Facebook Twitter Google +1     Admin

PLANETARIO AL DESCUBIERTO

20130421031000-sandra.jpg

De la mano del doctor Augusto Oscar Álvarez Pomares nos llegan los misterios ocultos tras los planetas, la escalera en espiral y la esfera gigante.

Texto y foto:
SANDRA MADIEDO RUÍZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

“Hay quienes están en el pueblo y no ven las casas”, reza un viejo refrán. Así mismo ocurre con el Planetario de la Habana Vieja, donde los visitantes se maravillan frente a las escenas espaciales y pasan de prisa ante cada planeta, efecto especial y escalera en espiral, los cuales cuentan una historia verídica.

“El museo es el sitio más idóneo para motivar la pasión de la gente por la ciencia mediante la Astronomía”, expresa el astrofísico Augusto Oscar Álvarez Pomares al referirse a su obra cumbre. Por ser el hilo conductor desde que era una simple idea hasta la concepción final del proyecto.

El hombre sabio ha sabido mezclar la humildad con sus conocimientos. Es el Editor Ejecutivo de la revista de la Academia de Ciencias y miembro de la Unión Astronómica Internacional, quien nos  revela los enigmas de la institución.

-Doctor, ¿qué historias

cuenta el sitio?

En el Planetario representé al Sistema Solar en dos escalas de forma tal que evidenciaran una situación real. “Las personas entran al museo interactivo y ven a los planetas como estarían el 21 de junio de 1986. Esa fecha me gustó muchísimo por dos cosas: por ser el solsticio de verano, pues durante este la inclinación del eje de la Tierra va directo al Sol y debido a que en el año 1986 el cometa Halley se encontraba dentro de la órbita de Júpiter.

Los visitantes observan una revolución tecnológica mediante la mezcla de sonidos, efectos especiales y luces para explicar de una forma amena e instructiva la Teoría del Big Bang.

“A través de una rampa en forma de escalera en espiral se asciende hasta la puerta del teatro, en el que se evidencia el trayecto cósmico desde el Big Bang hasta el siglo XXI”, explica Oscar Álvarez.

-¿Tiene curiosidades la esfera?

Sí, evidencia la superficie del Sol real, con manchas solares y otros detalles en el verano del año 1972, en honor a los primeros trabajos de los astrofísicos cubanos.

-¿Qué importancia tiene

el museo interactivo?

Tiene el objetivo de fascinar a cualquier persona por la actividad científica en general. Posee fines didácticos, pues el que no conoce de Astronomía comprende lo que se muestra y el que sabe de vuelos espaciales aprecia que exista en Cuba un centro para el disfrute de esa apasionante ciencia. Además, asume una gran repercusión social, pues ante la maravilla y la tecnología, las explicaciones deben llegar a todos los sectores.

-Doctor, ¿el 21 de diciembre

es el fin del mundo?

¡Por supuesto que no! El 21 de diciembre (2012) a las doce de la noche no va a ocurrir ningún evento astronómico especial, a no ser un terremoto en cualquier parte del orbe u otro ciclón. Lo único que sí está es el solsticio de invierno, que es la noche más larga y día más corto del año.

Pie de foto: El doctor Augusto Oscar Álvarez Pomares desde su casa explica que detrás de cada obra expuesta en el Planetario de la Habana Vieja hay una idea bien pensada con el objetivo de hacer  de nuestro museo uno de los más reales del mundo.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris