Facebook Twitter Google +1     Admin

TELENOVELAS Y SERIES: ¿ENTRETENIMIENTO O ADICCIÓN?

20160415123633-huy.jpg

La aparición de producciones extrajeras en Cuba ha ganado la atención y el disfrute de jóvenes y adultos.

HUY TRINH QUANG,

estudiante de primer del Periodismo,

Facultad de Comunicación,

Universidad de La Habana.

¡Oye!, cuéntame... ¿Qué pasó ayer? Las frases se pueden escuchar frecuentemente en una conversación entre amigos o vecinos sobre la telenovela o la serie que no vio anoche.

En los últimos años, las grandes producciones abundan con sus diferentes temáticas: amor, violencia, parodia, entre otras, cada vez llamando más la atención de las audiencias.

Según estadísticas de Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), se estima que 2 millones personas ven la telenovela en el país. La cantidad de espectadores en el año 2014 aumentó un 15 por ciento con respecto al 2013, 25 por ciento al 2012, y cada vez incrementan más en lo que va de 2015.

Muchos tipos de telenovelas

Las novelas responden al género de ficción que tiene su origen en Latinoamérica. Su rasgo característico es que son capítulos con historias continuadas que suelen durar varias temporadas.

Desde los años setenta, el surgimiento de las telenovelas y las series inundaron las televisiones del mundo, pero en los últimos años, este fenómeno se aceleró, no sólo con productos propios de cada nación, sino también de procedencia internacional.

Los tipos de telenovela y series son cada vez más abundantes. Se difunden en los horarios y canales diferentes para que los espectadores puedan elegir la de su preferencia.

La aparición de producciones extrajeras en Cuba ganó la atención y el disfrute de jóvenes y adultos. Pero, además del objetivo principal que es divertir, existen efectos negativos en la audiencia.

Entre las producciones más seguidas en Cuba, actualmente, se encuentran Chocolate y pimienta, Game of Thrones (Juego de tronos), The Walking Dead (El muerto caminando), Vampires Diaries (Diarios de vampiros), filmadas por empresas extrajeras, entre otras.

No sólo en televisión, en Internet también existe una gran variedad para escoger. Las audiencias pueden seleccionar mejor sin importar el horario y el espacio.

“No me gusta las telenovelas en televisión, porque la mayor parte es de producción nacional. Por tanto, voy a copiar las carpetas de novelas internacionales a otros lugares: en Internet, en el paquete, donde mis amigos o compro un DVD”, explicó Laura Aleaga Navarro, una joven del Vedado.

¿Por qué a las audiencias les gustan las telenovelas?

Los protagonistas en las novelas, frecuentemente, son concebidos casi perfectos, sus decisiones deben tomarse siguiendo el camino del bien, puesto que son virtuosos y actúan bajo el dicho de hacer las cosas “como Dios manda”, en determinada sociedad.

“En una novela todo es más brillante que en la vida real, en ellas hay canallas rematados y los héroes valientes, llenos de nobleza, que aman a sus mujeres”, comentó Alejandra Cabrera González, estudiante de la Facultad de Biología.

“El contenido de la serie que estoy siguiendo es muy atractivo, tiene muchas escenas de acción y violencia explícita, pero no faltan momentos románticos, no me puedo detener hasta terminarla”, manifestó Dunia Acosta Albert, ama de la casa de 38 años.

“Las escenas románticas en la novela me hacen soñar una vida como la de sus protagonistas. Deseo tener un amor bello con mi novio, y estar juntos en una casa pequeña al lado de playa”, compartió María Alfonso García, estudiante de la Facultad de Comunicación.

No sólo las muchachas disfrutan de estas producciones, también los varones lo hacen. Alex Alonso Cuesta, alumno de la Facultad de Química, comentó: “Estoy viendo Prison Break, los secretos e inteligencia del personaje principal en esta serie la hacen muy atractiva, no puedo adivinar su final”.

La consecuencia será…

Una pequeña muestra realizada entre alrededor de 100 habitantes en la capital indica que el 70 por ciento dedica más de cuatro horas por día en consumir esos productos. Es una muestra ínfima, pero que sirve de botón a la problemática.  

Elyan Méndez Olazzarra, un hombre 41 años residente en Plaza de la Revolución, comentó: “Mi mamá se pasa el día viendo telenovelas; su adicción es tanta que le ha afectado el oído, casi no oye cuando hablas con ella. Mi hermana la sienta frente al televisor y le pone novelas. No entiendo cómo puede alguien hacer eso teniendo la posibilidad de ver otra cosa. Es siempre lo mismo, incluso repite la que ya vio cuando no tiene nada más para ver.”

La adición de ver estas producciones afecta la vida cotidiana, trabajo y estudio de las personas, mayoritariamente. Le hacen perder mucho tiempo a los consumidores y restan atención a otras funciones importantes.

José A. Alcántara De La Cruz, psicólogo y profesor de la Facultad de Psicología, en la Universidad de La Habana, expresó que en muchos sentidos, las telenovelas y los seriados son los precursores de los videojuegos y otros malos hábitos. La atracción es la misma, con la naturaleza adictiva que lleva a los espectadores a sintonizar todos los días episodios de las novelas.

“Me ausentaba frecuentemente en mi clase para ver Vampires Diaries, solo siento que debo saber qué va a pasar en el siguiente capítulo y lo espero con mucha ansiedad, además de que algunas veces veo hasta tres veces el mismo”, dijo Mulet Ana Cecilia, estudiante de la Facultad de Artes y Letras.

“El horario de ver la novela en la televisión es a las 9:00 pm, por eso tengo que bañarme y comer más temprano, si no lo dejo para más tarde. Algunas veces, mi cazuela se ha incendiado porque olvidé apagar el fogón”, dijo Mercedes Chaple Serrano, una anciana del Vedado.

“Estuve un tiempo que no salía casi de mi cuarto por estar viendo series en la computadora. Vivía comiendo solo pan y refresco. Me reunía poco con los amigos, no conversaba. No hacía nada más”, recordó Gilberto Díaz Toca, estudiante de la Facultad de Matemática.

“Cuando estamos frente a la televisión, ésta no nos exige pensar ni hacer demasiado, sólo mirar y mirar. Entonces, perdemos la sensación de los sentidos”, añadió Alcántara De La Cruz.

Ventajas y desventajas de la telenovela

Mirtha Basulto Ramírez, profesora de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana, comprobó que las telenovelas y las series tienen un efecto negativo en el cerebro: “Las telenovelas pueden llegar a ser tan dañinas para el cerebro humano como lo son el consumo excesivo de ciertas drogas, produciendo síntomas tales como apatía generalizada, irritabilidad, trastornos de la personalidad e incluso demencia”.

Los personajes de las novelas y series, por lo general, viven en mansiones en ciudades ficticias, tienen empleos bien remunerados, excitante vida social y amigos poderosos. Por supuesto, todo esto es un montaje. La mayoría de las personas no son ricas, poderosas o famosas, es una historia creada con rasgos de la realidad para seducir al consumidor.

Norma García Puerto, profesora de la Facultad de Economía, afirmó: “Las telenovelas y las series pintan la realidad que las mujeres imaginamos de niña: vivir la historia del príncipe azul, ser bella, tener una mansión, etc., y como la vida no es de color de rosas, nos conformamos con mirar esas historias de ensueños”.

Basulto explicó que “lo peligroso de las telenovelas es que crean estereotipos. No es que estimulen la violencia pero, al presentar ciertas conductas como normales, las legitiman.”

Un análisis elaborado por el Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior (Ceneval), en México, señala que aquellos jóvenes que dedican cuatro y hasta más de diez horas por semana en ver este tipo de producciones, obtienen 12 puntos menos (de 128 preguntas) que aquellos que ven programas culturales, en las pruebas de ingreso al bachillerato.

Por otro lado, la situación de ver la televisión o computadora mucho tiempo daña la vista. Eventualmente, la visión se puede encontrar comprometida al igual que es muy probable sufrir constantes dolores de cabeza, explicó el doctor Carlos Montalvo, del hospital capitalino Calixto García.

Según la investigación de Erwin Höllinger, catedrático y neurólogo de la Universidad de Salsburgo, Austria, mirar la telenovela un pequeño tiempo al día (alrededor de una hora o poco más) puede provocar distensión o relajación por parte de los televidentes. Esta es una gran ventaja. También causa mucho entretenimiento porque produce estímulos en las personas.

Además, es una buena forma para practicar otro idioma, pues las producciones extrajeras pocas veces son traducidas y deben verse con subtítulos lo cual puede ser utilizado para comprobar y mejorar los conocimientos en otra lengua.

“Cuando ves una novela o una serie extranjera escuchas los diálogos de los personajes en inglés u otro idioma. Esto puede estimular el oído al escuchar diversos modos de hablar por parte de los nativos”, afirmó Höllinger.

“Si ya vas a ver series, elige las positivas, he visto nuevas propuestas que promueven valores, informan y además te hacen reír. No hay que volverse adictos, pero si estás buscando entretenimiento, encuéntralo en programas que aporten algo positivo a tu cuerpo y a tu mente”, concluyó Basulto Ramírez.

Pie de Foto: El consumo desmedido de series y telenovelas puede provocar adicción en las personas.

Fecha técnica:

Tipo de título: Llamativo.

Tipo de entrada: De presentación del tema.

Tipo de cuerpo: Bloques temáticos.

Tipo de cierre: Cierre de instancia a la acción.

Tipo de reportaje: Interpretativo, explicativo.

Situación problémica: Una parte de pueblo cubano se ha vuelto adicto las telenovelas y las series.

Objetivos colaterales: Presentar los tipos de producciones. Responder a la pregunta de por qué a la audiencia les gustan; por qué dedican tanto tiempo a su consumo. Dar a conocer las ventajas y desventajas de las telenovelas y los seriales.

Estrategias de fuentes:

Documentales:

Estadística de Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT). Año 2014.

Análisis elaborado por el Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior (Ceneval) en México. http://ehowenespanol.com/

cuales-son-desventajas-television-peliculas-info_337934/ (5 de julio de 2014)

La investigación de Erwin Höllinger, catedrático y neurólogo de la Universidad de Salsburgo, Austria. http://desansiedad.com/

2013/09/19/las-telenovelas-dramaticas-danan-al-cerebro/ (19 de septiembre de 2013)

Activas:

Basulto Ramirez Mirtha, profesora de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana (Especialista; juicios: analíticos, sintéticos).

José Alcantara De La Cruz, psicólogo y profesor de la Facultad Psicología, en la Universidad de La Habana (Especialista; juicios: analíticos, sintéticos).

Doctor Carlos Montalvo, del hospital capitalino Calixto García (Especialista; juicios: analíticos, sintéticos).

Laura Aleaga Navarro, joven del Vedado (Implicado; juicios: analíticos).

Alejandra Cabrera González, estudiante de la Facultad Biología (Implicado; juicios: analíticos).

Dunia Acosta Albert, 38 años, ama de la casa (Implicado; juicios: sintéticos).

María Alfonso García, estudiante de la Facultad Comunicación (Implicado; juicios: analíticos).

Alex Alonso Cuesta, alumna de la Facultad de Química (Implicado; juicios: disyuntivo).

Elyan Méndez Olazzarra, hombre 41 años, Plaza de Revolución (Directo; juicios: valorativo, analíticos).

Mulet Ana Cecilia, estudiante de la Facultad de Arte y Letra (Implicado; juicios: analíticos).

Mercedes Chaple Serrano, anciana del Vedado (Directo; juicios: valorativo, disyuntivo).

Gilberto Díaz Toca, estudiante de la Facultad de Matemática (Implicado; juicios: analíticos).

Norma García Puerto, profesora de la Facultad de Economía (Implicado; juicios: valorativo).

Soportes:

Hecho: En la actualidad, una parte del pueblo cubano se ha vuelto adicto a las telenovelas y las series de producción nacional e internacional.

Antecedentes: La cultura cubana de ver la novela y la irrupción de la Internet Off-line (el paquete) ha desencadenado un consumo, en ocasiones desmedido, de productos comunicativos extranjeros en Cuba.

Contexto: El escenario cubano actual está marcado por la llegada de la Internet Off-line, las pocas producciones seriadas nacionales y la oleada de telenovelas y series propuestas por las televisoras extrajeras.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris