Facebook Twitter Google +1     Admin

¿CAJITA DE PANDORA?

20140514033454-monica.jpg

La implementación progresiva de la televisión digital en Cuba mejora considerablemente la calidad de las señales audiovisuales, sin embargo, aún quedan algunas asperezas por limar en este proceso.

MONICA LEZCANO LAVANDERA,
estudiante de primer año de Periodismo.
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

A más de 60 mil hogares cubanos llega hoy la señal de la Televisión Digital Terrestre (TDT), tecnología que desde junio del pasado año (2013) se implementa gradualmente en áreas de prueba de todo el país con un elevado por ciento de aceptación, aunque existen inconvenientes que frenan su desarrollo óptimo. 

“Las cajas decodificadoras (setup box) mejoran la calidad de las transmisiones y brindan la oportunidad de contar con nuevos canales, servicios de noticias, guías de la programación, el estado del tiempo y acceso a una selección de documentos de la enciclopedia colaborativa Ecured”, señala Glauco Guillén, director general del Instituto de Investigación y Desarrollo de Telecomunicaciones (Lacetel).

Para Guillén, aunque costoso, el proceso de digitalización de la televisión en Cuba ha sido ineludible, pues el desarrollo tecnológico creciente a nivel mundial creará una escasez en las piezas de repuesto para los transmisores utilizados hasta este momento.

“Se prevé un apagón analógico para 2021, o sea, dejarán de emitirse las señales no digitales. Para ello, se planea que estén distribuidos los transmisores necesarios y que la totalidad de la población posea las cajas decodificadoras, que estarán a la venta para finales del presente año”, informa Carlos Arencibia, director técnico de RadioCuba, entidad encargada del soporte de las transmisiones.

A pesar de las ventajas que trae la TDT y la necesidad de su implementación, existen quejas en cuanto al manejo y funcionamiento de esta tecnología, provocadas mayoritariamente por la desinformación respecto al tema.

Encuestas confeccionadas por Lacetel, aplicadas por Copextel, entidad encargada de la distribución y servicio técnico del equipamiento, y procesadas por los Joven Club de Computación, muestran elevados niveles de aceptación en cuanto al cambio tecnológico, pero evidencian también que aún persisten algunos problemas con las cajas decodificadoras.

Pedro Moreno, residente del capitalino municipio de la Lisa, agradece la gran mejoría en la calidad de las imágenes, pero acota que resulta incómodo quedarse sin señal cuando llueve o hay mucho viento, por lo que debe recolocar la transmisión antigua para poder ver la televisión.

La inestabilidad en la recepción de la señal ha sido el principal inconveniente señalado por los clientes. A propósito, el gerente de la división Norte de Servicios Técnicos Integrales de Copextel, Lester Oquendo, advierte que las interrupciones están relacionadas principalmente con el mal estado de antenas y cintas de alimentación o bajantes.

“Es necesario que las personas no usen cualquier tipo de materiales para captar la señal, sino que adquieran dispositivos receptores eficaces. Por eso, se planea la venta de accesorios de calidad en las Tiendas Recaudadoras de Divisas, pues los disponibles actualmente en los puntos de comercialización en moneda nacional no son los mejores”, puntualiza.

La ausencia de piezas de repuesto es otro de los factores esenciales que  afectan la migración a la TDT. Copextel ofreció servicios técnicos durante los cinco meses de implementación, pero como el proceso inicial fue de pruebas, actualmente no existen dispositivos de reposición para satisfacer las demandas de las personas, recalca la ingeniera María Elena Lavandera, vicepresidenta de esa corporación.

Fallas en las teclas del control remoto al cambiar los canales y el volumen, obstaculizan también el disfrute pleno de la nueva señal. Yusimí Porras, psicóloga de Centro Habana, sostiene que cada vez que eleva el sonido con el mando de su Panda, la cajita le cambia el canal.

“Es cierto que los sensores del setup-box son altamente sensibles y en ocasiones captan otros códigos. En estos momentos no existe solución para tales casos, pero se espera un software concebido en China que puede erradicar el problema. Cuando lo tengamos a disposición de la población se divulgará para que acudan a nuestros talleres a instalarlo en las cajitas”, aclara la vicepresidenta de Copextel.

Ante tales dificultades, Mayra Santalla, estudiante universitaria, refiere no entender los motivos por los cuales se está dando un paso tan importante en Cuba sin garantizar las piezas de repuesto, bajantes con calidad o los programas informáticos compatibles.

Por otra parte, la resistencia e inadaptación al cambio también repercuten en el proceso de digitalización: “Tengo 72 años y me estoy volviendo loca con la cajita, pues ahora tengo dos controles remotos y me confundo cada vez que voy a encender el televisor”, comenta María Teresa Espina, de la ciudad cabecera  de Pinar del Río.

“Aunque al principio me ha costado trabajo entender la televisión digital, sé que el país debe hacer esta renovación porque lo necesita, pero no comprendo por qué se ha brindado tan poca información al respecto”, opina Zulema Tanquero, vecina del municipio Diez de Octubre.

La ingeniera María Elena Lavandera sostiene que en todos los contratos firmados al recibir cada equipo se especifica cómo y dónde reportar las averías. Sin embargo, reconoce, debe darse más información a la población en los medios de comunicación nacionales y locales. 

Pie de fotos: 1-La televisión digital perfecciona la calidad de la imagen y elimina las distorsiones que aparecen en el formato analógico. 2-Esta modalidad introduce más canales de programación y nuevos servicios en el mismo espacio de frecuencia.

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de lead: Especial De contraste.
Tipo de nota interpretativa: Explicativa.        .

Tema: Televisión digital en Cuba.

Situación problémica: Desde junio de 2013 el país moderniza sus transmisiones audiovisuales con la Televisión Digital Terrestre, a pesar de no contar con todas las condiciones necesarias para su plena implementación, por lo que existen inquietudes en cuanto a su calidad.

Objetivos colaterales: Explicar la necesidad que tiene el país de modernizar las transmisiones televisivas. Mostrar que no existen actualmente piezas de repuesto para reparar las cajas decodificadoras. Manifestar que el país no cuenta con las antenas ni los bajantes correctos para establecer esta tecnología. Demostrar que existe desconocimiento en la población respecto al manejo y las ventajas de la televisión digital.

Soportes:

Hecho: Cuba no cuenta con las condiciones óptimas para establecer la televisión digital

Contexto: A causa de la evolución de las tecnologías, el país debe transmitir las señales televisivas de forma digital, ya que se prevé un apagón analógico para 2021, por lo que escasearán las piezas para los equipos analógicos.

Antecedentes: A pesar de haber comenzado la distribución de las cajas decodificadoras desde el año pasado, los resultados no son perfectos, y la población demanda información y calidad.

Estrategia de fuentes:

Oficiales:

Glauco Guillén, director general del Instituto de Investigación y Desarrollo de Telecomunicaciones (Lacetel). Juicio sintético.

María Elena Lavandera, vicepresidenta de Copextel. Juicio analítico.

Carlos Arencibia, director técnico de RadioCuba. Juicio analítico.

Especialista:

Lester Oquendo, gerente de la división norte de Servicios Técnicos Integrales de Copextel. Juicio analítico.

Fuentes implicadas:

Pedro Moreno, residente de La Lisa. Juicio disyuntivo.

María Teresa Espina, de la ciudad cabecera de Pinar del Río. Juicio disyuntivo.

Yusimí Porras, sicóloga de Centro Habana. Juicio disyuntivo.

Zulema Tanquero, vecina del municipio Diez de Octubre. Juicio  opinativo.

No implicadas:

Mayra Santalla, estudiante universitaria.  Juicio opinativo.

Documental: Encuestas confeccionadas por Lacetel, aplicadas por Copextel y procesadas por los Joven Club de Computación.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris