Facebook Twitter Google +1     Admin

“LA NOVELA DE MI VIDA”

20161229151114-claudia.jpg

CLAUDIA DOMÍNGUEZ VÁZQUEZ,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación,

Universidad de La Habana.

 ¿Por qué no acabo de despertar de mi sueño?

¡Oh!, ¿cuándo acabará la novela de mi vida

para que empiece su realidad?

                       José María Heredia. 17 de junio de 1824.

Con estos versos comienza La novela de mi vida, de Leonardo Padura Fuentes, editada por segunda vez en 2008 por Ediciones UNIÓN y que consta, además del excelentísimo prólogo de Enrique Saínz y los agradecimientos, de dos partes que conforman el relato en sí, de una noticia histórica sobre los principales personajes relacionados con José María Heredia, así como de un ensayo del escritor acerca del “Cantor del Niágara”.

Según refiere el autor en los agradecimientos: “Aunque sustentada en hechos históricos verificables y apoyada incluso textualmente por cartas y documentos personales, la novela de la vida de Heredia, narrada en primera persona, debe asumirse como obra de ficción”.

Padura entrelaza historias de manera zigzagueante que mantienen al lector en la expectativa de saber la conclusión de la trama. Narra el decursar de tres personajes en etapas diferentes: el propio Heredia en los comienzos del siglo XIX; José de Jesús Heredia, hijo del famoso poeta, en los primeros años del XX y Francisco Terry a finales de esa centuria.

Desarrolla con riqueza de estilos, hechos que conformaron la existencia del poeta valeroso y fatal, de la primera parte del XIX, sus visitas al prostíbulo en busca de Betinha; las andanzas por las calles de La Habana, Matanzas y México; su amor por Lola Junco; la formación de una nacionalidad cubana bajo las enseñanzas de Félix Varela; la complicidad en la “Conspiración de Soles y Rayos de Bolívar”; el exilio; la pasión por la poesía; la acción revolucionaria y su familia.

También descubre las peripecias de José de Jesús Heredia para guardar unos documentos (supuestamente la novela de la vida de su padre) en una logia masónica, quien pese a la necesidad económica imperante, no se deshace de esos papeles y cumple así con una promesa que hiciera su abuela al moribundo José María de guardarlos hasta que pasaran 100 años de su muerte. Durante ese recorrido encuentra al hijo bastardo de su padre con Lola, Esteban Junco.

La tercera narración versa sobre la vida de Fernando Terry, profesor de Literatura especializado en la obra de Heredia, quien regresa a Cuba luego de su exilio, en busca de los documentos que él cree son la obra cumbre del poeta y que una pista indicase estaban en una logia masónica. Luego de su retorno, se encuentra con los viejos fantasmas del pasado causantes de su ida del país y que lo han atormentado por veinte años.

Enrique Saínz expresa en el prólogo: “Creo que La novela de mi vida confirma, con su prosa de una magistral densidad y las magníficas ambientaciones y diálogos que la integran, que el creador que fue dando cuerpo a esta narración ha llegado, sin otro apoyo que los aciertos de su escritura y el trabajo constante, a un lugar destacado en la literatura cubana de hoy, a cuya tradición se suma como uno de sus más conspicuos representantes”.

Leonardo Padura Fuentes se ha desempeñado como narrador, periodista, ensayista y guionista de cine cubano. Consta en su creación literaria más de una veintena de obras y alcanzado importantes premios como Primera Mención Concurso Latinoamericano de Periodismo José Martí (1988), convocado por la Agencia Prensa Latina; el Premio Dashiell Hammett, de la Asociación Internacional de Escritores Policiacos, por Paisaje de otoño (1998) y por La neblina del ayer (2006), entre otros. Este escrito fue merecedor en 2001 del Premio Internacional de Novela Casa Teatro y le valió a Padura el Premio de la Crítica.

Pie de foto: Portada de la segunda edición del libro.

29/12/2016 08:11 islalsur #. Libros


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris