Facebook Twitter Google +1     Admin

YA NO ES NOTICIA

20080527234308-mercy.jpg

MERCEDES ALONSO,
desde República Dominicana,
cortesía para Isla al Sur.

Según el informe del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) sobre República Dominicana, en el país “no hay igualdad de oportunidades”.

De todos modos, aunque esto no resulta nuevo para el conocimiento de cada quien, vale la pena revisar los argumentos que aseveran de qué manera “el progreso personal lo condicionan factores como localidad, sexo, edad y hasta raza”.

DominicanosHoy publicó las declaraciones del economista Apolinar Veloz, quien  asegura que la crisis actual mundial  “pudiera ser mejor manejada en República Dominicana, si no hubiese una serie de desequilibrios en la economía del país que impiden enfrentarla con éxito”.

Veloz menciona la competitividad en la nación y la manera en que se “ha reducido la capacidad de colocarse de manera exitosa frente a otros países”.

El especialista dirige la atención hacia un tópico que preocupa a la generalidad de los humanos en el orbe, se trata del “descrecimiento del producto que generará desempleo en todos los sectores, así como de un reforzamiento en la pobreza”.

Hablar de “una estabilidad macroeconómica” sólo se puede interpretar como un eufemismo, o como lo denomina Veloz,  “artilugio de los periodistas del Gobierno para desviar la realidad económica del país”.

La economista Rosa Cañete, sub coordinadora del informe del PNUD, explicó telefónicamente, a los periodistas en Nuria y Huchi, en CDN La Radio, que su análisis se concentra “en la falta de empoderamiento de mayorías,  un factor de pobreza”.

Concluye Cañete que “el problema es una cuestión de poder, porque no existe un verdadero estado de derecho en el país. Si existiera, todo ciudadano tendría los mismos derechos”.

El documento es elaborado cada año por el PNUD y se tienen en cuenta, entre otros  escaños, la esperanza de vida al nacer, tasa de alfabetización, matrícula en la enseñanza primaria y secundaria, Producto Interno Bruto (PIB), además de los impactos del cambio climático en los modelos de planificación económica, social y medio ambiental; así como el uso racional de energía, que integran la aplicación y resultados de la Revolución Energética.

Nos preguntamos, si acabarán de adoptarse en el país medidas concretas, programas estatales que coadyuven a resultados mejores para la población en general. Porque ya la campaña electoral acabó. ¿O hasta cuándo seguiremos siendo víctimas de la resaca?




Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris