Facebook Twitter Google +1     Admin

SI SE QUIERE, SE PUEDE SEGUIR

20110801145922-milenys.jpg

La jubilación no es límite para un maestro con deseos de enseñar.

MILENYS GUZMÁN RODRÍGUEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Maria Caridad León Rodríguez insertaba células de interés, incluso hasta en los estudiantes menos interesados en descubrir los secretos del crecimiento de una flor o los del nacimiento de una nueva vida, en la secundaria básica de Caimito. Cachita, como le conocen todos, fue fuente de inspiración de los estudiantes motivados por el cariño con que explicaba cada pedacito de la Biología y decidieron seguir sus pasos. Hoy se encuentra en una jubilación fecunda.

-¿Cómo llega usted a la pedagogía?

La vocación para enseñar surgió en mí desde los nueve años durante la Campaña de Alfabetización, en la cual participé enseñando a dos ancianos del municipio habanero Caimito, labor por la que obtuve la medalla de alfabetizadora.

En 1969, al terminar el preuniversitario, me decidí por un curso de maestros emergentes básico durante 1971-1974, pero fue en el Instituto Superior Enrique José Varona donde me especialicé.

-¿Por qué precisamente la Biología?

Esta asignatura se relaciona mucho conmigo, estudia el universo de las plantas y los animales, aunque en realidad la parte que más me atrae, por lo sorprendente de las funciones y sistemas de órganos, es la referida al cuerpo humano.

-Los alumnos siempre destacan

el dinamismo de su clase, ¿tiene

algún método para lograrlo?

El protagonismo le pertenece a los estudiantes. No practico el dictar simples conceptos para aprender de memoria, trato de atraer la atención de ellos al tema de la clase con tareas investigativas o prácticas lo más interesantes posibles. Pero es el estudiante quien debe tomar conciencia de las exigencias y esfuerzos  que requiere cada asignatura.

-¿Recuerda algún alumno con

quien este objetivo se haya

tornado un poco difícil?

En ocasiones, por diversas causas, la comunicación es un poco compleja. Recuerdo a un muchacho que no pudo continuar en la enseñanza secundaria. Yo me encargué de hablar con la madre para llevarlo al psicólogo. Allí se dieron cuenta del salto en varios niveles educativos del niño y fue transferido a una escuela especial.

-Usted también formó parte de

círculos de interés, con los cuales

obtuvo importantes reconocimientos…

Es cierto, estuve vinculada a varios y gané no solo en el municipio Caimito. Dentro de ellos, el círculo de interés medioambiental, relevante en tres ocasiones: una en la reserva nacional de la biosfera y otras dos en nuestra provincia. Junto a mis grupos, participé en los forums de Ciencia y Técnica con juegos didácticos como el dominó biológico, muy importante para la escuela, pues  permitía ser utilizado con las definiciones de otras materias.

-¿Cuál de sus logros ha

sido el mas importante?

Sin duda, el reconocimiento de mis estudiantes. El profesor es aquella persona que puede llegar a causar expectación a sus explicaciones.

-¿Cree en alguna fórmula para

llegar a ser un buen profesor?

Pues claro. Tú no te puedes parar frente a un aula de jóvenes esperando su comprensión sin haber realizado un estudio previo. Aunque te sepas el contenido de memoria, es necesario preparación, buscar datos para esos adolescentes que escuchan.

-¿Qué opinión tiene de los nuevos

programas de formación de

maestros emergentes?

Creo que favorecen las relaciones profesor–alumno. Ellos son jóvenes y los estudiantes confían sus preocupaciones un poco más abiertamente al compartir las mismas preferencias y adquirir confianza al pasar la mayor parte del día con ellos. Pero su preparación al abarcar las ciencias y las letras puede ser demasiado general y  depende muchísimo de su  responsabilidad ante el estudio, el poder después transmitir o no un conocimiento sólido.

-Trabajó la mayor parte de ese tiempo

en la secundaria de su municipio,

¿qué anécdota recuerda?

El día de la despedida, pues ya me había jubilado, fue triste y bonito a la vez, pensé en los cursos próximos donde yo no iba a participar, pero me reconfortó mucho ver que me querían y valoraban por mi labor.

-¿Por qué se  jubiló tan temprano?

Mi carrera me gusta. Obtuve la medalla por los 25 años de trabajo, otorgada por el Ministerio de Educación, tiempo que no es poco, y nunca dejé de ejercerla, pero desgraciadamente, mi salud no me acompaña.

-¿Cómo afrontó entonces esta decisión?

Sufrí, no es fácil jubilarse, dejar tras de sí a todo un colectivo con el cual has compartido un montón de alegrías y tristezas. Ser maestro es algo que se cuela dentro y llega a formar parte de ti, así que decidí vincularme a un programa educativo.

-¿Cuál?

Actualmente doy clases en la sede universitaria en la especialidad Laboratorio Clínico, impartiendo Morfología y Hematología, vinculada al estudio de la sangre. No es frecuencia diaria, pero me mantengo activa y vinculada a la docencia.

-¿Su familia cómo la acompaña

en el desarrollo de su carrera?

Mi mamá fue una fuente de apoyo cuando opté por la carrera, mi esposo colaboró conmigo asumiendo el cuidado de los niños cuando lo necesitaba y actualmente siguen apoyándome.

-¿El tiempo libre,  cómo lo distribuye?

Me gusta mucho tejer, regar las plantas y pintar, sobre todo, paisajes. No soy una profesional de la plástica, mas me resulta muy relajante. Una parte importante la dedico a leer, fundamental para cualquier maestro.

-Y ayuda a muchos ex alumnos...

Sí, algunos alumnos del preuniversitario o del politécnico vienen a consultarme a mi casa o a la sede.

-¿Si le brindaran nuevamente la

oportunidad de escoger una

carrera, a qué se dedicaría?

Al magisterio.

-¿Hay algún sueño o meta por cumplir?

Soy una persona realizada en el plano familiar y profesional, pero si pudiera visitar la selva del  Brasil, para observar su riqueza vegetal y animal o poder vislumbrar las maravillas de las culturas indígenas del Ecuador, estaría completadamente realizada.

-¿Me puede definir la palabra “maestra”?

Esa palabra encierra la esencia como ser humano, significa mi aporte a la sociedad, es lo que me ha permitido estar presente en el proceso educativo de esos alumnos que escuchan desde sus pupitres. Cada persona lleva dentro de sí su vocación; la mía es enseñar. Fui maestra y seré maestra.  

Ficha Técnica:                                    

Objetivo central: Destacar que la jubilación no significa apartarse por completo de la actividad laboral.

Objetivos colaterales: Dar a conocer la vida laboral de esta profesora. Destacar su método de enseñanza.

Tipo de entrevista:
Por sus participantes: Individual.
Por el canal que se obtuvo: Directa.

Tipo de título: Genérico.
Tipo de entrada: Retrospectiva.
Tipo de cuerpo: Mixto.
Tipo de preguntas: 1-abierta, 2-directa, 3-cerrada, 4-abierta, 5-abierta, 6-abierta, 7-directa, 8-cerrada, 9-abierta, 10-abierta, 11-directa, 12-abierta, 13-directa y cerrada, 14-abierta, 15-abierta, 16-directa y cerrada, 17-directa y cerrada, 18-abierta, 19-cerrada.
Tipo de conclusiones: De comentario del entrevistado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris