Facebook Twitter Google +1     Admin

GUANABACOA, VILLA SIN RAÍCES

20161211123056-karina.jpg

Una de las más emblemáticas localidades de la periferia habanera presenta pérdida de su patrimonio cultural y arquitectónico.

KARINA RODRÍGUEZ MARTÍNEZ,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación,

Universidad de La Habana.

Monumentos coloniales en peligro de derrumbe, calles cerradas por el avanzado deterioro, el abandono de los espacios para el esparcimiento, tradiciones históricas enterradas en el olvido son los elementos predominantes en una de las más antiguas ciudades del país: la villa de la Asunción de Guanabacoa. 

Este municipio, ubicado en la periferia habanera, presenta una preocupante etapa de detrimento, tanto en sus valores culturales, como arquitectónicos. El patrimonio es el conjunto de bienes acumulados a lo largo del tiempo, y puede perderse si no se toman las medidas adecuadas para su conservación.

Aunque en 1990, el Centro Histórico Urbano de la villa de Pepe Antonio fue declarado Monumento Nacional, no se han visto cambios encaminados a preservar el municipio. Si en el momento oportuno se hubieran adoptado las medidas necesarias, hoy los guanabacoenses no estuvieran perdiendo sus raíces.

La historia en pedazos

Importantes sitios históricos se encuentran en pésimo estado constructivo debido a la desatención de las autoridades del territorio y la negligencia de los pobladores. Si en el 2014, el municipio tenía destinado 7,3 millones de pesos para las construcciones y el montaje de equipos, según datos tomados del Anuario Estadístico de La Habana, en su edición del 2015, a la vuelta de dos años lo guanabacoenses se preguntan qué ha ocurrido con ese presupuesto, si la mayoría de los edificios coloniales están en peligro de derrumbe.

Emblemáticas construcciones como la Casa de Viondi, donde vivió José Martí durante su estancia en el territorio; la vivienda del independentista Néstor Aranguren Martínez; la Iglesia de los Escolapios, donde funcionó la primera Escuela Normal para Maestros de América; el Complejo Educacional Jesús Garay o la Casa de las Cadenas, edificación que data del siglo XVIII y la más antigua del poblado, todas se encuentran en deplorable estado.

En su trabajo de diploma, Antón R. Carbonell Avtodiychuk, estudiante de la Facultad de Arquitectura, del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría, platea que exponentes de la arquitectura colonial y de las tres primeras décadas del siglo XX han desaparecido o sufrido transformaciones. En algunos casos irremediables y, en otros, pérdidas como derrumbes parciales o totales, así como intervenciones inadecuadas que afectan los valores patrimoniales del fondo edificado.

La reparación oportuna de los inmuebles hubiera evitado el colapso de los mismos. En estos sitios habitan indigentes, los graffiteros expresan su arte entre las ruinas y son blanco de quienes no pueden aguardar hasta un baño público. Esta situación preocupa a los habitantes, en espera de restauraciones, pero que creen casi imposibles.

Cuando ataca la desmemoria

En Guanabacoa, lugar alto de muchas aguas, parecen olvidarse las tradiciones patrióticas y culturales. Al hablar del territorio solo se hace a la Tierra del Babalawo y se pasan por alto las contribuciones de esta villa a la historia de Cuba.

Para recordar a Rita Montaner, Ernesto Lecuona y Bola de Nieve, grades exponente de la cultura nacional, hay que conformarse con visualizar su memoria, porque sus casas natales están en peligro de derrumbe o ya sucumbieron al paso del tiempo. En realidad, el homenaje es posible, aunque el lugar es una escueta tarja conmemorativa, con tres placas dedicadas a cada una de las figuras y una jardinera sin flores.

A la biblioteca local, sitio donde se reunía la intelectualidad del territorio, para disfrutar de las peñas que allí tenían lugar, resulta imposible acceder por la puerta principal, pues esta puede desplomarse ante la llegada de algún visitante.

La Villa de la Asunción de Guanabacoa, donde por primera vez se utilizó el machete como arma de combate, sitio que alberga la iglesia más antigua del país, la llamada Ermita de Potosí, lugar que fue en 1555 capital provincial de la Isla de Cuba, es una página arrancada de los libros de historia que pocos recuerdan. 

Meter La Habana en Guanabacoa

Si bien el Centro Histórico de la Capital, disfruta de un proceso de restauración, como consecuencia de la situación arquitectónica de la mayoría de sus monumentos coloniales, en la villa guanabacoense no son vistos los esfuerzos para reparar sus edificios coloniales.

La Oficina del Historiador ha volcado grandes recursos para conservar la identidad de la capital, reparando lugares como el Capitolio, el Museo de la Revolución y el Teatro Nacional Alicia Alonso. En cambio, las reparaciones acaecidas en Guanabacoa solo son comparadas con un poco de maquillaje a un rostro en decadencia.

La Villa de Guanabacoa no se ha visto favorecida por ninguna política especialmente dirigida a su conservación, de ahí que esté en peligro tanto el patrimonio urbano-arquitectónico, como el patrimonio cultural del municipio.

Guanabacoa, ¿villa turística?

La intención del gobierno local es convertir a la villa en un lugar turístico. Sus construcciones coloniales, grandes edificios religiosos, tradiciones históricas y culturales son atrayentes para los visitantes extranjeros, pero qué puede mostrar Guanabacoa.

En 2015 se comenzaron los intentos por parte de las autoridades para rescatar el patrimonio. Esta idea responde al plan de ordenamiento territorial de la ciudad, que debe incorporarse al plan de la economía del municipio.

Alexis Acosta Silva, vicepresidente de las construcciones del Gobierno del territorio, afirma que existen los recursos disponibles para la restauración de la Casa de Bola de Nieve y la Casa de las Cadenas.  Para este último se disponen de 400 000 pesos que se utilizarán en la intervención del inmueble y la construcción del Hostal Encanto. 

El segundo polo patrimonial más importante de la capital cae a pedazos. Resulta lamentable ver cómo el paso del tiempo y la indolencia ciudadana destruyen los monumentos. De forma tardía, el gobierno guanabacoense despierta, esperemos que la villa recupere sus raíces.

Ficha técnica:

Asunto a tratar: La pérdida del patrimonio cultural y arquitectónico de Guanabacoa.

Tipo de título: Genérico.

Tipo de entrada: Afirmación argumentada.

Tipo de conclusiones: Expresas.

Tipo de fuentes:

Fuentes documentales: Datos tomados del Anuario Estadístico de La Habana, en su edición del 2015; Trabajo de diploma Antón R. Carbonell Avtodiychuk, estudiante de la Facultad de Arquitectura, del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echeverría.

Fuente directa: Alexis Acosta Silva, vicepresidente de las construcciones del Gobierno de Guanabacoa.

Empleo de recursos:

Definición: El patrimonio es el conjunto de bienes acumulados a lo largo del tiempo

Ejemplificación:

1-Emblemáticas construcciones como la Casa de Viondi, donde vivió José Martí durante su estancia en el territorio; la vivienda del independentista Néstor Aranguren Martínez; la Iglesia de los Escolapios, donde funcionó la primera Escuela Normal para Maestros de América; el Complejo Educacional “Jesús Garay” o la Casa de las Cadenas, edificación que data del siglo XVIII y la más antigua del poblado se encuentran en deplorable estado.

2-La Villa de la Asunción de Guanabacoa donde por primera vez se utilizó el machete como arma de combate, sitio que alberga la iglesia más antigua del país, la llamada Ermita de Potosí, lugar que fue en 1555 capital provincial de la Isla de Cuba es una página arrancada de los libros de historia que pocos recuerdan. 

Comparación:

1-Si bien Centro Histórico de la Capital, en especial la Habana Vieja, está disfrutando de un proceso de restauración como consecuencia de la situación arquitectónica de la mayoría de los momentos.

2-La Oficina del Historiador ha volcado grandes recursos para conservar la identidad de la capital, reparando lugares como el Capitolio, el Museo de la Revolución y el Teatro Nacional Alicia Alonso. En cambio, las reparaciones acaecidas en Guanabacoa solo son comparadas con un poco de maquillaje a un rostro en decadencia.

 

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris