Facebook Twitter Google +1     Admin

RÉQUIEM POR EL GOL

20130908154626-autie.jpg

Los problemas de organización interna, la economía y la poca cobertura mediática atentan contra el desarrollo balompédico en la Mayor de las Antillas.

LUIS ALBERTO AUTIÉ CANTÓN,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

El 2013 trajo buenas nuevas al fútbol cubano, pues la Selección Nacional ganó por primera vez la Copa del Caribe de la disciplina, y su similar en la categoría de menores de 20 años (sub-20) alcanzó un inédito cupo para el Campeonato Mundial. Sin embargo, estos triunfos no despejan las dudas en torno al desarrollo del balompié en la Isla, que sigue dejando mucho que desear cada vez que afronta torneos de mayor envergadura.

José Luis López Sado, periodista especializado en fútbol del diario Juventud Rebelde, considera que los problemas surgen desde la base, cuando los niños empiezan en el área deportiva, y están relacionados tanto con el aspecto económico como con el sector técnico- metodológico.

“Las dificultades van desde la carencia de balones, hasta el bajo nivel de preparación de entrenadores, lo que lastra el desarrollo de los jugadores. Las deficiencias se arrastran durante todas las etapas y se reflejan en el equipo nacional”, acota.

Según opina el albañil Gerardo Coto, del municipio Plaza, “el fútbol no está en la idiosincrasia del cubano. Vivimos en un país eminentemente beisbolero, lo que nos gusta es la pelota. Jamás verás más personas en el estadio Pedro Marrero que en el Latinoamericano. Nunca vamos a lograr nada en este deporte, porque no lo llevamos dentro”.

No obstante, la historia refuta esa teoría, pues una selección cubana tomó parte en el Mundial de 1938, en el cual llegó a instancia de cuartos de final. Como revela el portal digital blogdelfutbolcubano.com, el equipo criollo en aquella época era considerado una potencia en el área caribeña, superior, incluso, a países con gran tradición actual como Colombia y México.

Países considerados potencias futbolísticas en América, como Brasil, Argentina y Uruguay, tienen Ligas donde se juega a un nivel muy elevado y cuentan con una excelente organización de los eslabones inferiores, dígase canteras y academias. “Todo ese trabajo desde las edades tempranas incide directamente en la calidad del balompié que se juega en esos lugares”, explica Aliet Arzola Lima, periodista de Granma.

En las calles y escuelas se puede ver a niños de diferentes edades jugando, asegura Arturo Dalmau, practicante de este deporte en el preuniversitario Saúl Delgado, del municipio capitalino Plaza de la Revolución.

“Algunos son bastante buenos, tienen técnica. Creo que no se lleva a cabo un buen trabajo de captación de talentos, como se hace en todo el mundo. De la calle salieron Messi, Maradona y Pelé. Estoy seguro de que en los barrios pueden estar los jugadores que nos regresen a un mundial”, reflexiona.

La difusión mediática brindada al deporte de las multitudes en la Isla pudiera contribuir a su impulso y sería el detonante de su mejoría,  como aprecia Darío Suárez, integrante de la selección de La Habana.

“La radio y la televisión deberían transmitir al menos un partido de cada jornada del Campeonato Nacional, ya que ponen bastantes juegos de ligas extranjeras. Algunos hablan de que el fútbol cubano es poco seguido por su baja calidad, pero  estoy seguro de que si se divulgara más, nuestros torneos domésticos serían muy seguidos”, opina.

Las principales ligas del planeta cuentan en su cronograma con entre 30 y 38 jornadas de partidos. Si se suman, además, las copas nacionales e internacionales y los topes amistosos con sus selecciones, los jugadores foráneos disputan alrededor de 65 juegos en una temporada.

Para José Duniel Vallejo, entrenador de la categoría 9-10 en el municipio Playa, otros factores que influyen en el bajo nivel de los futbolistas cubanos, son los pocos partidos que acumulan durante una temporada. Los equipos que no superen la fase eliminatoria del Campeonato Nacional, dirimirán solamente seis encuentros.

“Los torneos a nivel nacional, aún cuando se han incrementado, son de corta duración. También hay que tener en cuenta el poco roce internacional de nuestros jugadores. La Copa de Oro y las eliminatorias mundialistas son las únicas opciones que tienen de ver un fútbol diferente al nuestro. Estos problemas los coloca en desventaja a la hora de desarrollar habilidades, mañas y picardías propias del juego fuera de casa”, critica Vallejo.

Con respecto al tema, Antonio Garcés, vicepresidente de la Asociación de Fútbol de Cuba (AFC), explica que “con la nueva estructura del Campeonato Nacional de Fútbol los conjuntos que lleguen a la fase final habrán disputado 30 partidos, y contarán con jugadores de refuerzos de las oncenas que hayan quedado por el camino.

Agrega que al finalizar la competencia se realizará un torneo élite con los mejores futbolistas de la justa, agrupados en cuatro equipos: “Así se concentrará la calidad. Se invitará también a selecciones foráneas para que participen y se elevará el nivel de la competencia. El fútbol cubano va pasito a pasito, pero avanza”.

Pie de foto: En cualquier calle se pueden ver niños de diferentes edades jugando al fútbol.

Ficha técnica:

Tema: El desarrollo del fútbol en Cuba.

Objetivo principal: Exponer los problemas que impiden el desarrollo del fútbol en Cuba.

Objetivos colaterales: Analizar la estructura del Campeonato Nacional de Primera Categoría. Demostrar el mal funcionamiento de las vías de captación de talentos. Exponer la mala cobertura mediática de los torneos.

Fuentes consultadas:

Documentales:

Reglamento del Campeonato Nacional de Primera Categoría.

Historia del fútbol Cubano.

Ediciones digitales de los diarios Juventud Rebelde, Granma, Marca (España) y As (España).

Sitio web www.blogdelfutbolcubano.com

Documentos del proyecto Un gol por Cuba, de la UNICEF.

No documentales:

Gerardo Coto, albañil;  José Luis López, periodista; Aliet Arzola Lima, periodista; Arturo Dalmau, aficionado; Darío Suárez, futbolista; José Duniel Vallejo, entrenador; Antonio Garcés, vicepresidente de la Asociación de Fútbol de Cuba (AFC)

Tipos de juicios:

Lógicos: Gerardo Coto, Arturo Dalmau y Darío Suárez (No son especialistas).

De valor: José Luis López, Aliet Arzola Lima, José Alejandro Vallejo, Antonio Garcés (Dan juicios especializados sobre el tema).

Soportes:

Hecho: El fútbol cubano no logra un despegue a pesar de victorias aisladas.

Antecedentes: Cuba no se clasifica a un Mundial de la máxima categoría desde 1938.

Contexto: Victoria de Cuba en la Copa del Caribe y clasificación de la selección nacional para el Mundial Sub-20. Período de clasificación mundialista.

Proyecciones: Buscar las herramientas para desarrollar mejor el fútbol cubano.

Tipo de título: Genérico.
Tipo de lead: Especial De contraste.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris