Facebook Twitter Google +1     Admin

¡HOLA!, SOMOS IGUALES A LOS DEMÁS

20090627063427-metro.jpg

Los metrosexuales, hombres de ciudad que conocen de moda y cosméticos, cuidan de su cuerpo tanto como las mujeres y en muchas ocasiones son considerados erróneamente homosexuales.

CLAUDIA TURCAS GONZÁLEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Hace muchos años existió un hermoso joven hijo del dios del río Cefiso  y de la ninfa Liríope. Su  belleza era tan grande que doncellas y muchachos se enamoraban de él. Narciso negó cruelmente el amor poseído por sí mismo a la ninfa Eco. Por castigo, el mancebo fue condenado a apasionarse de su imagen reflejada en una fuente, y esta admiración incansable lo llevó a acabar arrojándose a las aguas.

Dejando atrás el mundo de los mitos y las leyendas y arribando al de la verdad y la realidad, al de una sociedad tan atormentada por cambios y movimientos culturales espontáneos llegó una tendencia capaz de clasificar a un tipo de hombre como narcisista. Ellos son los metrosexuales quienes, por lo general, cuidan demasiado de su adorno y compostura, se creen galanes de telenovelas  y no vacilan en mostrarse enamorados de sí mismo. ¿Serán los Narcisos del siglo XXI? ¿Cómo los especialistas explican esta tendencia masculina iniciada en los 90?

Una historia de pocos años

Una definición del nuevo hombre de estos tiempos fue expresada por el escritor y periodista británico Mark Simpson, en 1994. Él los calificó como metrosexuales, ellos simplemente son personas a quienes les gusta arreglarse, vestir a la moda y sienten gran preocupación por su imagen. Simpson solo trató de dar un nombre a lo que en realidad ha existido durante mucho tiempo, pues lo único diferente es el nuevo estereotipo de varón,  posiblemente en contacto con su parte femenina, pero sin ningún miedo a exteriorizarlo.

La sociedad actual, en consecuencia con este tema, abraza múltiples criterios como la de Gabriel M*, licenciado en Arquitectura, quien  señaló: “Yo puedo coincidir con el periodista Mark Simpson en algunos aspectos, en todos no, pues el hombre debe cuidarse el físico, pero no llegar a exponer su lado femenino con tanta libertad. Me gusta estar a la moda y preocuparme a veces por mi apariencia, aunque siempre tengo presente el límite entre lo femíneo y lo varonil”.

Osnay Lorenzo Pérez, sociólogo graduado de la Universidad de La Habana, afirmó: “El metrosexualismo es resultado de una  construcción social. Una representación de las necesidades de un tipo de hombre que por estar cuidado no debe ser tildado de homosexual ni corresponde asegurar la pérdida de su condición masculina.”

El metrosexual, ¿homosexual o no? 

Varios son los estudios que han revelado la no existencia de una conexión entre el metrosexualismo y la homosexualidad, pues esta manifestación varonil no va encaminada a una orientación sexual específica, sino a una social.

“El hombre es mucho más andrógeno en nuestra sociedad actual, más femenino, no afeminado, sino femíneo en la concepción femenil de la socialización”, manifestó el Doctor Julio César González Pajés, profesor de la Universidad de La Habana y coordinador de la Red Iberoamericana de Masculinidades, en su trabajo sobre los metrosexuales y la aceptación de estos en el mundo.

De igual forma, Daniela Fernández Falcón, estudiante del preuniversitario en el campo Jorge Dimitrov, comentó: “A mi entender,  y por lo que he visto en muchos lugares, creo en la existencia de  metrosexuales gay y otros heterosexuales, una cosa no tiene relación  con la otra. Me gusta esa nueva tendencia, es bueno ver a los hombres preocupándose por su apariencia. Mi novio se saca las cejas, afeita y cuida de él. A mí  eso me atrae, no creo en ese criterio tan absoluto de ‘metro’ igual a ‘homo’ ".

Según la psicóloga Yaimara Oliver Rodríguez, “el metrosexualismo tiene orígenes psicológicos y también sexuales. Este movimiento más bien es una conducta social  porque es la sociedad la que establece un parámetro de belleza y todos tratan de acoplarse con el indicador de cambio establecido,  e incluso piensan en superarlo.”

David Beckham, el líder oficial del movimiento y jugador de fútbol del equipo Real Madrid, se encuentra casado y afirma en muchas ocasiones que no vacila en aparecer ante el público con las uñas pintadas o con el cabello trenzado.

A su vez, Javier R*, bailarín de un grupo de danza villaclareño, declaró: “Yo soy homosexual y también metrosexual. Mi trabajo requiere de una belleza estética la cual debe prevalecer, pero tengo compañeros de oficio que no son gay y sí muy ‘metros’; en sí, nos arreglamos porque para nuestra profesión es algo esencial”.

Las sociedades actuales están cada vez más inundadas de hombres que se consideran metrosexuales y viven armoniosamente sin complejos por su inclinación femenina.  Así, Lázaro Pozos, estudiante del Instituto Politécnico de Informática de Centro Habana, expresó: “No me siento amenazado por la homosexualidad y tampoco llega a incomodar mis sentimientos lo que las personas piensen. Esto es parte de un juego y yo estoy cómodo: con las cejas sacadas, el pelo pintado y el cuerpo afeitado”.

Libertad…, liberalismo…., libertad….

“El metrosexualismo es una manera de eliminar los roles de género, de asumir la vida en consonancia con la modernidad. Los hombres han ido liberándose de los prejuicios sociales, así como las mujeres lo hicieron. Este fenómeno va a ser el resultado de la evolución de la sociedad”, enunció Denisse Ferrero Gómez, profesora de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana.

A lo largo de la evolución de la tendencia masculina,  muchos son los especialistas y las personas que llegan a pensar en la no existencia de indicadores de cambio, sino en ciertos estereotipos, los cuales la  gente joven está tratando de llevar a un nuevo  mundo y a una sociedad más diversa.

También el  graduado en Informática Joan Manuel González piensa en la no existencia de una liberación de los prejuicios masculinos y opinó: “Yo podré vestir bien y arreglarme para salir, pero es solo por las chicas, en el fondo mi familia y todo el extraño que pase por el costado mío siempre me verá como algo raro. Para mí, el hombre nunca será más libre, siempre existirán los pensamientos machistas, y  yo a veces los  asumo”.

A pesar del cambio en el físico y en la forma de vivir de los hombres que representan esta tendencia, en muchos de ellos no cambia su manera de pensar. Todo se resume en lo que llamó el Doctor Julio César González Pajés como “manierismos”, lo cual no significa un cambio en la concepción machista, sino en la estética.

Según la psicóloga jubilada Niuris Hernández, siempre habrá una contradicción entre la liberación de los prejuicios femeninos y los masculinos: “Las mujeres se alejaron de sus ataduras sociales y dejaron atrás toda la ideología y privación de libertad existente, y esto le falta a la emancipación  varonil, a ese cambio de estética. Pienso en la obtención más superficial de la liberación de los hombres, aunque estas modificaciones y sustituciones indiquen una reflexión, este no será un reemplazo total de todos los obstáculos para lograr un alejamiento de las trabas del mundo actual”.

Los estereotipos, el sexismo, los modelos tradicionales masculinos y la timidez, se convierten en el tema  a tratar por los nuevos hombres,  ya sean metrosexuales o chicos comunes, pues una parte de la sociedad no acepta totalmente este movimiento en todas sus dimensiones.

Rodolfo Matos, doctor del municipio de Centro Habana,  manifestó: “El metrosexualismo es una libertad que el hombre tiene, un derecho a pensar, aunque todavía existan hoy en el mundo opiniones sexistas en cuanto al tema”.

Sin embargo, el sociólogo Osnay Lorenzo Pérez, argumentó: “El metrosexualismo está más aceptado que otras tendencias sociales. Actualmente las personas ven mejor a un hombre de este movimiento y no a uno homosexual, aunque hay una tendencia a no caer en la homofobia y el repudio por parte de algunas capas de nuestra población.”

Los hermanos Andy y Anwar Hussein son dos yemenitas radicados  en nuestro país. Ellos no conocían acerca del concepto de metrosexualismo y coincidieron en  su respuesta al afirmar que en su  país se es homosexual solamente por “hacer cosas de las mujeres”. Manifestaron satisfacción por ver solamente esas actuaciones femeninas en las damas y no en los caballeros.

Un nuevo tipo de hombre. ¿Él o yo?

El metrosexual es un hombre sofisticado e impecable, pero no pocas mujeres se sienten amenazadas con la reacción algo femenina -sin llegar a perder la  masculinidad-,  de su esposo o novio.

Reina Castaneda, estudiante de la Facultad de Superación del Nivel  Medio del municipio de Centro Habana, opinó acerca de su gusto personal por los metrosexuales: “Yo no estaría con un hombre que se saque las cejas y pinte el pelo. No es un radicalismo de mi parte, pero el hombre que esté conmigo debe ser muy masculino”.

Así mismo, Dargis Herrera, estudiante de tercer año de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, declaró   que si su pareja fuera muy metrosexual se sentiría como si le estuviera haciendo la competencia.

Encuestas realizadas con fines científicos acerca de esta nueva tendencia social revelan que muchas mujeres no ven el metrosexualismo como algo para atribuir  belleza a los hombres. Para ellas, el “varón” que adopte esa postura, no estará dentro de sus posibilidades ni de sus razonamientos lógicos.

Según Camila Larramendi Martínez, estudiante de Medicina del municipio Caimito, en La Habana, “los metros” son su prototipo de hombre y afirmó: “Para mí, el metrosexual es el deseo de toda mujer. Un hombre masculino, pero con una mezcla de pasión, elegancia, cuidado y ternura. En lo particular, me gustan los chicos así.

“Como mismo digo eso, no pienso que él me quiera superar en cuanto a  belleza, al contrario, tal vez hasta colabore con el mejoramiento de mi apariencia. Los metrosexuales son bien lindos y conocen mucho de estética”.

A su vez, Raúl P*, trabajador en una tienda del Grupo Comercial Palmares, señaló: “Yo soy metrosexual y cuido mucho mi cuerpo, pero no creo hacerle una guerra a la pareja que esté a mi lado, al contrario, a ella le gusta verme bien arreglado”.

De igual forma, el filósofo Oscar Márquez Torres reflexiona acerca de la forma de manifestarse de estas personas y declara: “Creo que es un poco injusto el concepto de metrosexual porque el ser humano constantemente está  tratando de parecer  otro hombre y cuidando de su sexualidad. El varón cambia, pero la mujer también lo hace. Todo va en la forma de pensar de los individuos, pues por ejemplo, los aborígenes usaban el pelo largo y se decoraban el cuerpo, ¿por eso los vamos a catalogar de homosexuales o de querer superar a sus parejas?”

¡Hola! , somos iguales a los demás

El metrosexualismo es una corriente social que está avanzando muy rápido en relación con otros problemas de la población y el mundo de hoy. Ella trata de lograr en el hombre un abandono de su descuidado aspecto y una transformación en ser deseado por las féminas, en dependencia del gusto particular de cada una.

Rodney Rodríguez Toledo, estudiante de Estomatología del municipio Bauta, manifestó: “Lo más deseado por mí es que las personas no  metrosexuales observen este fenómeno con buenos ojos. ¿Por qué me repudian por mi apariencia diferente? Yo me siento bien así y nunca pensaré en cambiar solo por unos cuantos desconocedores del significado de la libertad de expresión”.

Personas como Romelia López, ama de casa, no vacila en defender a los metrosexuales: “Yo nunca veré mal esta tendencia, cada quien hace y se pone lo que le gusta, ellos son seres iguales a los demás. Simplemente por pintarse el pelo u otra cosa, ¿no los vamos a recibir entre nosotros?, ¿y si es un hijo o  nieto?”

Los metrosexuales son hombres de estos tiempos que viven rompiendo esquemas y su modo de vida no va orientado solo a un determinado  narcisismo, la finalidad de ellos está más encaminada  a la forma de seducción de las mujeres y a la propia manera de sentirse cómodos consigo mismo.

No todas las personas piensan igual acerca del nuevo hombre de estos años, el metrosexual; el trabajador del centro gastronómico Las Palmitas, del municipio de Bauta, Miguel Almaguer Castillo, opinó: “Yo no lo veo bien, para mí eso no es propio de un hombre. Allá el que se lo permita a su hijo, yo no toleraría algo como la sacadera de cejas y el pelito pintado”.

A su vez, Alejandro Masón Santana, estudiante de Ingeniería Mecánica del Instituto Superior Politécnico José Antonio Echevarría, expresó: “Yo me considero metrosexual, pero en el fondo sé que mis padres y familiares no lo aceptan del todo. ¡Hola!, somos iguales a los demás”.

Nota: Los nombres de algunas de las personas que ofrecieron sus declaraciones fueron sustituidos por seudónimos con el fin de respetar su privacidad (*).

Recuadro 1

Resultado de encuesta realizada a 70 personas

Opiniones sobre los metrosexuales                Cantidad de personas         
Homosexuales                                                           60%
Narcisistas                                                                 20%
Las dos cosas                                                           10%
Personas normales                                                     5% 
Sin opinión                                                                   5%       
                       
Recuadro 2

¿Narcisistas o no?

Narciso, en una contemplación absorta de su imagen, acabó arrojándose a las aguas. En el lugar donde cayó el cuerpo de este precioso mancebo creció una hermosa flor que hizo honor al nombre del joven deseado por todos.

En el uso corriente el narcisismo designa un enamoramiento  de sí mismo o una vanidad basada en la imagen propia o ego. El término fue acuñado por el médico neurólogo austriaco Sigmund Freud y las principales consecuencias son los trastornos de personalidad, así como la necesidad excesiva de admiración y afirmación.

Los metrosexuales son hombres refinados y muy sensibles, quienes se ubican en el lado más femenino de la masculinidad. Ellos cuidan de su figura e imagen, a algunos les atraen mucho las mujeres, aunque incorporan de éstas ciertos gustos y acciones de su forma de vida. Entonces, de cierta manera: ¿Serán los metrosexuales los Narcisos del siglo XXI?

Ficha Técnica:

Tema: El metrosexualismo

Propósito: Abordar las diferentes características del   metrosexualismo.

Objetivos colaterales: Tratar de brindar una explicación acerca de la inclinación sexual de los hombres que adoptan en su vida esta tendencia. Exponer la reacción de las personas ante determinado fenómeno. Presentar una reflexión acerca de la igualdad y la libertad de pensamiento que debe existir respecto a este grupo de hombres. Dar al lector un espacio para que pueda sacar sus propias conclusiones del tema. Ver las reacciones de las personas y la de los hombres que se reconocen metrosexuales.

Estrategia de fuentes: Principalmente personas de la sociedad cubana, de distintas edades y profesiones. El especialista en el tema en nuestro país y muchas fuentes documentales, o sea, libros, revistas, programas de televisión y sitios web que abordan el tema.

Soportes a emplear:

Hecho: El metrosexualismo en las sociedades de hoy día.

Contexto: Señalización de las características del metrosexualismo en consecuencia con las personas que no practican esta tendencia social.

Antecedente: Principales rasgos de estas personas y el por qué del auge del fenómeno en estos momentos.

Proyecciones: Realizar un análisis del alcance del hecho en estos tiempos y brindar al lector independencia para que pueda sacar sus propias conclusiones. Reconocer el ascenso del metrosexualismo en las sociedades actuales.

Fuentes:

Gabriel M*, licenciado en Arquitectura.
Doctor Julio César González Pajés, profesor de la Universidad de La Habana y coordinador de la Red Iberoamericana de Masculinidades.
Daniela Fernández Falcón, estudiante del Instituto Preuniversitario en el Campo Jorge Dimitrov.
Javier R*, bailarín de un grupo de danza villaclareño.
Lázaro Pozos, estudiante del Instituto Politécnico de Centro Habana.
Denisse Ferrero Gómez, Licenciada en Letras y profesora de la facultad de Artes de la Universidad de La Habana.
Joan González, graduado en Informática.
Rodolfo Matos, doctor del municipio de Centro Habana.
Andy Hussein y Anwar Hussein, extranjeros de la República de Yemen.
Reina Castaneda, estudiante de la Facultad de Superación de Centro Habana.
Dargis Herrera, estudiante de tercer año periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana.
Camila Larramendi Martínez, estudiante de Medicina del municipio Caimito, de provincia La Habana.
Raúl P*, trabajador de una tienda del Grupo Comercial Palmares.
Rodney Rodríguez Toledo, estudiante de Estomatología de la Clínica Dental del Municipio Bauta.
Romelia López, ama de casa.
Miguel Almaguer Castillo, trabajador del centro gastronómico del municipio Bauta Las Palmitas.
Alejandro Masón Santana, estudiante del Centro Universitario José Antonio Echevarría.
Yaimara Oliver Rodríguez, psicóloga graduada de la Universidad de La Habana.
Oscar Márquez Torres, filósofo y profesor de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana.
Niuris Hernández, psicóloga jubilada.
Osnay Lorenzo Pérez, sociólogo.

Sitios web:
http//es.wikipedia.org
http//www.laflecha.net “La moda de los metrosexuales”
http//www.esmas.com “Es una clase de hombre que conocen de moda y cosméticos”
http//www.lanacion.cl “Ubersexuales” jubilan a los “metrosexuales”
http//www.mujeresoy.com  “¿Qué es el hombre metrosexual?”
http//funversion.universia.es “Metrosexual: el nuevo hombre”
http//www.terra.com   “El metrosexual: el hombre del siglo XXI”
http//www.sitiosargentina.com  “¿Qué es un metrosexual?”
http//www.somosjovenes.cu  “Ser o no ser  metrosexual”
http//www.kaosenlared.net  “Crítica a  un artículo sobre los llamados “metrosexuales” que saliera en Juventud Rebelde”
http//www.juventudrebelde.cu “Cuba no escapa a la llamada metrosexualidad”
“Aumentan hombres que usan atributos femeninos”
                    
Textos Complementarios: Tabla basada en una encuesta realizada a 70 personas de diferentes edades y rangos sociales y un recuadro con el fin de tratar de explicar el narcisismo.

Tipos de juicios:

Se utilizaron juicios analíticos para demostrar el concepto y mediante las opiniones de los entrevistados que el lector pudiera arribar a sus propias conclusiones. Estos fueron empleados en todo el reportaje y también se usaron juicios de otros tipos como los desarrollados por: Denisse Ferrero, Gabriel M*, Javier R*, Daniela Fernández Falcón, Camila Larramendi. 

Se emplearon juicios de valor, pues las fuentes consultadas ofrecieron opiniones sólidas y contundentes respecto al tema a tratar.

Se emplearon juicios también disyuntivos porque se presentan situaciones contrapuestas y comparaciones. En la mayoría del trabajo se muestra este tipo de juicio, pues se está poniendo constantemente una opinión de un entrevistado en contradicción con la de otro.

Tipo de título: Llamativo
Tipo de entrada: Anecdótica
Tipo de cuerpo: De bloque temático, pero también de contrapunto, pues en el trabajo hay una continuación de opiniones diversas y estas se suceden en un determinado tema o idea que tiene su origen en el inicio del elemento.
Tipo de transiciones: Las transiciones utilizadas sirvieron para darle una continuidad o una relación con algún tema expresado en el párrafo anterior. Se utilizaron transiciones como: de igual forma, a su vez, sin embargo, así mismo, según, etc. También los subtítulos que sirvieron para darle de cierta forma un cierre a un tema y el comienzo a otro.

Ejemplo:

Reina Castaneda, estudiante de la Facultad de Superación del municipio de Centro Habana, en cuanto al tema afirma: “Yo no estaría con un hombre el cual se saque las cejas y pinte el pelo. No es un radicalismo de mi parte, pero el hombre que esté conmigo debe ser muy masculino”.

De igual forma Dargis Herrera, estudiante de tercer año de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana señala que si su pareja fuera muy metrosexual se sentiría como si le estuviera haciendo la competencia.

Ejemplo:

Esto es parte de un juego y yo me veo bien así: con las cejas sacadas, el pelo pintado y el cuerpo afeitado”.

Libertad…, liberalismo…., libertad….

“El metrosexualismo es una manera de eliminar los roles de género, de asumir la vida en consonancia con la modernidad.

Tipo de cierre: De conclusión o de resumen dado por la opinión de una fuente.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris