Facebook Twitter Google +1     Admin

RELIQUIAS EN EL HOGAR DE LEZAMA LIMA

20160522152313-nailey.jpg

La casa museo del intelectual cubano conserva, además de objetos personales, una vasta obra literaria y plástica.

NAILEY VECINO PÉREZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Una colección de casi mil ejemplares de literatura, más de 50 obras de la plástica y numerosos objetos que pertenecieron a José Lezama Lima, dispuestos tal y como los tenía en vida, atesora la casa donde vivió el célebre escritor cubano desde su nacimiento, situada en los bajos de un antiguo edificio en la calle Trocadero, #162, entre Industria y Consulado, en el municipio habanero de Centro Habana.

“Lezama nació en Columbia, Marianao, en 1929. Desde entonces y hasta su muerte en 1976, residió aquí junto a su madre, su hermana menor y la nana. En 1994 comenzó a funcionar como museo y en 2010 fue declarada Monumento Nacional”, comenta Gretel Puime, museóloga de la casa.

Los objetos del escritor están situados de la misma manera en que los tuvo cuando vivía. En la sala resalta, sobre una mesa de centro, el conjunto de La Limosnera (la Mayólica), reliquia familiar, el cenicero personal y un fragmento de un casquillo de bala perteneciente al padre de Lezama y que este utilizaba como florero. El cuarto conserva la cuna y el balance de su niñez, además de armarios, pero estos no son originales.

“La máquina de escribir, que reposa en el escritorio no fue utilizada por Lezama en muchas ocasiones pues gustaba de los manuscritos. Luego de varias investigaciones se verificó que sentía afinidad por la tinta verde ya que la mayoría de los textos están escritos con tinta de ese color”, así expresa el documento que recoge las transformaciones ocurridas en el museo, llamado Libro de transformaciones e investigación.

Utensilios de cocina, bomboneras, jarrones, pisapapeles, tabaqueras, estatuillas, figuras que representan culturas aztecas y de otras civilizaciones pueden encontrarse en la casa, donde llama la atención el pequeño busto de Martí y de Sócrates que guardó en un estante.

Isis Leyva, otra de las museólogas del centro, explica que en cada sitio de la casa existen estantes de libros que en su conjunto resguardan una colección de casi mil ejemplares contentivos tanto de literatura clásica como del propio Lezama, el resto de estas pertenencias se haya en la Biblioteca Nacional, siendo los dos lugares únicos en el país con tales cantidades.

La Enciclopedia Británica de 1909 (perteneciente al padre), la Edición Completa de la revista Orígenes, y el primer ejemplar de Paradiso, constituyen sus más valiosos tesoros, agregó.

Otros números conservados son Verbum, Muerte de Narciso, Espuela de Plata, Nadie Parecía, la Fijeza y Aventuras Sigilosas, además de su primer poemario, Enemigo Rumor, y otra de sus famosas novelas, Opiano Licario.

Más de 50 pinturas de artistas cubanos como Víctor Manuel, Portocarrero, Arístides Fernández, Mariano, Amelia Peláez y otros, junto al título de graduado en Derecho en 1938, penden de las paredes del lugar. Esta colección de obras puede igualarse de acuerdo con su  calidad, a las expuestas en el Museo Nacional de Bellas Artes.  

Pie de foto: Los muebles se encuentran de la misma manera en que los tuvo en vida.

Ficha técnica:

Tipo de título: Genérico.
Tipo de lead: Sumario de Qué.
Tipo de cuerpo: Lead + Pirámide normal.
Tipo de fuentes: Directas y documentales.
Primer valor noticia: Singularidad.
Otros valores noticia: Prominencia de los protagonistas. Proximidad o cercanía.

22/05/2016 08:23 islalsur #. Cuba Curiosa


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris