Facebook Twitter Google +1     Admin

MEMORIAS FÍLMICAS

20150906085847-laura.jpg

La colección más antigua de la Cinemateca de Cuba cuenta con 23 filmes cubanos que datan de 1906-1938.

LAURA ALONSO HERNÁNDEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Un total de 23 filmes que recorren el desarrollo del cine cubano en el período comprendido entre 1906-1938, desde los primeros cortos silentes hasta los grandes documentales sonoros de la década del 30, conforman la colección más antigua de la Cinemateca de Cuba.

Luciano Castillo, presidente de la institución, expresó que la Cinemateca de Cuba tiene como una de sus misiones fundamentales la conservación del patrimonio fílmico nacional para la posteridad, así como de exponentes relevantes del cine latinoamericano y mundial.

A través de la consulta a los textos La tienda negra. El cine en Cuba de 1897-1990, Catálogo de Cine Cubano (1897-1960), producidos por la Cinemateca y al Archivo del centro, se constata que 10 filmes pertenecen a la era silente y 13 a la etapa de experimentación sonora.

Entre los títulos de la colección está Parque Palatino (1906), dirigido por Enrique Díaz de Quesada. Fue la primera producción cinematográfica de la Isla que consiste en un corto publicitario a un parque de la localidad.

Asimismo se encuentran las pertenecientes al cine silente: El veneno de un beso (1929), melodrama romántico protagonizado por Antonio Perdices, y La virgen de la Caridad (1930). Estas películas fueron dirigidas por Ramón Peón, reconocido director cubano del cine prerrevolucionario.

La compilación también cuenta con materiales periodísticos como El terremoto de Santiago (1932) y La caída del Machadato (1933). Todavía se utilizan fragmentos de ellos como referentes para documentales y programas históricos.

Un rollo de Movietone (1932), da inicio a los materiales pioneros en la experimentación sonora de la colección. Fue el primer minidocumental cubano. Igualmente atesoran el cortometraje de ficción con audio, Maracas y bongó (1932), dirigido por Max Tosquella y el primero de su tipo producido en Cuba.

La Cinemateca conserva fragmentos del primer largometraje cubano de ficción sonoro, La serpiente roja (1937), dirigido por Ernesto Capa Ross, basado en una radionovela policiaca de mucho éxito en la época.

De las películas más conocidas de la compilación está Romance del palmar (1938), bajo la dirección de Ramón Peón. Fue la primera producción cinematográfica cubana de ficción con éxito.

“Antes del triunfo de la Revolución se perdieron muchos filmes por falta de gestión de las productoras y los mismos directores. No había una cinemateca propiamente dicha, solamente clubes de proyección de películas que nunca llegaron a alcanzar tal grado otorgado por la Asociación Mundial del Cine”, manifestó Mario Naito López, especialista de la Cinemateca de Cuba.

Agregó que la Universidad de La Habana tenía un archivo bastante valioso, dirigido por el crítico José Manuel Rodríguez: “Cuando se creó la Cinemateca de Cuba donó muchas de la películas cubanas y foráneas que contamos en nuestras bóvedas y conforman esta compilación de más edad en nuestro Archivo”.

Pie de foto: La Cinemateca de Cuba es la encargada de conservar el patrimonio fílmico nacional.

Ficha técnica:

Tipo de título: Genérico.
Tipo de lead: Sumario de Qué.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide invertida.
Tipo de información: Ligera, blanda.
Tipo de fuentes: Documentales declaradas: La tienda negra. El cine en Cuba de 1897-1990, Catálogo de Cine Cubano (1897-1960) y el Archivo de la Cinemateca de Cuba; Directas, primarias y no documentales ya declaradas: Luciano Castillo, presidente de la Cinemateca de Cuba, y Mario Naito López, especialista de la Cinemateca de Cuba.
Primer valor noticia: Curiosidad.
Otros dos valores noticia: Interés colectivo, Prominencia del protagonista.

06/09/2015 01:58 islalsur #. Cuba Curiosa


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris