Facebook Twitter Google +1     Admin

LOS ENCANTOS DE UN CONUCO

20140417132542-rigual.jpg

Comunidad pinareña de Obeso realiza actividades para fomentar el rescate de tradiciones y de la identidad nacional.

JOSÉ ANTONIO RIGUAL DÍAZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Héctor Luis Prieto Díaz no solo es conocido como el hombre habano más joven del mundo, también desarrolla en su patio de la sanjuanera comunidad de Obeso el proyecto Encantos de mi Conuco, que tuvo este jueves 10 de octubre (2013) su peña cultural.

Actividades como la improvisación de décimas campesinas, talleres de educación popular ambiental y círculos de interés de agroecología y culinaria matizaron la jornada, protagonizada por vecinos y niños de las escuelas primarias locales Diego Rodríguez y José Braulio Alemán.

La iniciativa adopta el nombre “Conuco” por el tipo de siembra de los aborígenes a orillas de los ríos y surge en el 2010 con el objetivo de revitalizar las tradiciones vinculadas al cultivo del tabaco en la zona, acción necesaria para el rescate de la historia de la solanácea, pues aquí, a orillas del río San Sebastián, fue sembrada por primera vez en San Juan y Martínez, por emigrantes de las Islas Canarias, en el año 1690.

Señala José Luis Pérez Rodríguez, especialista de la Dirección Municipal de Cultura, que con estas actividades es posible aprovechar los recursos del lugar, poniendo en práctica el proceso de desarrollo endógeno, algo muy bien logrado en el Consejo Popular. Además, “los niños no solo desarrollan habilidades artísticas, también encuentran actividades útiles con las cuales invertir su tiempo y aprender”, expresa Nancy Fernández, madre de uno de los pioneros beneficiados por el proyecto.  

La ocasión fue propicia para recordar entre la naturaleza del bosque martiano el inicio de nuestras luchas por la independencia, mediante acciones convocadas por la Organización de Pioneros José Martí (OPJM), entre ellas, premiaciones de concursos y charlas históricas.

“Lo mejor de esta idea es que al trabajar con niños no solo cobra mucha vida, también deja una huella en ellos para el futuro de amor a lo autóctono, lo propio, lo suyo: su comunidad”, expresó Héctor Luis en la clausura de la peña.

Pie de foto: Héctor degusta un puro y comenta sobre el proyecto.

FICHA TÉCNICA:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de lead: Sumario de Quién.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide normal + Dato adicional.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris