Facebook Twitter Google +1     Admin

EL CORAZÓN DE LA VIDA EN LAS NOVELAS DE CHAVARRÍA

20150803135545-aileen.jpg

AILEEN INFANTE VIGIL-ESCALERA,
estudiante de cuarto año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Daniel Chavarría, escritor a quien se dedica la décimo segunda Feria Internacional del Libro de La Habana, fue la figura principal del coloquio desarrollado esta mañana en la sala Nicolás Guillén de la sede principal del importante evento literario.

El escritor, galardonado en 2010 con el Premio Nacional de Literatura cubano y su equivalente uruguayo, el Bartolomé Hidalgo, confesó sentirse muy honrado con el homenaje y con el panel escogido para la presentación de su vida y obra.

Entre los panelistas estuvieron el escritor español Juan Madrid, el periodista de Televisión  Española, José Manuel Martín Medel, y el bloguero cubano y colaborador del sitio digital Cubahora, Iroel Sánchez Espinosa, quienes además de presentar parte de la vastísima obra literaria de Chavarría, compartieron con el público asistente anécdotas vividas junto al autor.

“Las novelas de Chavarría son como un daiquirí de guarapo, tienen por una parte su contenido de guarapo, el jugo de la vida que es el protagonista fundamental de su material narrativo, añadiéndole el buen limón del humor por una parte y el erotismo por la otra; además del ron destilado de lo mejor y lo peor del ser humano, pero a través de la libertad y la solidaridad; y todo eso enfriado con el frío de la inteligencia como contrapunto de la pasión y la ternura entre lo dulce y lo ácido que todos tenemos en realidad”.

Durante el homenaje se presentó por vez primera una de las últimas novelas del escritor, La piedra de rapé, realizada por el sello editorial Ediciones Cubanas para esta nueva edición de la Feria Internacional del Libro de La Habana.

Esta obra, dedicada por el autor a sus cuatro hijos varones y compuesta por testimonios atribuidos a distintos autores ficticios nacidos de sus “duermevelas”, fue escrita como el mismo Chavarría confesara “de a ratos y por años”.

La trama de La piedra rapé, única novela inédita del autor que vio la luz en este importante evento, sirve para mostrar los complejos avatares de otra novela río, donde coinciden la Francia de Richelieu, la España del conde-duque de Olivares, los Países Bajos y el Caribe del siglo XVII; personajes todos que se hacen acompañar, como en cada obra de Chavarría, de mucho humor, erotismo, alguna procacidad, personajes excepcionales, pero bien documentados y creíbles, y aventuras cosmopolitas a granel.

Según la editorial, este proyecto fue gestado en la misma sala donde hoy se presenta al público cuando a Daniel Chavarría le comunicaron la decisión de que le sería dedicada la décimo segunda edición de la Feria Internacional del Libro.

Como parte de las presentaciones literarias durante el coloquio, el panelista José Manuel Medem, de quien Chavarría asegurara “es uno de los mejores conocedores de la literatura policíaca en Cuba”, presentó el volumen “Adiós muchachos”, donde siguiendo la línea del argumento de intriga, como en sus anteriores novelas, Chavarría recrea una trama picaresca en la que la muerte, el dinero y el sexo, tienen como escenario las calles de la Habana Vieja.

Su argumento narra cómo Alicia, una jinetera que recorre la ciudad en bicicleta, se ve envuelta en una relación con Víctor King, un negociante canadiense con un pasado oscuro y sueños de riqueza. Además de satisfacer las peticiones sexuales alternativas de su posible salvador, tiene que arreglárselas para librarse del cadáver de un millonario holandés, y sacarle partido a esta desgracia, simulando un secuestro, para tratar de hacer realidad sus pretensiones. A medida que avanza la novela, Alicia y Víctor van quedando atrapados en sucesivas desventuras que los ponen en manos de un pícaro caza fortunas.

Por su parte, el periodista Iroel Sánchez presentó el texto Cuentos para ser oídos, que incluye una docena de relatos, ambientados en la Antigüedad Clásica Griega, y recrea, convertidos en este género, trazas insoslayables de los parajes por donde ha dejado su huella, de algún modo, el autor.

La vida, interpretada como una constante sorpresa, es una idea permanente que anima a Chavarría a escribir estos 15 relatos que, concebidos inicialmente para llegar a sus destinatarios a través del verbo oral, tuvo como primer nombre Juguete nuevo, porque son, por el entusiasmo que le provoca escribirlos y ver después la maravilla vivida convertida en letras, justamente eso.

Con este texto, el lector tendrá la posibilidad, conducido por la magistral vehemencia de las historias, de transportarse en su compañía por diversos y contrastantes escenarios del mundo nórdico, americano, caribeño y europeo, para compartir instantes únicos de humor y revivificaciones que pasan por la historia, por las experiencias comunes de los seres humanos y por situaciones de franca sabiduría.

Otros invitados al homenaje fueron el jazzista César López, quien interpretó magistralmente y a petición del autor sus piezas: Del puente a la Alameda y El día que me quiera, y del músico José Antonio Méndez, El King; y el escritor Alexis Díaz Pimienta, quien ocasionó grandes ovaciones de los presentes con una brillante décima inspirada en la vida y obra de Chavarría y compuesta a partir de temas sugeridas por los presentes en la sala.

José Manuel Medem, afirmó refiriéndose al autor homenajeado que, “si comes del corazón de la vida en las novelas de Daniel Chavarría, su corazón entrará en la tuya”, y no hay mejor manera que esta de definir la trascendencia de este maestro de la literatura latinoamericana.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris