior, puede ser que enamorarse se haya convertido en un sinónimo de beneficio, comodidad y posibilidades, pero esto no significa de que aún no se pueda llegar a sentir esa inquieta ilusión de lo verdadero, puro y eterno que propicia el amor.

El amor a la madre es el más grande y sincero entre todos los amores que pueden cultivarse, es el que nunca se corrompe, el que siempre prevalece en el podio de nuestros corazones a pesar de los  disímiles obstáculos que se pueden imponer en nuestras vidas.  

El amor también puede expresare a través de la amistad, siendo una gran prueba de afecto al prójimo. El que tiene un amigo es porque posee un corazón inmenso. Todo es amor, la vida, la risa, el llanto, la pena, la discordia, el orgullo, y hasta la propia  muerte. El hecho de pensar ya es una muestra de que se ama.

El amor perdurará a través de los siglos, nunca morirá, siempre existirá algo o alguien que despierte en ti este sentimiento tan profundo, amar, es un sentimiento recóndito, complejo, inexplicable, lo abarca todo. Es magia convertida en realidad, lo demás es banal y vacío. El amor es la fuerza más grande que mueve la Tierra.

Existirá toda la vida, si no amáramos no tendríamos días, ni noche, ni por qué vivir. Todo lo que se hace con amor se logra. Para dejar de amar en este siglo tendría que desaparecer el mundo y ya es tarde para eso, estamos vivos y esto es un hecho tan real como el miedo ante la posibilidad remota, pero cierta de que acabe el amor y lo peor, todavía seguimos sin hacer lo que hay que hacer, y seguimos sin amar, lo que hay que amar.

En un mundo sin fronteras, no dejes nunca de expresar un "TE QUIERO". Demostrar el amor que se siente hacia las personas queridas es un rasgo común de todas las sociedades, épocas y países, hay símbolos, hay expresiones, hay demostraciones de afecto, amor y cariño. Hay otras costumbres o tradiciones más específicas de cada parte del planeta. Algunas más conocidas, otras desconocidas, no dejan de sorprender los ritos que el ser humano ha manejado a lo largo de la historia para demostrar el amor a su pareja.

Amar es esperar cuando todos se han ido, soñar cuando no estás dormido, anhelar tu deseo más profundo, añorar al ser querido. Amar es oír donde nadie oye, escribir donde nadie lee, mirar sin ver a nadie, encontrar lo que todos quieren.

Amar es luchar por un sueño, querer contar el infinito, desahogarse en un mar de llanto, ilusionarse al pretender que no se ha ido. Amar es extrañar bellos momentos, es perdonar si te han herido, callar aunque no fuera preciso e intentar asimilar un olvido. Amar es sufrir y llorar, quererte abrazar y cobijarse en la soledad. Amar es vivir.

25/09/2007 00:21 islalsur #. Acuarela


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris