Facebook Twitter Google +1     Admin

IVÁN, UN JOVEN DEL SUR

Un estudiante chileno de Comunicación Social de la Universidad de la Habana, cuenta su historia

JESÚS ADONIS MARTÍNEZ PEÑA,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación de la

Universidad de La Habana.

Parece mayor, tal vez porque es un joven que ha vivido más intensamente que la mayoría de sus coetáneos. La solidaridad, el profundo humanismo y la asunción de la lucha común contra la injusticia animan a este compañero, término con que llama a sus allegados y que en boca suya cobra un palpitante sentido de militancia, militancia de barricada.

Iván Mauricio llega desde La Serena, Valle del Elqui, a 500 kilómetros de Santiago de Chile y cuna de Gabriela Mistral. Hace ya 24 años que vio la luz en la ciudad de Los Andes, fronteriza con la República Argentina.

Heredero de la humildad del hogar en que sus padres, Irma y Carlos, lo criaron, "el chileno", así lo llaman sus amigos cubanos, exhibe hoy una gran convicción revolucionaria y una comprensión dialéctica de lo que, en general, debe ser el destino de su país y  de toda América Latina.

A la altura de tus 24 años, ¿cómo te defines a ti mismo?

-Como un joven revolucionario en lucha contra cualquier modo de dominación. Esta puede ser económica, política, psicológica, mediática y de muchas otras formas. Milito por la libertad total del individuo.

¿Cómo llegas a ese estadio superior del hombre que, según el Che, es ser revolucionario?

-Igual que llega la mayoría de la gente, sufriendo la injusticia en carne propia. De niño tuve que trabajar para ayudar a mis padres. Mi mamá hacía comida para conductores de colectivo, algo así como un taxi, aunque con otras características. Cuando se pagaban las cuentas normales y la renta de la casa, casi no quedaban utilidades. Crecí viviendo esa realidad y viendo cosas incluso peores.

Además, mis primeros años de vida transcurrieron bajo la dictadura, la etapa más vergonzosa de la historia de mi país. En 1982, año en que nací, se dio la peor crisis económica de todo el período dictatorial. Justo en ese momento mi familia quiebra.

También influyó el ambiente filial. Mi madre es una persona muy solidaria y humana. Mi padre, por su parte, fue militante del Partido Comunista hasta 1973, año en que se desvinculó porque el "Pinocho" tomó el poder por la fuerza, restringió los derechos ciudadanos e ilegalizó los partidos de oposición.

Mencionabas a Pinochet, ¿qué valoración puedes dar después de su deceso?

-Me alegro, como la mayoría de los chilenos, por la muerte de ese criminal. Lo que no me complace es que la verdadera justicia no logró alcanzarlo, la justicia del pueblo.

Por otra parte, no creo que las encuestas reflejen la realidad acerca de un supuesto apoyo significativo de una porción del pueblo de Chile a la figura de Augusto Pinochet en el momento de su fallecimiento. Habría que entrar a analizar qué sectores participaron en las encuestas y qué intereses pudieran haber influido sobre las encuestadoras.

¿Cuáles son los principales reclamos por los que lucha el pueblo chileno en estos momentos?

-Los mismos del resto de Latinoamérica. Giran alrededor de temas como Salud Pública, Educación Pública, reformas laborales y salariales, alimentación, privatizaciones. En general, estamos contra las recetas neoliberales, Chile es prácticamente uno de los países que más acuerdos de libre comercio ha firmado en todo el continente.

¿Cuál es la realidad de las organizaciones políticas chilenas que disienten del status quo?

-En Chile, después de la dictadura y con la implantación de la llamada era "democrática" se comenzó a dar una gran atomización de las organizaciones revolucionarias y de oposición al sistema. Hubo muchos ajustes de cuentas, delaciones que acabaron con las estructuras principales de algunas de estas organizaciones. Se creó un estado de desconfianza general. La unidad nunca se ha logrado.

Ahora, se están dando agrupaciones prácticamente espontáneas en las comunidades, son colectivos. Son muy dinámicas porque exigen, critican, pero además tratan de encontrar soluciones dentro del marco de las diferentes poblaciones. Desde la base se debe ir gestando el cambio.

Estos colectivos al unirse pueden formar una especie de cordón para la lucha unida. Yo pertenecía al cordón popular de educación.

¿Cuáles son los principios que fungen como basamento de estos colectivos barriales?

-Se basan en la educación, mediante la educación se politiza la realidad, esta es una forma de canalizar la lucha política. Se trata de en conjunto interpretar la realidad y la realidad es de lucha porque estamos mal. Los integrantes más preparados actúan como facilitadores de un intercambio multidireccional y no jerarquizado. También tratamos de rescatar nuestros valores tradicionales, preteridos por el discurso dominante en los medios de comunicación masiva.

Tratamos de resolver problemas en colectivo, por ejemplo, distracción en la comunidad para los niños pequeños, preparación para el ingreso a la universidad de los jóvenes, creamos nuestras propias bibliotecas y damos todo el apoyo escolar posible.

Nuestro objetivo es darle a entender al pueblo que nosotros mismos podemos enfrentarnos al sistema. Para derrotarlo quizás hagan falta grandes organizaciones, pero por el momento nos agrupamos en pequeños colectivos.

América Latina actualmente parece un hervidero donde hay condiciones para el cambio. ¿Existen condiciones revolucionarias en Chile?

-No. Objetivamente está presente el factor de la aguda pobreza de los trabajadores. Pero los demás factores no están dados del todo, puesto que los círculos de poder se encuentran muy legitimados producto a la acción de los medios. Faltan los factores subjetivos a escala mayoritaria de la sociedad, también víctima de una educación alienante.

¿Posees alguna experiencia de la lucha más frontal?

-En el 2004 participé en las grandes manifestaciones anti neoliberales en Santiago de Chile con motivo de la Cumbre Asia Pacífico. La ciudad estaba totalmente militarizada. Había helicópteros, miles de policías, y soldados con armas largas, armas y balines de goma de procedencia israelí, bombas de agua a presión, gases lacrimógenos, etc.

El último día de manifestaciones fue la concentración más grande. Nunca había visto tanta gente. El gobierno se vio obligado a reconocer al menos cien mil manifestantes.

En otra ocasión me detuvieron en Valparaíso. Estuve 24 horas sin tener siquiera la categoría de detenido. Éramos muchos en un estacionamiento. Nos golpearon con "luma y combo" - palos y puños-, sufrimos hambre y nos rosearon con gases.

¿Cómo alcanzas la beca para venir a estudiar a Cuba?

-Gracias a un convenio a nivel de estados, llamado Andrés Bello, nombre del padre del Código Civil chileno y relevante lingüista.

Esta es una expresión de solidaridad. En el pasado Chile recibió mucha solidaridad de Cuba y no la ha podido retribuir por la opresión de las clases dominantes de mi país.

¿Qué tiempo llevas en Cuba?

-Casi cinco meses.

Cinco meses posiblemente no sea mucho, pero ¿qué impresión general te ha dado Cuba?

-Bueno, las mujeres son muy bonitas. Los cubanos poseen una cultura rica, diversa, tiene mucho de originaria y remarca mucho qué cosa es Cuba. Además me ha impresionado el gran acceso a la cultura que disfrutan. También me gusta mucho su café y su ron.

Aquí conocí lo que realmente es el bloqueo, tenía referencias, pero no una idea dimensional exacta de cuánto afecta esta política al pueblo cubano. La situación del transporte es una de las cosas que más me incomodan.

¿Por qué estudiar Comunicación Social?

-Para ayudar en la lucha desde las comunidades y para la reconstrucción identitaria de las mismas. La enseñanza de la comunicación institucional aquí está influenciada por las ideas de Paulo Freyre y Mario Kaplún, que preconizan relaciones interpersonales horizontales, en comunicación y educación sobre todo.

La toma de conciencia de la juventud latinoamericana, la capacidad de disentir con objetividad y la superación de los revolucionarios de hoy, constituyen, sin dudas, catalizadores de lo que debe ser el levantamiento de los oprimidos y excluidos del continente. Jóvenes como Iván son la materia prima cardinal para ese despertar inaplazable.

Ficha Técnica:

Tipo de entrevista por su contenido: De opinión

Tipo de Título: Con referencia al nombre del entrevistado

Tipo de entrada: De retrato

Tipo de cuerpo: Clásico, de preguntas y respuestas

Tipo de conclusiones: De opinión del entrevistador



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris