Facebook Twitter Google +1     Admin

“SIEMPRE QUISE SER PROFESOR DE MATEMÁTICAS”

20080903041351-matem.jpg

Julián Bravo Castillero cumplió el sueño de ser docente en la Universidad de La Habana; sin embargo, asegura que en esta disciplina la única certidumbre posible es saber que con ella nunca se acaba de aprender.

ANNET MARTÍNEZ HERNÁNDEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Foto: MÓNICA RIVERO

Cuando me dijeron que debía entrevistar a un profesor de la carrera de Matemáticas un escalofrío recorrió mi cuerpo al pensar que  esa asignatura me sacó varios sustos como estudiante. Pero en esta profesión en la que me inicio hay que pasar por encima a los prejuicios y los miedos. Bajo esa premisa fui en su busca.

En el encuentro lo primero que dijo fue: “Yo soy Julián Bravo, y quisiera saber si esto demora mucho”. Sus palabras parecieron un desplante, pero como no concibo una respuesta así en un profesor universitario, preferí pensar que se trataba de una reacción nacida del nerviosismo ante una entrevista inesperada, lo que en términos matemáticos imagino sea una ecuación de no pronta resolución.

Su currículo proclama una amplia experiencia profesional.  Bastarán algunos datos: en el 2004 recibió la categoría de Investigador Titular y, en 2006, la de Profesor Titular. Es director del Boletín de la Sociedad Cubana de Matemática y Computación desde el 2000 y Presidente del Consejo Científico. En el 2005 le otorgaron varios reconocimientos científicos la Universidad de La Habana y la Agencia de Energía Nuclear y Tecnologías Avanzadas, y un año después recibió uno de los lauros de la Academia de Ciencias de Cuba. Recientemente le confirieron el Premio Nacional de Matemática Pablo Miquel. Ha trabajado e investigado ampliamente, y aun así, comenta que le falta mucho por conocer.

Julián Bravo Castillero es el típico profesor de Matemáticas. Habla como piensa un hombre formado en esos saberes, en estricto lenguaje. Tal vez a ello se deba la parquedad y la síntesis en algunas de sus respuestas. 

-¿Cómo se vincula a las Matemáticas?

Soy del Destacamento Pedagógico Manuel Ascunce Domenech, del V Contingente. Ahí empecé a estudiar para profesor de Matemáticas. Éramos jóvenes de décimo grado  y estábamos a la vez recibiendo e impartiendo clases.

Cuando me gradué en 1983 decidí matricular en la Universidad de La Habana la carrera de Matemática por el Curso para Trabajadores. Quería seguir fortaleciendo los conocimientos, pues sabía que lo del Pedagógico no era toda la Matemática, ni esta carrera tampoco, porque nunca se es todo ni se sabe todo. Obtuve la licenciatura en 1987.

-¿Qué lo motivó a estudiarla?

Me gustan mucho las posibilidades de aplicación que tiene las Matemáticas. Nunca tuve en planes estudiar otra carrera.

-¿Cómo fueron los inicios?

Las primeras investigaciones fueron en problemas de modelos matemáticos usando ecuaciones diferenciales, modelos de mecánica, lanzamiento de proyectiles, caídas libres y, bueno, siempre viendo los resultados, si eran interesantes. Luego trabajé en  problemas de la Matemática para la enseñanza de la Ingeniería Civil, la aplicación en la hidráulica y en el flujo de agua subterránea.

-¿Cuáles eran sus aspiraciones cuando decidió iniciarse en ese  mundo?

Siempre quise ser profesor de la Facultad de Matemática de la Universidad de La Habana.

-¿Logró cumplirlas?

Sí. Al principio daba clases en escuelas en el campo: en Güira de Melena, Batabanó, y luego pude trabajar en la CUJAE, la universidad cubana de las ingenierías. Todavía estaba en el Curso para Trabajadores cuando por una convocatoria pude entrar en la Universidad de La Habana. Desde 1996 imparto clases en la Facultad de Matemáticas y Computación. He asesorado tesis de doctorado, maestría y trabajos de diploma. Tuve la oportunidad de publicar artículos en diversas revistas internacionales y en el 2005 fui editor invitado de la revista International Journal of Solids and Structures, de la Universidad de Stanford, Estados Unidos.

-¿Cree que logra armonía entre ser profesor y ávido investigador?

He logrado armonía. El profesor debe ser un constante investigador y en la medida que avance en cualquier investigación ésta siempre va a enriquecer la formación de sus estudiantes. Investigación y docencia universitaria para mi son consustanciales, son sinónimo de calidad y excelencia académica.

-¿Ha tenido algún momento difícil en su desempeño como estudioso de las Matemáticas?

Todos los momentos son difíciles y hay que saberlos enfrentar. Difícil fue alcanzar cualquier tarea investigativa y trabajar para que saliera bien. Todo este tiempo de los años 90 hacia acá han sido realmente complicados.

Por ejemplo, en 1998, fui invitado  a una Conferencia Internacional sobre Materiales Compuestos en Ingeniería, que se celebraría en Orlando, Estados Unidos, y no me fue otorgada la visa. Esto es un mal recuerdo.

-¿Se siente satisfecho con todas sus investigaciones y logros?

Me siento satisfecho de formar parte de un equipo de trabajo, del Grupo de Mecánicos y Sólidos de la Facultad. Somos un colectivo de amigos que llevamos 15 años estudiando e investigando mucho. Los logros son de todos y sin ellos no fueran posibles.

-¿Cuál de sus investigaciones ha tenido mejores resultados?

Soy  muy feliz cuando un joven puede publicar un trabajo que yo he asesorado. Haber podido proponerle un problema interesante, trabajar con él y que eso sea divulgado, aunque no sea el primer autor, es de los mejores resultados.

-Usted fue copresidente del Comité Editorial del Congreso Panamericano de Mecánica Aplicada, celebrado en enero de 2006 en Mérida, México; ha dictado conferencias  en varias universidades extranjeras; de 1988 a 1989 fue cooperante internacionalista en Angola. ¿Qué le ha aportado a su vida profesional el haber participado en dichos intercambios?

Me ha ayudado en mucho. He tenido la posibilidad de conocer profesionales de primer nivel en esos temas que trabajamos. Ello  siempre favorece a la comunidad de cualquier parte. Es una forma de confrontación, de actualización. La posibilidad de interactuar con investigadores, académicos, científicos y universidades de otros  países es fundamental en nuestra formación y contribuye a validar lo que hacemos.

-¿Actualmente en qué proyecto trabaja?

Entre otros, en modelación matemática de materiales compuestos y en la obtención de propiedades globales, con el objetivo de obtener características globales para determinadas aplicaciones. Hemos logrado resultados interesantes con posibilidades aplicables, por ejemplo, en transductores ultrasónicos para imágenes médicas y diseño de hidrófonos.

-¿Qué piensa sobre la Universidad de La Habana actual?

Que necesita un mantenimiento general urgente.

-¿Si tuviera que comparar ahora la Universidad de La Habana  con la de otros años, cómo lo haría, qué diría al respecto?

No me gustan las comparaciones ni las competiciones. Me gustaría que existieran los Cursos para Trabajadores, por ejemplo, de Licenciatura en Matemáticas, como en los años 80.

-¿Qué es lo que más y lo qué menos le gusta de la Universidad de la Habana?

Lo que más me gusta es el gran esfuerzo que realizan profesores y estudiantes para mantener una docencia e investigación de calidad a pesar de las dificultades y carencias materiales reales. Lo que menos me gusta es ver el deterioro actual de sus edificaciones.

-¿Actualmente qué hace la Facultad en función del estudiantado?

Se inició un nuevo plan de estudios que permitirá, por ejemplo, culminar los estudios de Licenciatura en Matemáticas en un plazo de cuatro años, y con posibilidades de hacer una Maestría en Ciencias en los dos años siguientes. También se proyecta un programa de doctorado, de manera que un estudiante en un plazo de nueve años (contando a partir de que comenzó el primer año de la carrera), pueda completar estudios al más alto nivel.

-¿Qué recomienda a las nuevas generaciones que aspiran a desempeñarse como hombres y mujeres de ciencia?

Les aconsejo que no vean las Matemáticas como algo que no es práctico; sino al contrario, detrás de cualquier aplicación interesante están las Matemáticas

-Si tuviera que caracterizar a las Matemáticas con una frase, ¿cómo lo haría? 

¡La Matemática es belleza!

Esta entrevista forma parte del libro en preparación Nosotros, los del 280, escrito como examen final del género por alumnos de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, a propósito del aniversario de la casa de altos estudios cubana.

 

02/09/2008 21:13 islalsur #. Nosotros, los del 280


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris