Facebook Twitter Google +1     Admin

ENTRE FUEGOS Y GUIONES

20080608001459-fuego.jpg

Luego de siete años escribiendo argumentos para cine, Serguei Svoboda Verdaguer debutó en la televisión con la recién concluida serie dedicada a los bomberos cubanos.

ANEL REGUERA PUENTE,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Los exámenes de aptitud para ingresar en la carrera de Arquitectura ya se habían convocado. Serguei se estaba preparando para enfrentarlos hacía dos años, desde 1991, cuando una tarde su madre -arquitecta-, en un encuentro casual con una amiga y profesora del Instituto Superior de Artes (ISA), conoció que pronto se realizarían las pruebas de dramaturgía para ingresar al centro.

Por aquel entonces Serguei escribía pequeños cuentos como pasatiempo juvenil. La profesora tuvo la oportunidad de leerlos. Entonces aconsejó a Serguei presentarse a la convocatoria. Fue aceptado. Así, comenzó el curso de dramaturgia: “Aquel accidente en el destino cambió mi vida”.    

Serguei Svoboda y Felipe Espiné son los artífices del guión de la telenovela que aborda por primera vez en televisión la vida de bomberos cubanos: Historias de Fuego.

-¿La telenovela formó parte alguna vez de un sueño?

No, pero hacía años yo deseaba escribir ficción acerca de los bomberos, son personas muy abnegadas que enfrentan el peligro para salvar vidas, el tema me llamó mucho la atención. Entonces, mediante Felipe, quien ha escrito junto a mí en otras ocasiones, supe de la convocatoria de la Casa Productora de novelas de la Televisión Cubana, entidad que financiaría un proyecto de actualidad  para escritores del país.

En aquellos años yo no estaba interesado en trabajar para ese medio, sino para el cine; no obstante, presentamos el argumento. Fue aprobado e inmediatamente comenzamos a elaborar el guión.

-¿Por qué Historias de Fuego?

Primero, porque la novela aborda la vida de tres generaciones de bomberos, el abuelo –el jefe de un comando-, el hijo que murió en combate y el nieto con el anhelo de seguir sus ejemplos. Son personajes con conflictos sentimentales muy fuertes y, al mismo tiempo, deben sofocar incendios en diferentes instalaciones de la ciudad. Nuestra pretensión fue hacer un símil con el título, por un lado el fuego y por el otro la pasión interior de los protagonistas.

-¿Reflejan los textos momentos de su vida?

No, no están relacionados conmigo.

-Noemí Cartaya, directora de la novela, ¿realizó una acertada selección de los personajes para el guión?

La elección de los protagonistas Rubén Breña y Alina Rodríguez sí fue bien acertada, pero con los personajes secundarios no estuve siempre de acuerdo.

-¿Qué opina de la puesta en escena?

No concuerdo completamente con la visión de Noemí acerca de nuestra historia, fue difícil lograr una armonía total de criterios. Aunque  considero favorable para una obra que los artistas tengan opiniones diferentes de la misma. Ella, sin embargo, solucionó problemas en el texto a favor de la telenovela

Al final, existieron tramas en el guión que ganaron o perdieron en calidad, pero se obtuvo un resultado satisfactorio: una puesta en escena  muy moderna.

-Toda obra es susceptible a críticas, ¿cómo han sido las recibidas por los televidentes?

De la crítica especializada no he escuchado nada aún. El  público, en general,  ha manifestado opiniones a favor y también en contra de la trama. Las personas de mediana edad aluden que las escenas dramáticas duran poco tiempo, pienso que están acostumbradas a las situaciones trágicas más prolongadas, sin embargo, los espectadores más jóvenes muestran mayor simpatía por el dramatizado.

La intención de Felipe y mía fue esa, romper con los esquemas de las novelas de arraigo popular producidas hasta el momento. Quisimos escribir algo novedoso, siempre cumpliendo con los cánones del género. La ruptura con lo tradicional conlleva a riesgos.

-La música fue compuesta por el dúo Buena Fe, ¿en qué favoreció a la serie?

Las canciones de la agrupación contribuyeron a formar en los televidentes opiniones muy favorecedoras. La música de introducción a la novela ha gustado a la población. Agradezco a los compositores la atinada propuesta.

-Usted había escrito solamente para cine y teatro. ¿Qué experiencia le aportó hacerlo para la televisión?

En el plano personal fue una experiencia espiritualmente enriquecedora, pues conocí el modo de vivir de los bomberos, son personas muy altruistas y sacrificadas; su labor me enseñó a ser mejor persona.

En el aspecto profesional, es la primera ocasión que escribo una serie larga -58 capítulos- para los medios; además, el guión ayudó a consolidar mi carrera como dramaturgo porque resultó un ejercicio provechoso para incursionar luego en el cine. Todo dramaturgo con pretensiones de escribir para el séptimo arte debe de hacerlo primero para la televisión.

De las obras escritas por mí han obtenido reconocimientos solamente dos. En el 2001 gané el Premio Jacinto Milanés de teatro con el texto Una Isla para el Señor Capitán, el cual fue mi tesis de grado en el ISA. El pasado año obtuve mención en el Concurso Literario de la Gaceta de Cuba con un cuento de título burlesco, El checo, la secretaria, el abuelo, el flan y otras cosas raras.

-Luego de nueve años de graduado del Instituto Superior de Arte y dos de la Escuela Internacional de Cine, Historias de Fuego es su obra más reconocida. ¿Cree tardío ese hecho?

No, el proyecto de la telenovela llegó en un momento muy oportuno de mi carrera profesional. Desde el inicio contamos con el apoyo de la Casa Productora de Telenovelas, navegamos con mucha suerte.

Debo agregar que gracias a los profesores del ISA adquirí las herramientas para el conocimiento de la dramaturgía y más tarde aprender las técnicas de cine, teatro y televisión. Mis años de estudio fueron la etapa más importante de mi vida.

-¿Qué dramaturgos cubanos toma como ejemplo cuando escribe?

Respecto al teatro, tomo como paradigma a Virgilio Piñera; como guionista sigo los caminos de Manolito Rodríguez y Senel Paz, nunca intenté imitar sus obras, solo nutrirme de las virtudes. Los considero ejemplos no solo para mí, sino para todo dramaturgo que desee narrar algo interesante y trascendente para la historia del arte en nuestro país.

-Tras la reciente novela, ¿surgieron nuevas propuestas de trabajo?

Sí, estoy en una etapa de bastante trabajo, actualmente me encuentro imbuido en dos proyectos cinematográficos, uno con la misma Casa Productora,  que en esta oportunidad desean firmar un largometraje de ficción sobre la vida de Polo Montañés.

El otro rodaje será junto al realizador Ián Padrón, el argumento será para una aventura con situaciones de comedia y narrará la historia de un joven del interior del país, quien sueña con formar parte del club de motociclistas Harley Davindson, de la capital. También trabajo en un tercer guión para la televisión relacionado con una serie juvenil.

Ficha Técnica:

1. Objetivo central:
Dar a conocer aspectos de la reciente obra del entrevistado.

2. Objetivos colaterales:

-Conocer acerca de los inicios de su carrera
-Conocer referente a su trayectoria profesional
-Conocer su opinión acerca de tópicos relacionados con la acogida su última obra.

3. Tipo de entrevista:
Clásica
De actualidad
Directo

4. Título: De referencia al tema. Lo considero Llamativo también.

5. Entrada: Anecdótica

6. Cuerpo: Clásico (de preguntas y respuestas)

7. Cierre: Noticioso

8. Fuentes consultadas:

Serguei Svoboda (Dramaturgo)
Telenovela Historias de Fuego
María G. Henríquez de la Cruz (pintora y amiga de la familia)




Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris