Facebook Twitter Google +1     Admin

LONGEVIDAD: FOTOGRAFÍA DE LA SOCIEDAD CUBANA

20151031212252-arlet.jpg

La Isla se encuentra inmersa en el estudio e implementación de estrategias para afrontar los altos niveles de envejecimiento poblacional.

ARLET CASTILLO GONZÁLEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

El reloj marca la 1:00 pm, llegó la hora. Como cada día, Mónica se encamina al cuarto para alimentar a su abuela Leonor Rivero de 86 años, quien hace una década sufrió la caída que le provocó parálisis total. Desde ese momento, la anciana comenzó a depender de los familiares y especialmente de su nieta. Todos sostienen una tarea difícil, pero no imposible cuando en el núcleo reina el deseo de brindar afecto y calidad de vida a la más experimentada de la casa. 

A diferencia de Leonor, Jorge  López, de 82 años, y su esposa Elsa Gorrín, de 75, se sienten aún capaces de realizar los quehaceres domésticos y  desempeñarse sin dificultades en la sociedad. Pero ambos saben que en algún momento el calendario jugará en su contra y tendrán que depender de otras personas.

Historias como la de Leonor, Jorge y Elsa son muy comunes en la Cuba actual. El creciente envejecimiento poblacional no es un secreto para nadie y quizás muchos se pregunten inquietos, ¿está nuestro país preparado para afrontar dicha situación?, ¿cuáles son sus proyecciones?, ¿qué rol tendrá que desempeñar la familia?

Un estudio realizado por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI) a partir del último censo de población en 2012 reveló que entre 1953 y hasta esa fecha, las personas con 60 años o más se multiplicaron por cuatro en la Isla y se espera que para el 2025 Cuba sea el país más envejecido de América Latina. 

Ante esta situación, los Lineamientos para la Política Económica y Social emanados del VI Congreso del Partido establecen en el acápite 114 de la Política social “brindar particular atención al estudio e implementación de estrategias en todos los sectores de la sociedad para enfrentar los elevados niveles de envejecimiento de la población”.

¿Preparados?

Cuba cuenta actualmente  con una red de 230 Casas de Abuelos, locales donde los adultos mayores son atendidos en horario diurno, con una capacidad total de 7 398 plazas, pero la demanda se estima en más de 20 000. Por otra parte, hay 127 Hogares de Ancianos con 9 287 cupos, en los que ingresan las personas a quienes ni sus familias, ni la comunidad, pueden garantizar cuidados.

El doctor Alberto Fernández Seco, jefe del Departamento de Adulto Mayor, Asistencia Social y Salud Mental del Ministerio de Salud Pública, en entrevista al sitio digital de Granma el 25 de diciembre del 2014, explicó que en estos momentos se desarrolla en dichas instituciones un programa para completar el mobiliario, así como otro de reparación y mantenimiento constructivo que permita recuperar y ampliar capacidades, para ello se asignó un presupuesto de 66 millones de pesos.

Mientras más se optimice el bienestar, las condiciones de vida y la calidad de la atención en estos centros, disminuirá el subsidio por parte del Estado a través del incremento del pago por el servicio. En tal sentido, Haydée Franco Leal, directora de Políticas y Proyecciones del Instituto Nacional de Seguridad Social (INASS), aseveró que la Resolución 548 del Ministerio de Finanzas y Precios establece que en las Casas de Abuelos el pago ascenderá a 180 pesos mensuales y en los Hogares de Ancianos a 400.

Asimismo, acotó que la Resolución 46 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social garantiza que ningún anciano quede sin amparo. En el caso de los adultos mayores necesitados de acudir a estas instituciones y se demuestre en la investigación socioeconómica realizada por los trabajadores so¬cia¬les la carencia de ingresos y de familiares en condiciones de prestarles ayuda, el pago total o parcial del servicio lo asumirá la Asistencia Social.

Nuestro país cuenta también con el servicio de Asistencia Social a Domicilio que consiste en brindar atención de carácter personal, doméstico y social a los adultos mayores encamados o con movilidad restringida y privados de la atención de algún familiar, práctica que hoy beneficia a  4 416 ancianos y cuenta con tres 1 544 trabajadores contratados.

Humberto Arencibia Pérez, director del Centro Iberoamericano de la Tercera Edad, localizado en el Hospital Calixto García, declaró que hace cinco años se realiza por el Ministerio de Salud Pública el Examen de Medicina Preventiva del Adulto Mayor (EMPAM), para promover un envejecimiento saludable. A partir de esta medición se implementan acciones preventivas, de tratamiento o rehabilitadoras que pueden referirse al riesgo cardiovascular, a la salud mental o al ámbito  osteomuscular.

Como una de las tareas pendientes, el directivo destacó el trabajo por parte del Estado en el entorno del país, ya que este no es muy amigable para los longevos. “El transporte y las afectaciones en el pavimento  propician muchas caídas e impiden  que las personas de esta edad tengan una vida más activa”.

El anciano Jorge, quien convive solo con su esposa Elsa, manifestó que desenvolverse en la sociedad es difícil por las condiciones de las calles y de los ómnibus. “Aunque recibo el apoyo de mis familiares, soy el encargado  de buscar lo necesario en la casa. Cuando tengo que salir del municipio es complicado porque las guaguas siempre van llenas, no están hechas para los adultos mayores”, dijo.

Otro eslabón de la cadena, y quizás uno de los más preocupantes, constituye el aumento de las pensiones por jubilación. Con relación al tema, la directora jurídica del INASS, Bárbara López Casanova, explicó en entrevista a la Revista Bohemia el 21 de mayo del 2012, que “no debe llegarse al extremo de considerar que el Sistema de Seguridad Social no tenga capacidad para sufragar las pensiones”.

La directiva se detuvo en dos medidas que considera importantes para el financiamiento de los regímenes de seguridad social cubano: elevar la edad mínima de jubilación, ya implementada, y extender la contribución a la seguridad social de los trabajadores del sector estatal. 

Sin embargo, Gregorio Ojeda, de 85 años, es uno de los tantos ancianos dedicados a la venta de periódicos, al respecto declaró que comenzó este trabajo después de jubilarse como forma de ganar un poco más de dinero, pues la pensión recibida la califica de insuficiente.

Geriatría: especialidad en crisis

Entre las ventajas de la Isla en la atención a la ancianidad está, desde1984, la inclusión de la especialidad de Gerontología y Geriatría en la capacitación del personal de salud.

Pero, el Doctor Miguel Valdés Meir, jefe del Grupo Nacional de Geriatría, afirmó que la cantidad de especialistas no es suficiente en relación con  la realidad del país. Actualmente constituye una prioridad en las Universidades de Ciencias Médicas la formación de geriatras, pues solo existen  290 médicos en esta  la rama y 103 residentes.

“Más importante que añadirle años a  la vida de seres humanos es añadirle calidad al tiempo que le resta. Pero nuestros recursos no dan abasto con la creciente demanda, cada año son más las personas que arriban a la tercera  edad y muchos de ellos sin apoyo filial”, añadió Valdés Meir.

En torno a dicha situación, el doctor Carlos Marín Díaz, geriatra del Clínico Quirúrgico Joaquín Albarrán, opinó que es necesario geriatrizar la medicina. “No es solo responsabilidad de esta especialidad la atención del adulto mayor, los urólogos, los de medicina general integral y, en general, todos aquellos que atienden otras ramas deben perfilarse también para contribuir a que nuestros ancianos reciban la atención requerida”, concluyó.

¿Buenas prácticas?

Severiano Esquileni, anciano de 84 años, interno  en el asilo Los veteranos del municipio capitalino Diez de Octubre, comentó estar cómodo en la institución, “jugamos dominó, realizamos ejercicios los martes y viernes,  vamos a excursiones, hace poco visitamos el Zoológico Nacional y el  Acuario. Nos sentimos parte de la sociedad”. 

Por su parte, Reinaldo Marín, de 73 años y residente  en el mismo centro, refirió que el personal debería estar más capacitado, “este trabajo lleva  paciencia y  muchos no la tienen”.

Respecto al tema, la socióloga y profesora retirada de la Universidad de La Habana, Aurora Vásquez, afirmó que los ancianos deben ser escuchados, pues saben mejor que el proveedor de cuidados lo que necesitan, asimismo, calificó de imprescindible preguntarles si están o no satisfechos con el servicio recibido, confiar en sus fuerzas y experiencias y darle el valor que tiene haberlas vivido.

Además, Miguel Ángel Ramis, estudiante de tercer año de Psicología en la Universidad de La Habana, enfatizó que las personas dedicadas a la atención de adultos mayores tienen que sentir  motivación  y amor por su trabajo para poder ofrecer un buen trato. El doctor Arencibia, por otro lado,  concluyó que es importante la cultura de envejecimiento en la sociedad, “necesitamos tener una imagen positiva de la vejez, no verla como un problema, sino como educadora fundamental de las nuevas generaciones”.

Familia: la mejor compañía

No cabe duda que la familia, sin ser el único escenario de vida del adulto mayor, tiene la primacía. Esta debe recompensarlo con cuidados y afectos, en una etapa donde la capacidad de valerse por sí solo se reduce y comienza una fase de dependencia para el cumplimiento de las necesidades básicas.  

El doctor Valdés Meir planteó que el espacio ideal para el anciano es la familia, “esa relación con sus hijos, nietos y vecinos forma parte de la calidad de vida que esperamos para las personas de la tercera edad. Puede pasar el horario laboral en un hogar, pero solo ingresar en el asilo cuando no tenga otras posibilidades”. 

Jorge López dijo que significa mucho para él recibir apoyo de sus seres queridos, “esto  demuestra que tienes un papel importante en sus vidas, es una manera de premiarte por lo que un día hiciste por ellos”. 

Tanto Leonor como Jorge y su esposa Elsa son seres privilegiados, pues cuentan con el respaldo y la atención asidua de sus familiares: tesoro que  muchos no poseen.

Para el joven Yariel Portela, convivir con sus dos abuelos constituye un problema: “Todo les molesta, no entienden que los tiempos y las mentalidades cambian”. 

Sin embargo, conversando una tarde con Mónica, pude apreciar  la luz que emanan sus ojos cuando habla de su abuela Leo (como la llaman de cariño). Me explicaba entonces lo difícil de cuidar a un anciano, aunque subrayó que no es “una carga” hacerlo.

“Administro bien mi tiempo, trabajo, realizo los quehaceres del hogar y en ocasiones salgo, también tengo la suerte de poseer la ayuda del resto del núcleo familiar. Es importante comprender que ninguna acción del Estado va a suplir el amor que la familia le puede brindar al adulto mayor. Esta constituye la base para que nuestros longevos finalicen con una sonrisa y contagiados de afecto el  largo camino de vida recorrido”, destacó.

De repente, el murmullo de una voz ronca interrumpe la plática, parece que Leo despertó, “necesito un vaso de agua”, se escucha desde la sala. Me despido entonces para no interrumpir, mientras Mónica camina a la cocina para complacer, como de costumbre, todas las peticiones de su abuela.

Pie de foto: Se  espera que  para el 2025 Cuba sea el país más envejecido de América Latina. 

Ficha técnica:  

Tipo de título: Llamativo.
Tipo entrada: Anecdótica.
Tipo de cuerpo: De bloques temáticos.
Tipo de transiciones: Los subtítulos.
Tipo de cierre: De caso.

Tema: Cuba y el envejecimiento poblacional.

Situación problémica: ¿Está Cuba preparada para afrontar el envejecimiento poblacional?

Objetivos colaterales: Reflejar a través de opiniones de especialistas las acciones que está haciendo el país y proyecciones para afrontar el envejecimiento poblacional, así como el trato que reciben los ancianos y el papel que desempeña  la familia.

Estrategia de fuentes:

Documentales:

Envejecimiento poblacional en Cuba: “rápido” y “profundo”. Claudia Camps. URL: www.ONE.cuEn:ONE.cu. Consultado: 14-3-2015.

Nuevas medidas para la atención a los adultos mayores. Leticia Martínez Hernández. URL: www.Granma.cu. En: Granma.cu. Consultado: 14-3-2015.

SOS almanaques, de Vladia Rubio y Dainerys Machado, Revista Bohemia. La Habana, Cuba. 21 de mayo de 2012.

Activas:

Haydée Franco Leal, directora de Políticas y Proyecciones del Instituto Nacional de Seguridad Social (INASS) (Fuente especialista, oficial, juicio de valor).

Doctor Humberto Arencibia Pérez, director del Centro Iberoamericano de la Tercera Edad) (Fuente especialista, oficial, juicio de valor).

Doctor Miguel Valdés Meir, jefe del Grupo Nacional de Geriatría (Fuente especialista, oficial, juicio de valor).

Doctor Carlos Marín Díaz, geriatra del Clínico Quirúrgico Joaquín Albarrán. (Fuente especialista, juicio de valor).

Aurora Vásquez, socióloga y profesora retirada de la Universidad de La Habana (Fuente especialista, juicio de valor).

Miguel Ángel Ramis, estudiante de tercer año de Psicología de la Universidad de La Habana (Fuente directa, juicio de valor).

Severiano Esquileni, anciano de 84 años, interno  en el asilo Los veteranos del municipio capitalino Diez de Octubre (Fuente implicada, juicio de valor y juicio disyuntivo).

Reinaldo Marín, anciano de 73 años, interno en el asilo Los Veteranos del municipio capitalino Diez de Octubre. (Fuente implicada, juicio de valor, juicio disyuntivo).

Mónica González (Fuente implicada, juicio de valor).

Jorge López, anciano de 82 años (Fuente implicada, juicio de valor).

Gregorio Ojeda, anciano de 85 años (Fuente implicada, juicio disyuntivo).

Yariel Portela  (Fuente implicada, juicio disyuntivo).

Soportes:

Hecho: Los altos niveles de envejecimiento poblacional llevan al país a implementar nuevas medidas para afrontar dicha situación.

Antecedentes:  Entre 1953 y 2012, fecha en que se realizó el último censo de población,  las personas con 60 años o más se multiplicaron por cuatro en la Isla.

Contexto: El envejecimiento poblacional en Cuba es creciente y se espera que  para el 2025 Cuba sea el país más envejecido de América Latina. 

Situaciones colaterales que también pudieran incidir: La familia debe desempeñar un papel activo en la atención a los ancianos, además de las acciones que pueda realizar el  Estado.

Proyecciones: Que los ancianos tengan las condiciones adecuadas para su desenvolvimiento tanto en los asilos como en la sociedad y en el plano familiar, esta última es la ideal para una mejor calidad de vida de los adultos mayores.

Tipos de juicios: 

Analíticos: Todos los juicios presentes en el reportaje son analíticos.

De valor: Los juicios de valor se reflejan en las opiniones del doctor Alberto Fernández Seco, de la directora jurídica del Instituto Nacional de Seguridad Social (Inass), Bárbara López Casanova, y de Haydée Franco Leal, directora de Políticas y Proyecciones del Inass, donde explican concretamente las acciones que realiza el país para afrontar el envejecimiento poblacional. Además del juicio del doctor Valdes Meir sobre la escasez de geriatras en Cuba. También la opinión de Mónica por ser una fuente implicada, pues convive y se ocupa de un anciano.

Disyuntivos: Está presente cuando Reinaldo Marín, de 73 años, explica que el personal que lo atiende debería estar más capacitado y cuando Gregorio alega que la pensión es insuficiente.

 


 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris