Facebook Twitter Google +1     Admin

LAS REDES SOCIALES

20131014144534-acero.jpg

JEIMY LEANDRA ACERO MARÍN,
estudiante de cuarto semestre de Comunicación Social,
Universidad Cooperativa de Colombia, Sede Bogotá.

En primer lugar, las redes sociales hoy en día representan para la sociedad un medio de estar constantemente informados, una forma de  comunicarnos con nuestros amigos más lejanos, también con la familia y compartir las mejores imágenes de los momentos vividos. También por estas redes sociales como Facebook, Twitter, Insta Gram, llegamos a conocer a muchas personas de diferentes partes, en algunos casos un amor platónico y hasta llegar a formar una relación o una amistad.

Por otro lado, tiempos atrás este medio no existía, entonces las personas se reunían con más frecuencia con sus amigos a platicar y mientras hablaban podían disfrutar de un café o un refresco, etc. A veces las pláticas llegaban a ser tan interesantes, que el tiempo se pasaba volando sin darnos cuenta, nos contagiábamos de los sentimientos de las personas, escuchando sus problemas o alegrías en medio de un abrazo amigable y brindando confianza.

Hoy vivimos un tiempo diferente, porque nos sentamos frente al computador y siempre entramos a las redes sociales, para distraernos viendo fotos, videos, informarnos de las nuevas novedades y chatear con los amigos o familiares. Es común escuchar a los amigos decir voy al Facebook, Twitter, Insta Gram entre otras. Estos lugares ahora son los predilectos para reunirse a platicar.

No es malo entrar a las redes sociales en Internet, pero hay que saber hacer uso de estas, porque se prestan para muchas cosas o situaciones, como por ejemplo, las infidelidades, la pornografía, las extorciones a las personas, los malos entendidos en ciertos comentarios desagradables o estados y las apariencias, etc. También hemos conocido casos en los que por medio de esta red social muchas personas han llegado a formalizar una relación sentimental y con el tiempo ésta se convierte en una desgracia porque surgen disímiles problemas.

A través de este medio se ha perdido el contacto humano en el cual las personas ya no comparten sentimientos o un abrazo como lo era años atrás. No es lo mismo decir las cosas o expresarnos de viva voz y personalmente, que escribirlo, ignorando a veces la forma en que se quiere decir lo que se piensa. Visitando este tipo de redes, he conocido que hasta los amigos más cercanos han dejado de frecuentarse para visitarse en línea por internet.

Otro punto de vista importante son los comentarios fuertes que se escriben por las redes sociales. Es fácil darse cuenta de los estados anímicos y del cariño y amor que les hace falta a muchas personas que hacen uso de ellas, por ejemplo: Me siento mal, Estoy enferma, Estoy triste. No faltan los comentarios que expresan qué están haciendo en el momento: Me voy adormir, Estoy de rumba, Estoy en el hospital. Son detalles que  no son de nuestro interés en el caso de algunas personas.

Estas redes sociales también se prestan para destruir hogares o relaciones, e incluso, ingresar a los perfiles de ciertas personas para obtener información de todo tipo.

Desde mi punto de vista, hay que meditar, reflexionar, sobre lo que estamos haciendo en estas redes sociales, porque en algunas ocasiones ellas interrumpen o nos distraen y dejamos a un lado las cosas realmente importantes por atenderlas, pero sobre todo, darnos un mayor tiempo para estar con las personas físicamente, compartir, vivir con los seres humanos que hacen partes de nuestras vidas.

Debemos ser más desprendidos y no dar excesiva importancia a este tipo de medio porque no es de esencial ayuda para nuestro crecimiento como personas, aún cuando debemos aprovechar que nos facilita enterarnos con facilidad de la vida de muchas gentes que se encuentran lejos de nosotros y la posibilidad de entablar una conversación con otras que jamás imaginamos llegar a conocer.                           



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris