Facebook Twitter Google +1     Admin

REPARACIÓN SIN FIN

20151011121046-danielapm.jpg

El teatro Sauto cumplió 151 años de fundado. Daneris Fernández Fonseca, su historiador, comenta acerca de la situación actual de la reparación en el recinto matancero.

Texto y foto:
DANIELLA PÉREZ MUÑOA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

El Teatro Sauto cumplió 151 años de fundado (2014). El coliseo es uno de los más relevantes de Cuba, pero por desdicha este aniversario, al igual que en los tres últimos, su escenario permaneció a oscuras debido a una reparación de hace tres lustros. Monumento Nacional desde 1978, los habitantes de Matanzas lo reconocen como símbolo de la ciudad por la belleza de su arquitectura y el prestigio de los artistas que han actuado en él.

La sala se inauguró en 1863, pues por las necesidades propias de la época era vital construir un nuevo anfiteatro en la ciudad con mayor lujo y capacidad que el Teatro Principal, el cual no tenía las condiciones mínimas para la representación de grandes espectáculos. El edificio ocupaba un área de más de dos mil metros cuadrados. Se distribuía en 406 lunetas, 40 palcos y las gradas, que tenían capacidad para alrededor de 500 espectadores, asegura Daneris Fernández  Fonseca, historiador del teatro  desde hace seis años y  quien también es narrador e investigador histórico.

<<Es difícil seguir el rastro de las reparaciones del siglo XIX, aunque se conoce que fueron mínimas. Ya en 1907 se realizó una, con el propósito de instalar la corriente eléctrica; en 1920 hay otra con el objetivo de restaurar el sistema de lunetas y el pasillo central>>.

Después del triunfo revolucionario se hizo una dirigida a la decoración del lugar, pero no es hasta 1966 cuando se acomete otra de forma general con ayuda del Consejo Nacional de Cultura y de Patrimonio, esta fue fundamental, el lugar estaba a punto de convertirse en ruinas y los elementos de madera y de piedra muy deteriorados. En la reparación, que duró cuatro años, se intervino la escena y la decoración de la bóveda, pero hay que destacar que faltó la investigación histórica previa para respetar los elementos originales de la edificación.

-¿A qué se debe el corto plazo entre una reparación y otra?

<<Se debe principalmente a la no existencia de un cronograma de mantenimiento; a que los arreglos anteriores no solucionaron todos los problemas constructivos y a la inadecuada política de manejo del local>>.

-Desde el 2010 el Sauto permanece cerrado a causa de la última reparación…

<<Esta se proyectó en 1999, pero las primeras labores comenzaron en el 2000, construcción dilatadísima, con etapas sin cumplir, se quiso hacer con el teatro funcionando, lo cual es doblemente difícil y solo se cerró hace cuatro años cuando los trabajos llegaron al escenario.

<<Los arreglos anteriores fueron asumidos por los entes centrales, en cambio este no fue así, empezó con alcances muy limitados en perspectiva; obviando aspectos fundamentales del proceso constructivo, la provincia comenzó el proyecto y después se integró el Ministerio de Cultura.

<<En esta reparación se ha invertido hasta el momento seis millones de pesos en ambas monedasy aún se desconoce cuál será el monto total cuando concluya. Han existido problemas de financiamiento y prioridades, pues hay una serie de nomenclaturas que el teatro tenía que cumplir para que la reparación se llevara a cabo.

<<La mano de obra ha pasado por varios contingentes del sector de la construcción y muchas veces lo que se arregla no queda bien. Es un proceso que permite ver los percances, algunas áreas fueron arregladas cinco años atrás y están en mal estado. La madera puesta recientemente está podrida debido a su mala calidad.

<<La ganancia mayor que tendrá es que cuando termine se dejen creadas las propuestas de manejo con el fin de restaurar la edificación de manera sistemática, por ejemplo: si se puso un elemento necesitamos conocer cada cuánto tiempo hay que darle mantenimiento, aunque después enfrentes la disyuntiva de que no hay dinero para hacerlo.

<<En mi opinión,  cada 15 años se debe reparar el teatro. Cuando termina un proceso como este, quedan cosas pendientes, no siempre se usan los materiales adecuados, las mismas instituciones no programan un esquema para conservar del inmueble>>.

Uno de los principales teatros clásicos del siglo XIX fue el Sauto. Su arquitectura a la italiana, coherencia arquitectónica, monumentalidad, simetría y homogeneidad lo hacen singular.

Para su edificación se utilizaron cantos, ladrillos y maderas traídas del sur de Estados Unidos, parte del decorado vino de Europa y la lámpara principal, con 78 candilejas, de París.

<<El desencanto de los matanceros es palpable, actividades que antes se ofrecían en el Sauto, ahora se presentan en otros municipios de la provincia, porque en la ciudad no existe una sala alternativa que asuma las posibilidades escénicas de este. Reabrirlo es el deseo de los que trabajamos en el centro. Hay empleados que llevan aquí 30, 40 años y viven para el teatro, no para lo que están haciendo ahora, prácticamente son supervisores de obras y vigilantes de los materiales dispuestos para la reconstrucción>>.

-Mentes optimistas afirman que el teatro estará listo para inicios del 2015…

<<Esta es una batalla larga, a la que todavía le falta, pero lo más importante no es la fecha de terminación, sino la calidad de la obra y velar que el Sauto vuelva a ser lo más parecido posible al creado hace 151 años, conjugar  tradición y modernidad>>.

El coliseo se erige en el corazón de la ciudad, lo define su arquitectura lineal y majestuosidad, se distingue desde la bahía, la línea del ferrocarril y el parque cercano; por eso los habitantes sienten nostalgia al presenciar su estado actual.

Lo que antes era un edificio emblemático, ahora es una edificación desolada, su jardín exterior ya no tiene el verdor de los árboles y las esculturas que lo adornan están destruidas. En el interior no se realizan funciones, solo se encuentran materiales de construcción y lo que antes era un techo custodiado por ocho musas de la mitología griega, ahora está vacío como un cuadro en blanco debido al deterioro de los años.

Pie de foto: “El corto plazo entre una reparación y otra se debe a la inadecuada política de manejo del local”, afirma Daneris Fernández Fonseca, historiador del Sauto.


 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris