Facebook Twitter Google +1     Admin

CÓMO ESCRIBIR PARA INTERNET

20070912214346-compw.jpg

Con una larga trayectoria en el Periodismo, la editora de la revista Somos Jóvenes propicia a los estudiantes de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, consejos útiles para la redacción destinada a páginas web.

ALICIA CENTELLES,

cortesía para Isla al Sur.

Un estudioso de cuestiones relacionadas con Internet apuntaba, hace ya unos años, que mientras los niños escriben ahora textos, los del futuro escribirán hipertextos, es decir, combinarán palabra con sonidos, imagen, videos, animaciones.

Pero lo que se anuncia como la forma de redactar de las futuras generaciones, es ahora una realidad para quienes trabajamos en las páginas web y nos adentramos cada día en el mundo de nuevas tecnologías, incluso en ocasiones asombrosas tecnologías que revolucionan la escritura a cada minuto.

Otra complejidad adicional es el empleo de los hiperenlaces o hipervínculos, a veces extrañamente ausentes en algunos trabajos publicados en nuestros sitios web, pero cuyo funcionamiento hacen que la lectura deje de ser un procedimiento lineal.

Dado que resulta más difícil leer en una pantalla que en un libro, hay que tener en cuenta varios elementos para lograr que podamos llamar, y luego retener, la atención del cibernauta, porque de otra manera, acumularemos una gran cantidad de accesos, pero no visitas reales al sitio.

Entremos en materia. En primer lugar, el lenguaje de la web debe ser lo más conversacional posible. No se trata de exponer una tesis, sino de establecer la empatía adecuada con el navegante. Para ello debemos seleccionar cuidadosamente las palabras, y sobre todo en el caso de nuestros sitios, basados en temas relacionados con la niñez y la juventud, esto adquiere una relevancia particular. No debemos olvidar que estamos presentando al mundo lo que hacen, piensan y dicen los niños y jóvenes cubanos, pero hay que hacerlo de forma clara y atractiva, sin teques ni localismos.

No podemos redactar de forma que el lector se pierda en lo que queremos decir. La claridad, el manejo adecuado de las incidentales y una sintaxis lineal serán herramientas infaltables en nuestro quehacer en la web. La brevedad, pero siempre con contenido, es otro factor que debemos tener en cuenta, sin olvidar además que debemos explicar sin fatigar.

Con todo esto, y por supuesto, el tema tratado, lograremos la atención de quien visita nuestra página. Y aquí nos detendremos un poco. Si no definimos desde el principio el objetivo de nuestro sitio y cuál es su público, será muy difícil que nos comuniquemos y logremos atraer la atención sobre él. Igualmente, es preciso dosificar adecuadamente la información, no atropellar datos ni abrumar al visitante.

Por último, debemos huir de los siguientes "vicios": exceso de sustantivos y adjetivos, las frases negativas (si se emplean, debe estar acompañadas de frases afirmativas) y las expresiones ambiguas. También será útil reducir los desplazamientos en pantalla a lo indispensable, y conformar los textos en párrafos nunca largos.

Todo esto contribuirá a que nuestra presencia en el cambiante y siempre atractivo mundo de Internet sea realmente efectiva.

RECOMENDACIONES BÁSICAS

Evaluar si es posible decir lo mismo con menos palabras. No emplear verbos auxiliares, a menos que sean indispensables. Ej.: realizan en lugar de permiten realizar.

Identificar el objetivo del contenido y determinar el alcance del texto, lo que la audiencia desea conocer sobre el tema, el mensaje que los autores del sitio desean comunicar.

Definir el género informativo más pertinente, los más utilizados en web son las noticias, informes y crónicas tipo historias de vida.

Escribir para un nivel de lectura elemental si el contenido no está destinado a expertos.

Generalmente se escribe en tercera persona del singular.

Escribir en tiempo presente, evitando al máximo el futuro y el pasado, para que la información no pierda vigencia. Se excluyen de esta regla trabajos referidos a eventos que ocurren en fechas concretas.

Señale la fecha en la que se escribe la información, pues esto ayuda a orientar al lector sobre su vigencia.

Los textos deben ser directos, breves, claros y concisos. Párrafos, oraciones y frases cortos, con un solo mensaje o idea, sin muchos detalles, rodeos ni frases rebuscadas.

Para las siglas, debe identificarse lo que quieren decir la primera vez que aparecen en el texto.

Si los textos incluyen términos técnicos, trate de dar las explicaciones respectivas.

Aprovechar la narrativa hipertextual, creando vínculos y usando herramientas que favorezcan una lectura no lineal. Los enlaces deben describir clara y concisamente hacia dónde dirigirse.

Iniciar el texto con conclusiones e ideas más importantes. Dividir la información en unidades y presentarla en distintos niveles con párrafos cortos que lleven a información más detallada.

El título tiene que informar claramente sobre el contenido de la información. Los titulares de los contenidos del sitio deben comenzar con el mensaje más importante que se quiera compartir y deben ser auto-descriptivos.

Antes de publicar, hacer una revisión final incluyendo la ortografía y mantener un control de calidad permanente sobre los contenidos que se publican. Ello genera seguridad y confianza en el sitio Web por parte del usuario, y muestra la seriedad de la entidad.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris