Facebook Twitter Google +1     Admin

PARA VOLVER A LA ÉLITE

20161217153214-liz.jpg

Tras la clasificación para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, el voleibol masculino cubano aspira estar nuevamente entre los mejores del mundo, en medio de un proceso de reorganización del elenco que ha transitado desde el año 2001 momentos de altas y bajas.

LIZ CARIDAD CONDE SÁNCHEZ,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación,

Universidad de la Habana.

Tras 16 años de ausencia a una cita estival, el equipo masculino cubano de voleibol consiguió el boleto clasificatorio a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, luego de derrotar en el partido decisivo al favorito elenco de Canadá, y concluir en calidad de invicto el Torneo Preolímpico celebrado en la ciudad canadiense de Edmonton del 8 al 10 de enero.

El seleccionado varonil de la Isla, en seis incursiones olímpicas, ha tenido como mejor ubicación el tercer lugar obtenido en Montreal 1976. Ganó la IX edición de la Liga Mundial en 1998, conquistó dos subtítulos y dos terceros lugares en Campeonatos Mundiales y se agenció quince campeonatos regionales.

El voleibol masculino atraviesa en estos momentos un proceso de “reorganización de una selección competitiva de alto nivel tras haber sufrido en los últimos tiempos numerosas bajas que nos han costado la renovación una y otra vez de equipos casi completos, con jugadores talentosos, pero muy jóvenes y faltos de fogueo”, sostuvo Rodolfo Sánchez Sánchez, director técnico de la selección nacional de varones.

Desde 2001, el deporte de la malla alta ha sufrido en varias ocasiones la pérdida de sus mejores jugadores. De acuerdo con una noticia difundida en diciembre de ese año por el diario español ELDIA.ES, seis voleibolistas -de doce en total- dejaron la selección antes del comienzo de un evento deportivo en Bulgaria. Se trataba de Ihosvvany Hernández (capitán), Jorge Luis Hernández, Yasser Romero, Leonel Marshall, Ramón Gato y Ángel Dennis.

Entre los años 2005 y 2009,se conformó nuevamente una armada titular compuesta por Michael Sánchez, Oriol Camejo, Raidel Poey Romero, Osmany Juantorena, Yohandry Cala y Rolando Jurquin, quienes regresaron el voleibol a la élite tras obtener la medalla de bronce en la Liga Mundial de 2005. Posterior a esa competencia, paulatinamente todos abandonaron el país.

Los técnicos tuvieron que comenzar de nuevo. Con duras jornadas de entrenamientos, Cuba formó un nuevo equipo bajo la dirección de Orlando Samuels, integrado por jugadores de calibre como Robertlandy Simón (capitán), Raidel Hierrezuelo, Yasser Portuondo, Yoandri Leal, Yoandri Díaz, Wilfredo León y Fernando Hernández, nómina que se agenció el subcampeonato mundial en Italia 2010 y era fuerte candidata a los Juegos Olímpicos de Londres 2012, pero se desvaneció en los dos años siguientes.

“Sin duda la falta de topes internacionales para nuestros voleibolistas y el poco desarrollo de nuestra liga nacional constituyeron factores clave para que los atletas se fueran a buscar experiencias en otras ligas del mundo”, afirmó el entrenador de la selección masculina Gilberto “el venado” Herrera Delgado, quien dirigiera el equipo que se desintegró en el año 2001.

Para intentar frenar el éxodo, la Federación Cubana de Voleibol (FCV) realizó cambios en sus reglamentos y desde el año 2013 implementó una nueva política que facilita a los jugadores cubanos contratarse en ligas extranjeras y cobrar el 90 por ciento del monto del contrato, según datos publicados en la página oficial de la organización rectora del voleibol.

El opuesto Javier Jiménez estrenó esta nueva oportunidad al ser contratado por el PAOK de Grecia en el año 2014. Para la temporada 2015-2016 (noviembre a mayo) se sumaron tres jugadores del elenco masculino: Rolando Cepeda también se unió al PAOK, Osmani Uriarte al Maliye, de Turquía, y Liván Osoria se fue a competir en la Liga de Argentina.

"El principal objetivo del proceso de contratación es el desarrollo de los jugadores y el mejoramiento de su nivel de vida", dijo Ariel Saínz, presidente de la FCV, durante una entrevista concedida a Radio Habana Cuba en septiembre de 2015, donde también aseguró que los contratos “se firman aquí en La Habana con todas las garantías legales, ante un grupo del Instituto Nacional de Deporte, Educación Física y Recreación (INDER) y sin la participación de intermediarios”.

“Hasta ahora, las contrataciones han sido bastante fructíferas. Es muy importante continuar con su práctica porque no es lo mismo entrenar bajo este techo (Escuela Nacional de Voleibol) el año entero, que tener la oportunidad de jugar hasta tres partidos por semana”, destacó Sánchez.

“Pienso que las contrataciones pueden ser un buen remedio para mantener el equipo unido, ya llevamos alrededor de un año trabajando con el mismo elenco y obtuvimos la clasificación”, agregó el jefe técnico.

“Haber tenido la oportunidad de jugar con un club profesional ha sido una gran experiencia para mi carrera deportiva. Este tipo de ligas permite trabajar las deficiencias técnicas y llegar a las competencias internacionales con mayor preparación”, sostuvo (vía electrónica) Rolando Cepeda Abreu, quien se desempeña actualmente con el equipo PAOK, de Grecia.

A partir del próximo mes de junio (2016) el seleccionado de voly enfrentará la XXVII edición de la Liga Mundial de Voleibol, evento más importante previo a los Juegos Olímpicos en julio del presente año en Brasil.

“Hay una gran perspectiva en los jugadores; el equipo demostró allá en Canadá que puede hacer más, y espero que a partir de ahora mejore en cuanto a disciplina y responsabilidad. Es el conjunto más joven que va a participar en los Juegos Olímpicos, pero la meta es poder quedar entre los diez primeros lugares y continuar avanzando en experiencia”, manifestó Sánchez.

Pie de foto: El equipo masculino de voleibol tras la victoria obtenida en el Preolímpico de Canadá (Foto: tomada de cibercuba.com).  



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris