Facebook Twitter Google +1     Admin

¿ESPERANZA O REALIDAD?

20151024134231-rita.jpg

La situación de la vivienda en Cuba afecta de manera significativa a los habitantes de los albergues, quienes pueden estar hasta veinte años a la espera de una propiedad.

Texto y foto:
RITA MARÍA CAMBARA CASTILLO,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Alrededor de 1 577 familias, en el municipio Diez de Octubre, de La Habana, viven en lugares críticos y un total de 466 núcleos en casas de tránsito deficientes, pero debido al problema nacional de vivienda no son satisfechas todas las demandas.

Juan Pantón, director de la Unidad Municipal de Comunidades de Tránsito de Diez de Octubre (UMCT 10/10), al particularizar en las casa de tránsito expresó que los jefes de núcleo solicitan un expediente cuando sus hogares están en malas condiciones, lamentablemente, en la actualidad no hay respaldo para ellos. Es decir, si no hay capacidad no se otorgan locales.

“Nosotros tenemos 14 828 personas con expedientes, y esperan por albergues 2 972 habitantes; de ellos, muchos viven en condiciones inhabitables y peligrosas”, precisó Pantón.

Lawton reúne grandes locaciones, a nivel provincial, dedicadas a la preservación de los dañados por incendios, ciclones y derrumbes que atentan contra la vida. Con todo, el espacio es insuficiente.

Para los habitantes de la comunidad Sexto Congreso, como es Mercedes Pérez, todo es diferente a lo prometido durante mucho tiempo: “Llevo aquí 17 años a causa de derrumbe. El proceso para adquirir el cuarto demoró, e incluso acudí a Plaza de la Revolución y a la Reforma Urbana para exigir”.

Abundó en que la convivencia e higiene son malas, las aguas albañales se mezclan con la potable. “Ya no queda esperanza. Deben ayudarnos. Yo era humilde, pero en mi casa pasaba el canalillo por el suelo y no estábamos tan apretados, somos 13 en un cubículo”.

Elizabeth Verdecia, especialista de atención a la población de la UMCT 10/10, dijo que el municipio está en condiciones críticas, a pesar de las gestiones hechas por el estado para viabilizar la entrega de capacidades.

Insignificante es el resultado, aunque hay esfuerzos a nivel estatal, indicó Verdecia, quien, además, afirmó: “Los albergues y las casas de tránsito son un paso antes de entregarle vivienda a los núcleos, sin embargo, el proceso de esperar la entrega de local es muy lento, por eso tenemos núcleos en lugares afectados”.

Los habitantes del barrio, así como los propios alojados presentan quejas constantes sobre la situación, pero hay que saber discernir lo incorrecto: allí viven niños y ancianos enfermos muy mal respaldados por los sistemas de bienestar social.

Por ejemplo, el caso de Vilma Quintero González, conviviente junto a una señora débil visual de 90 años desde el 2005 y que permaneció entre calles y locales, mientras esperaba el otorgamiento de la vivienda solicitada, indicó que sus circunstancias son pésimas y la dieta mensual de 492 pesos, escasa.

Por otra parte, Ana Ibis García, llegó al Sexto Congreso cuando contaba con 17 años y actualmente tiene cuatro niños. Sumó que antes estuvo albergada en Salvador Allende, en este momento una escuela. Su residencia era inhabitable, por lo tanto, su madre inició el proceso de solicitud y tres años después fue que le entregaron un espacio.

García precisó que los ayudan poco y respecto al sanitario, expresó: “Hay que cargar agua todos los días; algunos albergados irresponsables se llevaron las tuberías para las redes hidráulicas. No es tan fácil, el mayor apoyo de nosotros es el de las personas cristianas de una iglesia cercana, hacia los niños”.

Siempre queda un poco de esperanza y así se demostró en San Sebastián, una de las cuatro comunidades de Lawton, la cual a pesar de tener que aguardar tanto tiempo, este fue seleccionado por las mejores condiciones estructurales y los espacios recibieron mantenimiento y fueron transformados en viviendas.

Belkis Rodríguez, vecina de San Sebastián, apuntó que hace 15 años demolieron el solar donde vivía de modo preventivo, debido al derrumbe de uno de los cuartos. Y señaló: “El año antepasado nos anunciaron la habilitación de los espacios como viviendas y que pasaríamos a ser propietarios. Brindaron ayuda, hicieron divisiones, pero los constructores dejaron las cosas a medias”.

Los vecinos cercanos a la ciudadela como Leydiana Valdés acentuaron que últimamente la conducta e higiene han mejorado bastante. “El problema no es solo ellos, son las condiciones de los albergues. Una masa grande de personas conviven en cuartos pequeños: llegan las mujeres solteras y en dos años están paridas”.

No obstante, para Rolando Barroso, especialista en atención a la población del Consejo de Administración del Poder Popular en el municipio y representante del gobierno, la destrucción y la falta de higiene en las comunidades de tránsito no es un problema de ellos, sino que los propios ciudadanos obstruyen los conductos del alcantarillado. Sobre todo, señaló que las condiciones no son las mejores, pues no existen alrededor ni policlínicos, ni mercados, ni transporte.

Barroso también indicó que lo primero que se debe tener en cuenta es la voluntad del ciudadano y su conciencia social. Además, “el sistema de vivienda está en crisis, no hay presupuestos y no se pueden mejorar las condiciones; otros ciudadanos todavía viven en derrumbes”.

Pie de foto: Entre los albergues de zona, los llamados Sexto Congreso y Cataluña presentan percances debido a que los cubículos están construidos sobre terreno no apto para construcciones, por ello, se inundan de aguas albañales.

Ficha técnica:

Tipo de título: Genérico.
Tipo de lead: Resumen.
Tipo de nota interpretativa: Explicativa.

Tema: Situación actual de los albergues y las casas de tránsito del municipio Diez de Octubre, en La Habana.

Situación problémica: Demostrar que los problemas existentes en los albergues no son solo culpa de los albergados, el gobierno y la oficina deben hacer más y velar por la atención de las personas.

Objetivos colaterales: Evidenciar que una de las causas que afectan la situación y la prolongación de estos ciudadanos en los albergues por más de 20 años, es resultado de la crisis de viviendas por la que atrasa el país. Dar las causas que expliquen por qué no le brindan más ayuda a los albergados: niños y ancianos. Indicar que los albergados también tiene responsabilidad en cuanto a la destrucción de sus cubículos

Estrategia de fuentes:

Fuentes directas:

Fuentes oficiales: Ofrecen un juicio analítico porque dan las causas de la situación problémica.

Juan P. Pantón, director de la Unidad Municipal de Comunidades de Tránsito de Diez de Octubre (UMCT 10/10).

Elizabeth Verdecia, especialista de atención a la población de la UMCT 10/10.

Rolando Barroso, especialista en atención a la población del Consejo de Administración del Poder Popular en Diez de Octubre.

Fuentes involucradas:

Mercedes Pérez, Vilma Quintero, Ana Ibis García (vecinos de los albergues, expresan sus juicios de valor sobre la situación en la que viven y exigen para mejorarlas) 

Testigos: Leydiana Valdés, vecina de los alrededores, ofrece juicios de valorativo sobre la situación de los albergados y la convivencia de ellos con el resto del vecindario.

Tipos de juicios:

Analíticos: Cuando, por ejemplo, los representantes de la Unidad Municipal de Casas de tránsito y el del gobierno dan las causas de las situaciones que acontecen y los problemas de vivienda.

De valor: La vecina de la comunidad brinda su  opinión respecto al comportamiento de los albergados y ellos mismo opinan sobre sus circunstancias allí.

Soportes:

Hecho: Ciudadanos habitan en las llamadas casas de tránsito por tiempo muy prolongado sin garantía de las condiciones.

Contexto: Proliferación de enfermedades, de vectores, contaminación de las aguas, lejanía del centro y falta de condiciones.

Antecedentes: La crisis de vivienda que ataca a toda la nación y perjudica a estos ciudadanos.

Hecho colateral: Personas que tienen casas en mal estado y en derrumbe siguen en esas viviendas debido a la poca capacidad de albergue.

Proyección: No hay proyecciones, debido a que no hay presupuestos ni viviendas para entregar.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris