Facebook Twitter Google +1     Admin

“EL MAESTRO DEBE POSEER UNA CREENCIA ABSOLUTA EN EL SER HUMANO”

20150501080748-raul.jpg

Sobre la preparación para el ingreso a la educación superior, el fraude y su experiencia en la docencia, dialogó la Licenciada en Educación Amelia Fernández Rodríguez, directora del Instituto Preuniversitario “Carlos Pérez Domínguez”, de la capital. 

Texto y foto:
RAÚL ABREU MARTÍN,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Maestra de corazón, la Licenciada en Educación Amelia Fernández Rodríguez, directora del Instituto Preuniversitario “Carlos Pérez Domínguez”, en el municipio habanero Arroyo Naranjo, manifiesta sus criterios acerca de la preparación para las próximas pruebas de ingreso a la Educación Superior, el fraude y otros temas de actualidad, mostrando su experiencia en esta profesión que ejerce hace 24 años.

-¿Cuán difícil resulta conducir una escuela?

En estos tiempos la labor no es difícil. Se logran buenos  resultados con un trabajo sistemático y también producto de la experiencia acumulada. Cada momento histórico en que se dirige educación depende del contexto social y de las generaciones, que no todas son iguales, pero nuestro deber es educarlas como hombres y mujeres de bien.

-¿Cuáles deben ser, en su consideración, las cualidades indispensables para ejercer el magisterio?

Para ser maestro, en primer lugar, tiene que gustar la profesión. Lleva exigencia por parte de quien la desarrolla, se debe poseer una creencia absoluta en el ser humano: en que quiera formarse, educarse y desarrollar habilidades. Es necesario dominar la materia a impartir, además de una cultura general.

-La mayoría de los estudiantes rechazan las carreras pedagógicas. ¿Qué importancia usted le confiere a esta opción?

La carrera pedagógica es indispensable para mantener una de las más tempranas conquistas de la Revolución. Es necesario que existan maestros para que abran las escuelas. Actualmente tenemos un estudiante en nuestra escuela que opta por esta especialidad y desarrolla todas las actividades de un docente con nosotros, excepto evaluar.

-El 48 por ciento de los estudiantes que cursaron 12mo. grado el pasado año en este preuniversitario se presentaron a las pruebas de ingreso. De la matrícula actual, ¿cuántos valoran la opción?

De los 181, optan por carreras un total de 136, que representan el 75 por ciento.

-Del 12mo. grado del año anterior solamente aprobaron las pruebas de ingreso el 38 por ciento. ¿Qué acciones toma la dirección del centro y el claustro para aumentar esta cifra en el actual curso?

Empezamos con la preparación anticipada. Hay un error de concepto respecto a este tema, se cree que empieza en el mes de enero, pero en el desarrollo de los cursos se imparten contenidos que son evaluados en las pruebas de ingreso, o sea, el entrenamiento es constante. En estos momentos adecuamos los horarios para realizar un adiestramiento intensivo, cumpliendo con la Resolución Ministerial 186, lo que nos permite ampliar el tiempo de repaso y así los estudiantes se sientan más seguros.

-¿Cómo valora usted la calidad de los docentes de 12mo. grado?

Lo más importante es que el claustro está completo y la calidad se mantiene. Para seleccionarlo analizamos la experiencia del docente y, sobre todo, el conocimiento de su materia. Por los resultados en cursos anteriores en asignaturas clave se define la calidad de nuestros profesores.

-En el acumulado general se tienen en cuenta los resultados de 10mo, 11no y 12mo grado. ¿Cómo ve la preparación del alumnado actual?

A través de los diagnósticos, nos parece insuficiente. Independientemente de su vinculación al proceso, existe un miedo al resultado por parte de los estudiantes. Recuerda que en sus ratos libres no los tenemos a la vista y nos queda la duda de si emplean ese tiempo en estudiar, de si cuentan con el apoyo de su familia.

-Uno de los temas a resolver es el repaso con profesores que cobran. ¿Qué opinión le merece a usted esta cuestión?

Estoy en contra de los repasos particulares porque considero que los docentes que se mantienen en el proceso educativo tienen toda la información respecto a la prueba de ingreso, mientras que los otros no, ya que están desvinculados del sector. Considero que la mejor preparación está en la escuela.

-El fraude es de los principales enemigos del estudiantado. Desde su punto de vista, ¿qué pudiera agregar a la anterior afirmación?

Con el fraude estamos trabajando y hay que garantizar determinados aspectos para eliminarlo: la preparación del profesor y del estudiante, aprovechar los espacios, el trabajo con el libro de texto, la exigencia del docente, los valores del estudiante y su familia. Se realizaron adecuaciones al Reglamento Escolar, basadas en la Resolución Ministerial 175, y los alumnos tuvieron la oportunidad de proponer las medidas a tomar con los que incurran en ese lamentable hecho. 

-¿Se siente satisfecha con la labor que realiza?

No, porque tengo aspectos sin lograr. Cuando hay metas no alcanzadas no se puede estar satisfecho. Hoy estoy insatisfecha con cualquier preocupación de los estudiantes: docentes o contenidos que no entienden, tiempo de estudio. También quisiera brindarles un cúmulo de actividades donde pudieran ampliar su universo cultural y así desarrollar su intelecto.

Casi al terminar, pregunto a quemarropa: -Profe, ¿es feliz con lo que hace?

Si, chico, muy feliz. ¡Enseñaría siempre!

Pie de foto: Para ser maestro, en primer lugar, tiene que gustar la profesión, afirmó la profesora.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris