Facebook Twitter Google +1     Admin

PRIMER Y ÚNICO MUSEO DE LA PRENSA CUBANA

20150506132912-diniella.jpg

En 1927 se creó en la calle Zulueta, de la Habana Vieja, una sala expositiva dedicada al periodismo cubano. Hoy es una parte de la historia del gremio que muy pocos conocen.

DINELLA TERESITA GARCÍA ACOSTA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.
Foto: Tomada del Libro de Cuba 1902-1952.

La sede del Teatro Lírico Nacional, ubicada en la calle Zulueta de la Habana Vieja, es hoy testigo de óperas, operetas y zarzuelas, pero un muestreo realizado a 80 estudiantes y periodistas de la capital indica que muchos ignoran cuando lo visitan, que en una de sus salas se encontraba hace más de 50 años, el primer y único Museo Periodístico de Cuba.

La exposición dedicada a la prensa se encontraba en un salón del edificio de la Asociación de Reporters de La Habana que allí tenía su sede. El inmueble poseía gimnasios, bibliotecas, salones de trabajo y de juego, según explica el Libro de Cuba 1902-1952, donde no existe referencia al museo. Sin embargo, en el Álbum del cincuentenario de la Asociación de Reporters de La Habana, preservado por el Instituto de Literatura y Lingüística, se describe la colección.

El documento refiere que la muestra fue creada el 10 de octubre de 1927 por iniciativa de los periodistas Virgilio Ferrer y César Rodríguez, quienes son desconocidos por los entrevistados en la presente investigación y cuya vida y obra no figura en libros. Esta exhibía, entre otros, “el periódico Patria del 26 de febrero de 1895, el cual, donado por Gonzalo de Quesada y Miranda, anunciaba el inicio de la Guerra Necesaria”.

También se encontraban en el salón la portada del primer número de la revista Bohemia, de 1908; el pañuelo utilizado por Juan Gualberto Gómez para enviar un mensaje en clave cuando organizaba la Guerra del 95, y el manuscrito original de la novela inconclusa "El Soldado Desertor", del periodista y escritor Cirilo Villaverde. No obstante, un inventario de 1956, encontrado en el Registro de Asociaciones, del Archivo Nacional, ignora la existencia de los objetos expuestos.

El muestreo a 80 estudiantes y periodistas de la capital indicó que solo el Premio Nacional de Periodismo 2009, Luis Sexto, tiene referencia de la existencia de un Museo de la Prensa en Cuba, aun cuando no puede aportar más información.

Gabriel Molina, único sobreviviente de la última directiva de la Asociación, confesó su desconocimiento sobre la existencia del centro expositivo, pero agregó: “Sería magnífico que se refundara y tuviera desde las máquinas de escribir, cámaras y grabadoras, hasta los grandes periódicos y fotorreportajes, muestras fieles de la historia del periodismo cubano”.

Por otra parte, Molina manifestó que la Asociación de Reporters de La Habana fue disuelta después de 1959 por no responder a los intereses del nuevo periodo revolucionario. La propiedad fue entregada en 1963 a la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) y las posesiones de allí se perdieron.  

El historiador de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC) y Premio Nacional de Periodismo 2003, Juan Marrero, también desconoce la sala expositiva, a pesar de que su padre fue el penúltimo presidente de la Asociación y podría haber hecho alguna referencia al lugar. Añadió que durante el mandato de Tubal Páez en la UPEC, de 1993 a 2013, se intentó fundar una institución que respondiera a esos fines.

Páez, expresidente de la organización gremial, precisó por correo electrónico: “Con el propósito de constituir una nueva sede de la UPEC en la capital y un Museo de la Prensa, solicitamos el edificio de Zulueta al Ministerio del Interior (MININT), a quien pertenecía en aquel entonces. Pero la UPEC no pudo gestionar la casa que el MININT pidió a cambio y la propuesta no prosperó".

Aunque Suleidy Peñate, periodista de Canal Habana, apuntó que una profesión testigo de la historia de Cuba y del mundo debe ser objeto de exposición en un espacio atractivo y didáctico para el pueblo cubano, Marrero apuntó que, lamentablemente, sin el espacio de Zulueta no se puede hacer nada, pues aunque sería muy oportuno, "es un gran costo y no tenemos fondos para su ejecución, ni espacio disponible en la UPEC para fundarlo”. 

A su vez, Mario Cremata, profesor de Historia de la Prensa de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, comentó que el museo de 1927 es objeto de estudio en clases. Sin embargo, un segundo muestreo, esta vez realizado entre estudiantes de cuarto y quinto años de Periodismo, quienes han recibido la asignatura, demostró que solo cinco alumnos recuerdan haber escuchado algo sobre el asunto.

"No tengo la menor idea de su existencia”, afirmó la alumna María Ferrera Hernández. Ella lo atribuye a que como apuntó el profesor Cremata, “se estudia de manera muy breve”. A pesar de su desconocimiento, Ferrera agregó que tanto las nuevas generaciones de periodistas como las de más años merecen un espacio dedicado al homenaje de la profesión.

Yuniel Labacena, periodista de Juventud Rebelde, expresó que el periodismo cubano necesita de un centro de exhibición testigo de su historia, y aunque la situación económica del país representa una barrera, es indispensable incluir en la restauración del patrimonio de la ciudad, la creación del Museo de la Prensa Cubana.

Pie de foto: El edificio de la Asociación de Reporters de La Habana, ubicado en la calle Zulueta, fue sede del primer y único Museo de la Prensa en Cuba. Hoy acoge al Teatro Lírico Nacional.

Ficha técnica:

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de lead: Especial de Contraste.
Tipo de nota interpretativa retrospectiva: Explicativa.

Tema: El desconocimiento acerca del primer y único museo periodístico que existió en Cuba desde 1927 hasta 1959 y la inexistencia de un museo de la prensa en la actualidad.

Situación problémica: A pesar de que en 1927 fue inaugurado el primer museo periodístico en Cuba en la sede de la Asociación de Reporters de La Habana, al triunfar la Revolución este se disolvió y no existe en Cuba actualmente un museo que respalde la historia de la prensa cubana.

Objetivos colaterales: Analizar cuán conocido es el museo periodístico de 1927 en la actualidad. Investigar por qué no existe uno hoy día. Conocer qué importancia le conceden los periodistas cubanos a la existencia de un museo sobre la prensa en Cuba. Rescatar parte de a historia del gremio.

Estrategia de fuentes:

Documentales:

Colectivo de autores (1952). Álbum del cincuentenario de la Asociación de Reporters de La Habana. La Habana. Sin Editorial.

Colectivo de autores. Libro de Cuba. 1902-1952. Sin Editorial.

Registro de Asociaciones, del Archivo Nacional, inventario de 1956.

Directas:

Gabriel Molina,  periodista cubano. Tipo de fuente: Primaria. Testigo. Tipo de juicio que emite: Valorativo, Analítico.

Mario Cremata, profesor de Historia de la Prensa de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Tipo de fuente: Implicada. Tipo de juicio que emite: Analítico, Disyuntivo.

Luis Sexto, periodista cubano. Tipo de fuente: Indirecta, secundaria. Tipo de juicio que emite: Analítico, Valorativo.

Juan Marrero, historiador de la UPEC. Tipo de fuente: Primaria. Implicada. Tipo de juicio que emite: Analítico, Disyuntivo.

María Ferrera Hernández, estudiante. Tipo de fuente: Secundaria, testigo. Tipo de juicio que emite: Analítico, Disyuntivo.

Suleidy Peñate, periodista de Canal Habana. Tipo de fuente: Secundaria. Tipo de juicio que emite: Analítico.

Yuniel Labacena, periodista de Juventud Rebelde. Tipo de fuente: Secundaria. Tipo de juicio que emite: Analítico.

Soportes:

Hecho: El primer y único Museo Periodístico que existió en Cuba es prácticamente desconocido por los periodistas cubanos y en la actualidad no hay en el país este tipo de espacio dedicado a la prensa.

Antecedentes: En el edificio de la Asociación de Reportes de La Habana existió el primer y único Museo Periodístico, fundado el 10 de octubre de 1927. Al triunfo de la Revolución desapareció la Asociación y con ella, los documentos que se pudieran aportar.

Contexto: El museo se encontraba en la sede de la Asociación de Reporters de La Habana, la cual fue cerrada por no responder a los nuevos intereses revolucionarios después de 1959. Los objetos expuestos allí se perdieron y hoy la situación económica del país, impide la creación del espacio.

Situaciones colaterales que pudieran incidir en la situación problémica: La prensa cubana carece de un museo y a pesar de que los periodistas destacan la importancia de su existencia, no hay planes para la ejecución. La situación económica del país no parece favorecer su nueva creación.

Tipos de juicios:

Analíticos: Están presentes en todas las declaraciones.

Hipotéticos: Cuando Gabriel Molina expresa lo que quisiera que se expusiera en el museo, si se llegara a fundar algún día.

Disyuntivos: Está presente cuando el profesor Mario Cremata dice que el museo es objeto de estudio en clases, pero su alumna María Ferrera Hernández lo desconoce. Además, cuando Gabriel Molina, a pesar de haber sido de la última directiva de la Asociación, no conoce la existencia de la sala expositiva.

De valor: Cuando Juan Marrero y Tubal Páez explican el intento que hubo de fundar un Museo de la Prensa en Cuba, y Marrero señala que no existen fondos para su ejecución.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris