Facebook Twitter Google +1     Admin

TIME, POLÉMICA Y ACTUALIDAD

20090428055146-equipo-4.jpg

Tema IV: Revista Time. Trasgresión. ¿Qué significó su fórmula?

MAYVELI PARES,
YESIKA QUESADA,
ARIANNA RIVERO,
ZENIA BLANCO,
estudiantes de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Time cumple este año 75 años y lo celebra con un número especial en el que la cover story, el reportaje central, es la propia revista. Lo ilustran algunas de sus famosas portadas, en las que figuran desde Gandhi a Hitler, Marilyn Monroe, Cassius Clay, Bob Kennedy o John Lennon, pues a  partir de 1966, el semanario utilizó en portada imágenes de sucesos y de personas: la píldora anticonceptiva, la Tierra, el desastre del Challenger o el terremoto de San Francisco de 1989.

Por segunda vez desde 1930, la revista abandonó en la celebración su característico ribete rojo y lo sustituyó por una orla verde-épica para su cover story: “Cómo Ganar la Guerra contra el Calentamiento Global”

Time es una revista norteamericana de información general (política, actualidad, etcétera) que se publica semanalmente en los Estados Unidos, y que además tiene ediciones en Canadá, Europa, Hong Kong y Australia. El primer número apareció el 2 de marzo de 1923 y sus fundadores fueron Briton Hadden y Henry Luce, pero luego de la muerte de Hadden en 1929, Luce se convirtió en el dueño de la revista y es considerado uno de los hombres más importantes en la historia de los medios de comunicación del siglo XX.

Uno de los hechos característicos de la revista es la selección anual de la “persona del año”, como una forma de reconocimiento a la persona que ha tenido o grupo de personas que han tenido mayor repercusión en los medios, independiente si haya influido de forma positiva o negativa.

En este ámbito han sido nombrados figuras como Albert Einstein, Adolfo Hitler, Stalin, Bill Gates. No necesariamente tiene que ser una persona, ya que en 1983 el título se le concedió a la computadora personal con el título de “Máquina del año“.

A lo largo de su historia, la revista ha publicado solo un editorial oficial en 1974, donde pedía la dimisión del presidente Richard Nixon. Después del asesinato del presidente John Kennedy, el dueño de esta publicación compró la película de Abraham Zapruder, único registro audiovisual del momento exacto en que matan al mandatario,  que hicieron pública mucho tiempo después.

Un rasgo característico de la revista es su borde rojo, que empieza a utilizar a partir de 1927, junto a su mancheta es la imagen de la marca de la revista, y solo ha sido cambiado una vez por negro, justo después de los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2001.

Time tuvo en sus inicios un estilo característico, parodiado por Wolcott Gibbs en 1938  en The New Yorker. En alguna de sus campañas publicitarias la compañía ha sugerido que su nombre significa: “Hoy en día la información lo es todo”.

SU FÓRMULA

El secreto de su éxito es la fórmula inventada por dos universitarios de Yale, Luce y Hadden, quienes en 1923 tenían sólo 24 y 25 años, basada en cuatro puntos fundamentales: la clasificación de la noticia, su significado, las perspectivas de la misma y sus consecuencias.

Decidieron hacer un semanario de actualidad con solo noticias escuetas y bien redactadas, y con una visión global del mundo y de la vida. Aunque ha dado preferencia a los temas americanos, su información internacional ha sido siempre muy amplia.

Según sus creadores, toda la revista tenía que poder leerse en una hora, lo que significa una trasgresión, necesaria en ese entonces, donde los norteamericanos leían prensa local y regional, que solo daban una visión parcial de lo que pasaba, o revistas retóricas y voluminosas, las que casi nunca daban una noticia estricta. Crearon también un estilo de redacción característico,  similar a Newsweek, a U. S.News y a  World Report.

PARTICULARIDADES

La obsesión de Time por los datos ha sido objeto de sátira, sin embargo, entre los periodistas se dice que Time “es la revista que te da todos los datos exactos con la interpretación equivocada”. Pero su método de trabajo, con continuas comprobaciones, su amplia redacción altamente especializada y sus excelentes fuentes, hace que su información sea una de las más completas.     

La segunda guerra mundial y los tumultuosos años 50 vieron el triunfo de la revista, que no solo se convirtió en el mayor semanario de información, sino que dio origen a un modo de pensar de la clase media norteamericana. Su formula única le permitió superar la gran crisis de los 60, cuando la televisión a color se llevó por delante a grandes revistas como Life. En cambio, Time siguió creciendo hasta superar los cinco millones de ejemplares vendidos en todo el mundo.

Hace un par de años tuvo un ligero descenso y sus directivos dieron un “golpe de timón”. Disminuyeron la información de política internacional dando más espacio a temas más sociales y populares como medicina, educación, tendencias, entre otros.

TIME ANUNCIA CAMBIOS

Lo primero, según explica en una extensa nota Richard Stengel, subdirector de la revista, es el cambio en la fecha de salida, que se adelanta al viernes en función de los nuevos hábitos de lectura y a la presión de Internet.

Luego está el nuevo enfoque que se quiere dar a Time, que pasará de ser un magacín tradicional, de carácter retrospectivo, a una publicación volcada en la prospección (según el Diccionario esencial de la lengua española, “exploración de posibilidades basadas en indicios presentes”). “Muchas fuentes noticiosas te dan la información”, explica Stengel, “nosotros proporcionamos conocimiento y el significado”.

Entre las novedades anunciadas figuran una nueva sección de historia que permitirá contextualizar las noticias, otra sobre cuestiones medioambientales (según Stengel, estos temas se han convertido en “un motor fundamental del cambio”), y aún otra con historias de individuos que han influido en sus comunidades, ciudades o países. Todo ello, en estrecha colaboración con la versión digital de la revista, Time.com, que estrenará rediseño.

TIME: SU EVOLUCIÓN AL RETROCESO

Time es una revista que marcó pautas en el periodismo por su modo distinto de enfocar la realidad. Mas, no por eso queda exenta del manejo mediático de la información en provecho de las grandes corporaciones, con una intencionalidad hiriente en contra de la verdad de los hechos. Sus fuentes ya no son del todo confiables y  “se han plegado al criterio oficial como ocurrió cuando los atentados terroristas a las Torres Gemelas. En este caso, la fórmula de trabajo periodístico que le dio origen y la prestigió, parece haber quedado sepultada bajo los escombros de los emblemáticos edificios newyorkinos” (Ricardo: 2008).

El profesor Ricardo Luis argumenta que “la banalización, la espectacularidad que hoy corroe al periodismo en buena parte del mundo se van imponiendo cada vez mas en los criterios editoriales de la emblemática publicación bajo los imperativos que impone el mercado donde el valor noticia más importante es vender. Time tampoco escapa a la guillotina de la crisis económica global del capitalismo y busca cualquier asidero para sobrevivir. Esas circunstancias hacen que la veterana publicación entre también el torbellino de la pérdida de público que ahora cuenta sus centavos para hacer una buena inversión”. Es decir, ha perdido credibilidad por el enfoque cínico que le dan a  los temas y asuntos que atentan contra los intereses de sus apadrinadores.

La revista trasgredió las reglas, pero para mal, perdió el camino de la objetividad y dio paso a una subjetividad errónea en todas sus aristas. De esta forma es que Time, en vez de avanzar en la búsqueda de un mejor periodismo varió su forma para un periodismo especulador bordeando la mediocridad.  

BIBLIOGRAFÍA:

http//www.es.wikipedia.org (jueves, 12 de marzo de 2009)

http//www.time.com (jueves, 12 de marzo de 2009)

Ricardo Luis, Roger: Time, de la gloria al mercado. Conferencia en Diplomado Internacional en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí. La Habana, 2008.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris