Facebook Twitter Google +1     Admin

AMAR LO QUE HACE Y HACER LO QUE SE AMA

20170427132754-yira.jpg

La actriz Nancy González desde hace varios años comparte la pasión por la actuación con la organización de eventos.

YIRA HERNÁNDEZ GÓMEZ,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación,

Universidad de La Habana.

Foto: Cortesía de la entrevistada.

Quién no recuerda a Nancy González del Pino Ortiz, actriz que el público tanto extraña en la pantalla, y protagonista de obras como Zafiros, locura azul y Caravana. Encarnó personajes de novelas emblemáticas que llenaron de lágrimas y alegrías como Pasión y prejuicio, por la que alcanzó el Premio de Actuación en televisión, otorgado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba en 1993. Exitosas series, obras de teatro y películas vienen desde la evocación con solo mencionar su nombre.

La artista, distinguida por su talento, es graduada en la especialidad de actuación en la Facultad de Artes Escénicas del Instituto Superior de Arte en el año 1981, goza de una gran trayectoria en el mundo del espectáculo y fue embajadora cultural de Buena Voluntad del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en Cuba. Es portavoz permanente de los mensajes de esta organización, pues aunque ya no es emisaria oficialmente, constantemente pone su poder de convocatoria en función de la promoción y la protección de los derechos de la infancia y la adolescencia, con cada personaje que hace.

La primera obra interpretada por ella fue la de graduación, llamada La emboscada, de Roberto Orihuela. Luego hizo una secuencia de varias obras de teatro, también de Orihuela y otros autores cubanos.

En televisión incursionó con la novela Cuando la noche muera y antes de esta ya había participado en el cine con Jíbaro, dirigida por Daniel Rivas, y luego con De tal Pedro tal astilla, de Luis Felipe Bernaza, en los años 1984 y 1985, respectivamente.

Reconocida inmediatamente por la agradable voz y encantador rostro, que los años no opacan, Nancy va más allá de la actuación. Hace aproximadamente 10 años su espectro profesional contempla la organización de eventos, pasión ejercida y defendida con singular gusto. Hoy, habla de sus proyectos.

-¿Por qué ya no es Embajadora de Buena Voluntad de la UNICEF?

No trabajo con la organización, porque me ocupaba mucho tiempo. Cumplí con este encargo durante veinte años. En Cuba no es muy conocida esa labor en la que la organización usa a las personas con un grado de popularidad para dar a conocer los programas que hace, apoyar los lugares donde hay algún problema, para que se ponga la debida atención. Sin embargo, aquí la prensa no cubre la actividad desarrollada por la institución.

-¿Se mantiene activa como actriz?

Sí, recientemente terminé de hacer la película Las señoritas De Avignon, cuya productora fue Genova pro, perteneciente al sector no estatal. Es una obra de ficción que gira en torno a un cuadro de los más famosos de Picasso, sobre el cual existía la duda de que él fuera su verdadero autor. Se tenía la suposición de que la verdadera creadora de la obra de arte fuera una de sus modelos, quien además era pintora y este fue el personaje que yo interpreté. Ella planeó robarse el cuadro a modo de venganza.

En la película trabajan varios autores cubanos, entre ellos Edith Massola y está previsto estrenarse pronto para el público, aunque aún no conozco la fecha exacta.

-¿Cuál de sus personajes la ha entusiasmado más al interpretarlo?

Todos y cada uno de ellos, los interpreto con igual pasión.

-¿Cuándo comienza a trabajar como organizadora de eventos?

Hace más de diez años y desde la fecha hasta hoy he descubierto que me gusta cada vez más.

-¿La decisión de dedicarse a la organización de eventos tiene que ver con los bajos salarios que se les paga a los artistas cubanos?

No directamente, tiene que ver con la cantidad de trabajo, con las necesidades crecientes del ser humano de desarrollarse y buscar nuevas expectativas. Además, encontré este ámbito profesional que me gustó muchísimo.

El sistema de pago de los artistas ha mejorado bastante, aunque no es satisfactorio en relación con la economía que rige nuestra sociedad. Actualmente, los artistas tenemos ventajosamente un salario mejor que el resto de los sueldos normales, lo que sucede es que no tenemos una garantía mientras no tenemos obra. Por ejemplo, podemos estar haciendo una novela durante un año y hasta que se finalice no cobramos, lo cual no da una estabilidad para la vida. Pero la razón fundamental en mi caso no fue el pago.

-¿Cuál fue el motivo que la inspiró a desarrollar una Carrera como organizadora de eventos, después de triunfar en la televisión?

Llegué a organizar eventos particulares sociales como parte de una investigación. Me llamó la atención que es una profesión muy maltratada en la sociedad. Lo tildan de innecesario o burgués, y yo decía, si es tan juzgado y la opinión es tan negativa, por qué las personas a través de los años siguen esta práctica en todo el mundo como parte de la cotidianidad, cuando ocurre un suceso que amerite su celebración.

Los eventos sociales reflejan la cultura y tradición de un país. Por lo tanto, me di a la tarea de unificar el trabajo de varios especialistas para lograr el mejoramiento de estos festejos, que no solo son propios de nuestra tierra. Desde tiempos ancestrales se han celebrado diferentes tipos; de ellos, cuatro han atravesado todos los tiempos, se practican en todo el mundo y son el nacimiento, la pubertad, el matrimonio y la muerte. Implican no solo al ser humano que está viviendo el momento, sino a toda la comunidad que le rodea.

Actualmente, los especialistas con los que comparto mi labor, actúan con mucho respeto y seriedad, para rescatar lo más puro y valedero de la profesión. Tratamos de transmitirles a los clientes la información mínima elemental que podamos tener.

-¿Qué servicios ofrece su empresa?

Hago la dirección artística y la conducción. Como trabajo con otros especialistas, nos ocupamos todos de la preparación desde la fotografía, hasta el local donde se va a realizar.

-¿Su prestigio como actriz ha favorecido?

Los dos oficios tienen puntos de contactos y de cierta forma esto contribuye a que las personas depositen mayor confianza en mí porque ya me conocen y creen que el resultado de la eventualidad puede tener un éxito mayor. Pero, una cosa no es exactamente igual a la otra, son trabajos diferentes y me da mucho gusto esa seguridad que tienen los clientes con respecto al fruto de lo que hacemos.

-¿Qué le gusta más, la actuación o la organización de eventos?

Yo soy de las personas que ama todo lo que hace y hace todo lo que ama, por eso disfruto tanto una labor como la otra.

Pie de foto: Nancy González inició su vida profesional en el Conjunto Dramático de Matanzas.

Ficha técnica:

Objetivo Central: Conocer qué impulsó a Nancy González a aventurarse en otro oficio.

Objetivos Colaterales: Saber si se mantiene activa como actriz, y algunos detalles de su carrera actoral.

Tipo de entrevista:

Por los participantes: Individual.

Por su contenido: De personalidad.

Por el canal que se obtuvo: Directamente.

Tipo de título: De referencia al entrevistado.

Tipo de entrada: De presentación.

Tipo de cuerpo: De preguntas y respuestas.

Tipo de conclusión: De opinión o comentario del entrevistado.

Tipo de preguntas declaradas: De exploración: ¿Por qué ya no es Embajadora de Buena Voluntad de la UNICEF?, ¿Se mantiene activa como actriz?; Directa: ¿Cuál de sus personajes la ha entusiasmado más al interpretarlo?, ¿Cuándo comienza a trabajar como organizadora de eventos?; Polémica: ¿La decisión de dedicarse a la organización de eventos tiene que ver con los bajos salarios que se les paga a los artistas cubanos?; Opinión: ¿Cuál fue el motivo que la inspiró a desarrollar una Carrera como organizadora de eventos, después de triunfar en la televisión?; Directa: ¿Qué servicios ofrece su empresa?; Opinión: ¿Su prestigio como actriz ha favorecido?, ¿Qué le gusta más, la actuación o la organización de eventos?



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris