Facebook Twitter Google +1     Admin

UNA “PELEA” QUE SE BAILA EN LA HABANA

20110527033627-tony.jpg

Este trabajo obtuvo el Segundo Premio en la categoría de Fotorreportaje, en el Forum Estudiantil de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, edición del 2011.

Texto y fotos:
LUIS ANTONIO GÓMEZ PÉREZ,
estudiante de tercer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Hacer deportes es una buena forma de emplear el tiempo libre, muchos son quienes en las horas de ocio asisten a un gimnasio o juegan fútbol o béisbol. También por estos días es frecuente tropezarse en cualquier parque o esquina con grupos más “alternativos” que se reúnen para aprender pasos de modernos bailes o fortalecer el cuerpo y el espíritu practicando artes marciales.

Días atrás encontré uno de estos grupos en el parque Máximo Gómez, cerca del Túnel de La Habana y, a primera vista, me resultó difícil precisar si bailaban o combatían. Aunque había oído hablar con anterioridad sobre la Capoeira, estilo de lucha mezcla de danza y de arte marcial, no imaginaba que también se practicaba en Cuba. Decidí volver, pero esta vez cámara en mano.

La escuela del profe Chocolate no es el único lugar en La Habana para aprender esta modalidad de pelea, existen varios profesores en otros municipios de la capital y muchas veces se ponen de acuerdo para realizar encuentros entre sus estudiantes. Por lo general, cada sábado varios capoeristas se reúnen en las inmediaciones del Capitolio para poner en práctica sus habilidades.

La Capoeira fue introducida en América por los prisioneros negros procedentes de África que los europeos trajeron a sus colonias en el nuevo mundo. Una vez aquí, los esclavos perfeccionaron un estilo de lucha que, disimulado tras la música y el canto, hiciera creer a sus amos que solo se trataba de una danza ritual. Hoy la Capoeira se considera un arte marcial afro-brasilero, pues fue en esta región donde mayor desarrollo alcanzó y donde más se practica en la actualidad.

Según Chocolate, sus estudiantes no solo aprenden los movimientos y posiciones de ataque y defensa, también deben dominar la historia de la Capoeira y conocer los cantos con que se acompaña la roda, especie de círculo en cuyo centro dos o más capoeiristas realizan el juego. Con el tiempo, algunos hasta aprenden a tocar el berimbau, instrumento musical que marca el ritmo de las peleas y estimula a los participantes.

Pie de fotos: Capoeira no es solo un deporte o un arte marcial, también es una manera de hacer buenos amigos.

 

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris