Facebook Twitter Google +1     Admin

“YO PENSABA QUE ESTO ERA SOLO UN PARTIDITO”

20150717131011-david.jpg

Acercamiento al equipo de baloncesto de la Universidad de La Habana, en vísperas al encuentro deportivo que se realizará el primero de diciembre contra los estudiantes del programa Semestre en el Mar.

DAVID DELGADO SECO,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Como parte de las actividades planificadas con los estudiantes de Semestre en el mar, se encuentra un juego de baloncesto con el equipo de la Universidad de La Habana; la preparación de estos muchachos, quienes muchos de ellos se ven las caras por primera vez, marcha casi según lo planeado.

El entrenamiento a punto de comenzar, todo el equipo puntual, ansioso por el gran partido, pero un asunto de vital importancia se impone: sobran pelotas para la cantidad de aros que hay para entrenar, cuatro pelotas, una cantidad responsable sin duda, para un solo aro en tres canchas existentes. Este sobreviviente a veces parece caer, pero se resiste, pues hasta él entiende la importancia de la práctica para este partido.

Johanne Villavicencio, entrenador principal del equipo de baloncesto de la Universidad de la Habana, habla acerca de este partido y devela algunas interioridades del adiestramiento.

“Denle suave que el colmo es que se me lesione uno aquí”, grita fuerte. Porque el otro tema es que la lluvia acecha constantemente y entre las pelotas y los bultos de los jugadores están los utensilios indispensables: tres escobillones y un haragán, de los malos que se caen, pero que ayudan y gracias a ellos es que puede comenzar el entrenamiento.

-¿Es primera vez que dirige

un encuentro como este?

¿Cómo se siente?

Un encuentro internacional sí, me siento un poco nervioso, yo pensaba que esto era solo un partidito, y cuando vino otro periodista a verme me sorprendí. Me lo cogí muy en serio, pero muy contento, más que por mí, por ustedes, que van a tener la oportunidad de jugar con muchachos que seguro desayunan, almuerzan y comen baloncesto. Estoy seguro que van a ser muy buenos y esa experiencia vale mucho.

-¿Cómo han sido los

entrenamientos?

El tabloncillo de la Universidad de La Habana tiene que estar en perfectas condiciones para el partido, entonces no puede usarse, y las canchas… es lo que hay, a ver si esta última semana podemos entrenar en el tabloncillo de la Mariposa, en el Fajardo, para que no se mal acostumbren a los aros bajitos.

-El equipo, ¿cómo lo ve?

Lo más importante son las ganas y todos tienen mucha, los entrenamientos han sido fuertes, sin presionarlos demasiado, al final ustedes son estudiantes, no deportistas. Pero en mi opinión, tenemos posibilidades de jugar un buen partido, siguen faltando los jugadores altos y algunos de cambio, pues vamos a jugar al ciento por ciento, y los suplentes los vamos a necesitar, pero es lo que tenemos y ya. Ahora queda afinar los detalles y ponerle todo el corazón que tengamos y que no tengamos también.

-¿Estar en casa será un

factor que nos beneficie?

¿Qué? ¿En casa? Ellos posiblemente sean más que nosotros. Semestre en el mar está compuesto, además de los profesores, por 624 estudiantes pertenecientes a 248 universidades de los 50 estados y Puerto Rico, así como de 54 alumnos de distintas nacionalidades. El tabloncillo va a estar lleno, a cada facultad le tocan 70 entradas, que son bastantes, y a ustedes le tocan una a cada uno para que traigan su invitado, pero ellos si van todos, todos, y esa gente sí que grita.

-¿Qué mensaje envía a quienes

vendrán a ver el partido?

Que confíen en todos ustedes, que se han preparado muy fuerte, que están bien entusiasmados y alegres, y que lo más importante es disfrutar una oportunidad como esta, ya sea viendo el partido desde las gradas o jugando dentro de la olla de presión.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris