Facebook Twitter Google +1     Admin

EL SUEÑO IRREALISTA DE UN PUENTE CULTURAL

20130928205727-lam.jpg

Las controversias alrededor de la participación de Vietnam en la Feria Internacional del Libro 2013, la actividad anual más importante para los lectores cubanos.

Texto y foto:
LAM NGUYEN THANH,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Otra Feria Internacional del Libro terminó su viaje por toda la Isla. Es uno de los eventos culturales anuales más importante de Cuba, donde se honran a varios escritores cubanos y atrae miles de visitantes nacionales e internacionales cada año. Esta edición contó con la decimocuarta participación de Vietnam, sin embargo, una vez más careció la nación asiática de presencia relevante para el público cubano.

Vietnam presentó en su sede aproximadamente 100 títulos de libros, pero la mayoría editados en idioma vietnamita, algunos se publicaron de forma bilingüe vietnamita-inglés, mientras en español se cuentan con los dedos de una mano y sus temas no son realmente abundantes o diversos.

“Me gustaría conocer más sobre la gastronomía, los festivales tradicionales y los paisajes naturales de Vietnam porque, por lo general, todos los países orientales siempre constituyen un enigma para nosotros. Pero qué lástima, los libros aquí solamente se refieren a la historia nacional”, expresó Joel Rodríguez Batista, 24 años, estudiante de Estomatología de la Universidad de La Habana.

“Hay que admitir que el idioma es una barrera muy compleja. En Vietnam, rodeado de habla inglesa, francesa y china, no existe amplio espacio para otros idiomas que aún siendo importantes en el mundo no son altamente conocidos, es el caso del español. Por eso frecuentemente encontramos dificultades en la tarea de traducción”, explicó Nguyen Pham Quang Vinh, trabajador de la Editorial The Gioi.

Pero otros aspectos como la organización del stand vietnamita dentro del evento, tampoco fue satisfactoria: hubo poco dominio del idioma español de sus trabajadores, lo que conllevó a un déficit en la atención e información brindada al público; también insuficiente decoración del espacio con elementos tradicionales como el resto de los participantes, entre otros factores. 

“Visité la sede de Vietnam tres veces en tres días diferentes, pero allí solo encontré una vez a su trabajador, fue un estudiante que me regaló algunas revistas, pero no me pudo explicar mucho sobre los libros que me interesan” expresó Guadalupe Fernández Malavé, una lectora pinera de 48 años.

“En realidad, la embajada confía todos los trabajos de la Feria a la Unión de Juventud Vietnamita (UJV). Distribuimos tareas a cada miembro del Comité, que todos son estudiantes. Por eso, el horario para trabajar en la Feria es muy limitado”, expresó Nguyen Hoang Gia Bach,  presidente de la organización en Cuba.
En La Habana hay más de 50 estudiantes vietnamitas que están realizando su curso universitario, sin embargo, al visitar la Feria de Libro, no muchos jóvenes se detienen en la sala de su país.

Sobre esta situación, comentó Ngo Minh Duc, estudiante de cuarto año de Periodismo, Universidad de La Habana: “He visitado la sala de Vietnam por tres años diferentes, pero me parece que los libros de todos los años son casi similares. Así mismo las decoraciones: un sombrero, dos trajes tradicionales, y la bandera en el centro”.

En realidad, la historia sobre la participación superficial de Vietnam en las Ferias Internacionales del Libro no solo se encuentra en la Feria organizada en Cuba. Ha participado en eventos parecidos desde el año 1990, en Frankfurt, Moscú, Pekín, Seúl…, pero no puede alcanzar resultados notables. Los libros que se presentan están destinados solo a exposición y posteriormente se donan a bibliotecas del país acreditado o se guarda para próximas ferias.

Rocío de los Ángeles Cruz Toranzo, voluntaria cubana en la sala de Japón, comentó que en la Feria también exponen otros países que vienen sin libros de venta como Vietnam, sin embargo, poseen muchas maneras para divulgar su cultura: “En la sala de Japón, presentamos a los lectores el Kimono, el traje tradicional; sobre Manga, los animados; caligrafía y origami, el arte de plegar papeles para obtener figuras de formas variadas. De esta manera se integra el público y se fusionan culturas”.

Además, mientras todos los libros en la Feria deben tener la numeración estándar de libros ISBN -el criterio imprescindible de la publicación profesional-, los de Vietnam todavía no se registran. Este país es miembro de la Asociación de la Publicación de ASEAN, de la Cooperación Económico de la Pacifica de Asia (APEC) y la Organización Internacional de ISBN, pero en realidad, está gastando excelentes oportunidades para popularizar su cultura y aprovechar las potencialidades para desarrollar su industria de publicación.

Nguyen Bac Son, ministro de Cultura–Comunicación y Turismo de Vietnam, señaló: “La relación diplomática entre Vietnam y Cuba está desarrollándose en varios aspectos y esta es la ocasión favorable para promoverla de una manera más profunda”.

Sin embargo, ¿hasta qué punto puede Vietnam perfeccionar su “puente cultural” para con los lectores de la Feria Internacional de Libro o constituye este solo una utopía por siempre?

Pie de foto: El pabellón de Vietnam en la Feria Internacional de Libro en La Habana.

FICHA TÉCNICA:

Tema: La participación de Vietnam en la Feria Internacional de Libro 2013 en La Habana, Cuba.

Propósito central: El incumplimiento de los objetivos con que se planificó por Vietnam al participar  en este evento cultural.

Propósito colateral: Mostrar la preparación escasa de Vietnam para la Feria, en comparación con otras naciones invitadas (sobre idioma, decoración, traducción…); Comentar la situación general de Vietnam en las Ferias del Libro internacionales.

Estrategias de fuentes:

Nguyen Bac Son, ministro de Cultura–Comunicación y Turismo de Vietnam.

Nguyen Hoang Gia Bach, presidente de la Unión de la Juventud Comunista  Ho Chi Minh (UJC) en Cuba.

Nguyen Pham Quang Vinh, trabajador de la Editorial The Gioi.

Rocío de los Ángeles Cruz Toranzo, voluntaria cubana en la sala de Japón.

Ngo Minh Duc, estudiante vietnamita que ha visitado la Feria, y exclusivamente la área de Vietnam.

Joel Rodríguez Batista y Guadalupe Fernández Malavé, lectores cubanos.

Soportes:

Hecho: La participación  insatisfactoria  de Vietnam en la Feria Internacional de Libro en La Habana.

Contexto: La relación diplomática entre Vietnam y Cuba se desarrolla en varios aspectos, especialmente cultural, que la participación anualmente de Vietnam en la Feria Internacional de Libro celebrada en La Habana es un manifiesto.

Antecedente: Vietnam también tomó parte en las Ferias anteriores.

Tipo de juicios:

Juicio de valor: Opiniones del trabajador de la Embajada, del jefe de ANV, el presidente de UJC.

Juicio disyuntivo: Los criterios de lectores cubanos y el estudiante vietnamita.

Juicio analítico: Se muestra en las informaciones sobre el incumplimiento los objetivos de Vietnam al participar en la Feria.

Tipo de título: Genérico.
Tipo de lead: Sumario de Qué.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris