Facebook Twitter Google +1     Admin

SALARIO VARIABLE, ¿UNA BUENA ALTERNATIVA?

20161128135239-andres.jpg

La Resolución No.17 del 2014, concerniente a las Formas y Sistemas de Pago en las empresas cubanas, es útil siempre y cuando la entidad que la aplique estructure un modelo de gestión adecuado.

ANDRÉS LUIS HERRERO PÉREZ,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación,

Universidad de La Habana.

El venidero abril (2016) será testigo de la celebración del VII Congreso del Partido Comunista de Cuba. Durante las sesiones se discutirá el cumplimiento de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, fundamentados en abril del año 2011.

Entre los temas a evaluar se encuentra el empleo de una forma distinta de administración empresarial, abordada en el punto 20 del Nuevo Modelo de Gestión Económica referente a la Esfera Empresarial, recogido en los mencionados Lineamientos, asunto de importancia creciente entre los trabajadores favorecidos por la política de pago según resultados.

Para dar cumplimiento a este tema se puso en vigor la Resolución No.17 del 2014 concerniente a las Formas y Sistemas de Pago. Según el analista económico y jefe de Recursos Humanos de la empresa Astilleros del Caribe (Asticar) –ubicada en la Bahía de La Habana-, Rodolfo Pérez Sarosa: “Es una alternativa viable que aumenta en gran medida la productividad del trabajador.”

La citada legislación plantea la vinculación de los trabajadores y los directivos de las entidades a los resultados que estos obtengan: “Me parece una buena forma de motivar al trabajador, si produzco más, gano más”, comentó Orlando García Mena, trabajador del Fondo Cubano de Bienes Culturales, que percibe salario sobre la base de esta resolución.

Sobre la variabilidad del salario, el jefe de grupo económico de la Empresa de Mantenimiento de Centrales Eléctricas –ubicada en Vía Blanca-, Jorge Caraballo, apunta que las empresas estatales deben acogerse a la Resolución 17 en la medida que su realidad lo permita, en algunos casos su aplicación puede ser más práctica y en otros menos, lo importante es el correcto diseño de los planes de producción.

Las situaciones son variadas, hay empresas dedicadas a la venta a personas naturales, para aumentar la productividad requieren de inversiones, estas inversiones derivan en muchos casos a préstamos de terceros y se reduce así el valor agregado dadas las tasas de interés.

Además, necesitan reducir gastos, cuestión que a veces obliga a estas entidades a prescindir de los servicios de otras empresas, acción que da al traste con el rendimiento de las últimas.

“En mi vida como trabajador he pasado por cuatro reformas salariales, pero ninguna resuelve el problema porque el salario no puede estar cambiando constantemente, hay temas que frenan el desarrollo en mayor medida como la dualidad monetaria”, agrega Jorge Caraballo, la cuestión es que el aumento en el Producto Interno Bruto no solo depende del incremento en la productividad del trabajador.

“Mientras el salario no se corresponda con el costo de vida, cualquier iniciativa será deficiente, para nadie es secreto, estos indicadores no se encuentran desde hace mucho tiempo en equilibrio”, expresó Marleni Pérez, trabajadora del sector de la Educación.

“Yo pudiera cobrar cuatrocientos o quinientos pesos más, pero aun así no alcanzaría. Una familia cubana se compone generalmente de cuatro personas, dos padres y dos hijos, los primeros –trabajadores- deben garantizar con su salario las condiciones básicas para la vida y muchas veces no sucede así, ni con dos sueldos”, añadió Orlando García.

La situación puede verse agravada si en el núcleo familiar están presentes personas discapacitadas que no reportan ganancias a la economía familiar y en muchos casos dependen de cuidado a tiempo completo. “No me alcanza el salario para casi nada”, declaración bastante generalizadas entre los ciudadanos cubanos.

“Se deben tomar en consideración numeroso factores que afectan la productividad de las empresas y es cuestión de los cargos directivos el correcto empleo de los pagos por resultados para agrandar las ganancias netas”, indicó Pérez Sarosa.

“También es necesario que se amplíen las posibilidades de acción de las empresas, para desarrollarsu productividad, el trabajo no puede hacerlo por sí solo; una correcta gestión se torna imprescindible”, agregó.

Las reformas legislativas pueden mejorar la situación económica de la población, pero no son suficientes para paliar sus necesidades. Es imperiosa la implementación de esfuerzos conjuntos entre el Estado y el sector obrero, para acrecentar así las tasas de utilidades de las empresas y, por tanto, las ganancias generales del país.

Pie de foto 1: Los trabajadores emplean mejor el tiempo si ven el resultado de su labor (Foto tomada de Internet).  



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris