Facebook Twitter Google +1     Admin

EL HOGAR DE MURALEANDO

20150603132550-karla.jpg

El Proyecto Comunitario Muraleando recibió el Premio Nacional de Cultura Comunitaria. Miguel Martín Ortiz, cofundador del proyecto y profesor de artes plásticas, comentó acerca de la entrega.

Texto y foto:
KARLA CASTILLO MORÉ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Recuerda el inicio modesto del Proyecto Muraleando. Miguel Martín Ortiz sonríe mientras habla y evoca aquellos tiempos; el trato con  niños a los que enseñó a amar el arte le suavizó el alma, ahora encuentra luz y colores en todas las cosas. Habla como si impartiera una clase. Nunca pensó que el taller de artes plásticas iniciado hace 13 años y 9 meses, en la escuela Nguyen Van Troi, ubicada en Lawton, La Habana, se convertiría en una fuerza tal que ayudaría a transformar diariamente la comunidad.

-¿Qué es Muraleando?

Manuel Díaz Baldrich, mi amigo y uno de los fundadores de Muraleando, ahora coordinador general, dice que ha sido un sueño, y sí, es el sueño de todo artista comunitario. El proyecto surgió con el objetivo de crear un ambiente artístico. Este municipio no tenía algo que lo identificara en ese sentido.

Aquí  podemos expresarnos, crear arte, compartirlo gratuitamente e influir de forma positiva en la comunidad, sin esta no seriamos nada. Con el proyecto  llevamos las manifestaciones artísticas a las calles. No todos los vecinos se vinculan directamente, eso sí, los hacemos participar de forma pasiva al adornar el entorno con pinturas en las paredes; montajes escultóricos, las visitas y las actividades que para estas se preparan. Así el barrio le ha cogido cariño poco a poco a lo que hacemos.

Nos interesamos mucho por mejorar la estética de nuestros alrededores. Utilizando el estilo Pop Art, que se basa en utilizar todo tipo de materiales como latas, señales de tráfico, hierros desechados…, hemos mejorado esquinas que eran basureros y vertederos. Cambiamos basura por arte. Insistimos en crear hábitos de higiene y concientizar sobre los daños que a veces inconscientes le hacemos al Medio Ambiente. Queremos que todos colaboren para tener un entorno más bello.

-¿Cómo ha sido el reconocimiento a

nivel nacional e internacional

respecto a la labor del proyecto?

Recibimos visitas de turistas y personalidades internacionales, nuestro gobierno envía delegaciones extranjeras interesadas en la labor que realizamos, llegan desde España, Italia, Canadá, Estados Unidos, entre otros. Esto es un ejemplo de que en Cuba se apoyan las manifestaciones artísticas, sobre todo cuando son a favor del pueblo.

Entre los visitantes que hemos recibido se encuentra la hija del pintor Oswaldo Guayasamín, con su llegada nació el deseo de crear un sitial al pintor y así tiempo después pudimos crear el Parque Guayasamín. Han pasado por aquí artistas aficionados de otros lugares del país y del mundo. El principal reconocimiento es el Premio Nacional de Cultura Comunitaria. Fuimos nominados en el año 2010, pero al fin fue este año (2014) que el Proyecto lo alcanzó. Nos lo entregaron este 25 de octubre.

-¿En qué consiste? 

Lo otorga el Ministerio de Cultura y el Consejo Nacional de Casas de Cultura, se da en tres categorías: Personalidad, Proyecto artístico-sociocultural y Agrupación-Institución. La convocatoria se realiza cada dos años. Se entrega teniendo en cuenta el impacto social de las acciones de los convocados.

-¿De qué manera recibió el

Proyecto la entrega oficial?

Realizamos una peña, en La Casa Comunitaria El Tanque, que es nuestra sede, igual que las festejadas mensualmente y en esta ocasión con un motivo más importante, pero esperando el máximo disfrute de la comunidad. Incluimos como siempre a los niños, jóvenes y demás personas que cursan los talleres que impartimos y los que no, también fueron bienvenidos. Hablamos con los presidentes de los CDR para que convocaran a los vecinos y asistieran a la actividad. Montamos exposiciones y hubo música y baile. Todo fue muy alegre, por lo que estamos muy orgullosos. Somos muraleanderos.

-Desde su punto de vista, ¿qué hizo

merecedor a Muraleando el premio?

Pienso que fue la intensa labor que hemos realizado desde que comenzamos Muraleando por el mejoramiento del entorno y por elevar la calidad de vida en esta ciudad, porque no solo embellecemos la circunscripción, nuestro arte ha llegado a hospitales como el Pediátrico de Centro Habana y fuimos hasta Bayamo, Granma, con la misma misión. Trabajamos para el pueblo, solo porque nos sentimos bien haciéndolo. Nos hace muy felices el reconocimiento al esfuerzo.

-¿Alguna vez pensaron

expandirse a otros municipios?

Sí, pero solo para crear algún mural u otra obra de las que nos caracterizan, tenemos la disposición para trabajar donde nos pidan siempre que existan las posibilidades y el tiempo. No pensamos abrir sedes en otros lugares, a veces los materiales escasean y no poseemos muchos recursos. Además, desde un inicio lo que nos motivó fue mejorar este territorio específico.

Queremos apoyar a los jóvenes y niños de los alrededores para que la vida les resulte, por lo menos, un poco más agradable, dándoles acercamientos distintos al arte de los que les pueda brindar la familia o la escuela. Este es el hogar de Muraleando, aquí está su familia y para ella trabajamos.

Pie de foto: El artista de la plástica Miguel Martín Ortiz imparte clases de pintura en la comunidad. 

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris