Facebook Twitter Google +1     Admin

OBESIDAD, ¿PANDEMIA DEL SIGLO XXI?

20070122172604-obe.jpg

JORGE HERNÁNDEZ ÁLVAREZ,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación,

Universidad de La Habana

Ficha técnica:

Tipo de entrevista por su contenido: Informativo-noticiosa

Tipo de entrevista por su forma: Clásica

Tipo de título: Interrogativo

Tipo de entrada: Retrospectiva

Tipo de conclusión: De opinión o comentario del entrevistado

Hace mucho tiempo, la obesidad era considerada como un síntoma de salud y fertilidad. Desde la prehistoria, los antiguos le rendían culto con estatuillas como la Venus de Willendorf, y hasta hace algunos años,  eran comunes  en el seno familiar frases al estilo de:

-¡Qué lindo y rollizo está el niño! ¡Qué saludable y ‘'fuerte'' se ve!

Sin embargo, en la actualidad la obesidad es el trastorno metabólico más frecuente en la clínica humana; también, uno de los más precozmente descritos en la historia, constituyendo un problema de salud pública debido a que afecta a una gran parte de la población y, a la vez, condiciona un aumento de la morbilidad y la mortalidad de los individuos que la padecen.

Precisamente y para conocer más sobre esta patología, recurro al doctor José Hernández Rodríguez, profesor instructor y especialista de primer grado en Endocrinología, del Centro de Atención al Diabético del Instituto Nacional de Endocrinología, quien posee una experiencia de más de 10 años en la atención al paciente obeso. 

¿Doctor,  puede usted definirnos qué es la obesidad?

La obesidad es el exceso de tejido adiposo que se manifiesta por un peso inadecuado, relacionado con importantes riesgos para la salud.

¿Qué se considera un peso inadecuado?

En el caso particular de la obesidad, se define como peso inadecuado aquel  igual o superior a 30 kg/m2 de Índice de Masa Corporal (IMC).

Además,  cuando un paciente tiene un IMC superior a 25 kg/m2 e inferior a 30 kg/m2, decimos que está en sobrepeso corporal y es muy importante desde el punto práctico tener en cuenta este término, pues antes de ser obesa, la persona transita por este estado y aquí, de forma preventiva es cuando ya debemos alertarlo, para que comience a realizar medidas de tipo higieno-dietéticas y así evitar  una futura obesidad.

Es de  destacar, que cuando el paciente presenta un IMC superior a 27 kg/m2, aún sin ser obeso, se ha visto que con el decursar del tiempo puede desarrollar las mismas complicaciones, aunque de menor envergadura, que observamos en la obesidad.

¿Profesor, por qué aparece la obesidad?

Aparece como resultado del consumo de una cantidad de calorías mayor que las que el cuerpo requiere, considerándose un ejemplo clásico de la interacción de factores genéticos y del medio ambiente.

No obstante, existen algunas enfermedades, por suerte poco frecuentes, que de forma secundaria pueden contribuir a que el individuo aumente de peso, entre ellas el Síndrome de Cushing, el Hipotiroidismo, en los Insulinomas, en el Hipogonadismo primario, así como en algunos síndromes genéticos, como el Síndrome de Lawrence-Moon-Biedl, Síndrome de Alstron, Síndrome de Prader-Willi,  Síndrome Down  y el pseudo- hipoparatiroidismo.

En ocasiones, una causa que puede contribuir al desarrollo de la obesidad es el uso y abuso de medicamentos del tipo de los corticoides y antidepresivos, entre otros.

¿En su consideración, cuáles serían las principales características de la obesidad?

Entre ellas podemos destacar el ser una enfermedad frecuente, sobre todo en las naciones del llamado primer mundo o  desarrolladas, en particular Estados Unidos donde la tercera parte de la población es obesa y si a eso le sumamos la cantidad de pacientes con sobrepeso corporal la cifra se elevaría a más de la mitad de los habitantes de ese país. Tendencias similares, aunque en menor cuantía, podemos observarla en Canadá y en naciones de Europa Occidental.

En Cuba, según datos de la Segunda Encuesta Nacional de Factores de Riesgo del año 2002, el 12,4% de la población era obesa y el 30,6% eran pacientes que estaban en sobrepeso corporal.

Otra de las características a señalar es que resulta ser una patología creciente, relacionándose directamente con el aumento de los estándares económicos de los diferentes países, lo que implica mayor facilidad de acceder a productos de un alto nivel calórico, que unido a la pobre educación nutricional y el aumento del sedentarismo, hace posible el incremento antes referido.

Lo anteriormente expuesto ha hecho que varios investigadores cataloguen a la obesidad como la pandemia del siglo XXI.

Esta enfermedad que evoluciona de forma crónica en la mayor parte de los pacientes, aumenta la morbilidad, pues constituye un factor de riesgo importante en la aparición de una gran cantidad de enfermedades, entre las cuales se destacan: Diabetes Mellitus, Dislipidemias, Hipertensión Arterial, Cardiopatía Isquémica, Accidentes Vasculares Encefálicos, Síndrome Metabólico, todo lo cual  disminuye la calidad de vida y aumenta la mortalidad de nuestros pacientes.

¿Puede la obesidad facilitar la aparición de otros problemas de salud?

Sí, la obesidad también puede contribuir al desarrollo de otros problemas de tipo médico, como la artrosis generalizada, la artritis gotosa, el aplanamiento de la bóveda de la planta del pie y de los cuerpos vertebrales de la columna, en el orden ortopédico. No obstante, la obesidad también conlleva a trastornos digestivos como, el hígado graso, y a problemas circulatorios, oncológicos y quirúrgico-anestésicos.

Por otra parte, puede aparecer  disminución de la líbido, frigidez e impotencia y dificultades físicas para realizar el acto sexual, además de problemas en la esfera gonadal, que conducen a alteraciones menstruales variables, con posible disminución de la fertilidad.

¿Cuáles son los trastornos sicológicos y sociales más notables a los  que se enfrenta un paciente obeso?

En realidad, se observa con cierta frecuencia en estos pacientes,  miedo e inseguridad personal, pérdida de la autoestima, conductas alimentarias desordenadas, distorsión de la imagen corporal,  depresión y tendencia al suicidio. También es notable el aislamiento social derivado, entre otras cosas, de las dificultades para vestir, usar transportes públicos, los fracasos en la esfera amorosa y la sobreprotección familiar.

¿Cuál sería el costo económico que representa la obesidad para el paciente y la sociedad?

En nuestro medio, donde la atención médica es gratuita, los costos económicos desde el punto de vista individual son escasos, pero socialmente son importantes, por las erogaciones financieras que debe hacer el Estado para sufragar las necesidades del paciente obeso.

¿Doctor, cuáles serían los aspectos fundamentales o pilares básicos en el tratamiento del paciente obeso?

De forma general, los Pilares Básicos en el tratamiento del paciente con obesidad estarían en relación con los siguientes aspectos:

1. Si existe una causa secundaria tratable (Hipotiroidismo, Síndrome de Cushing y otros), tratar y controlar adecuadamente.

2. Dietoterapia.

3. Actividad Física Controlada (Ejercicio).

4. Educación del paciente y de la familia.

5. Psicoterapia individual y/o colectiva.

6. Farmacoterapia.

7. Cirugía.

8. Acciones Terapéuticas Alternativas.

Debo insistir, en que la dieta debe ser hipocalórica e indicada por personal facultado al efecto. Hacer dietas de moda, la mayoría de ellas sin fundamento científico establecido, es contraproducente y peligroso.

La actividad física debe ser orientada por personal calificado y en caso de no contar con él, puede recomendarse si no existen impedimentos físicos que lo contraindiquen, efectuar caminatas por terreno llano, con ropa y calzado cómodo y en un horario donde no exista calor, con una duración que oscile entre 40 a 60 minutos, comenzando con menos si no existe un entrenamiento previo y a un paso que no represente un esfuerzo fuera de las posibilidades reales del paciente.

La Educación del paciente y su familia inmediata, sobre todo en los aspectos antes mencionados resulta imprescindible, unido al apoyo psicológico dado por personal especializado, para el mantenimiento a largo plazo del tratamiento.

Otra alternativa, como la Farmacoterapia, se hace fundamentalmente con pacientes, en los cuales, las medidas anteriores no logran llevarlo a un peso adecuado, mientras la Cirugía Bariátrica, se realiza en los pacientes obesos, cuando estos tienen una obesidad grave o morbosa, siempre y cuando no existan contraindicaciones médicas para su realización.

Dentro de las Acciones Terapéuticas Alternativas, se encuentra el uso de la Acupuntura, la Medicina Tradicional y la Homeopatía, con resultados variables y sobre todo apoyando las medidas higieno-dietéticas antes comentadas.

¿Qué consejos o recomendaciones quisiera transmitir a las personas obesas?

Lo fundamental en estos casos, es tratar de prevenir para no tener que lamentar; es decir realizar una dieta normocalórica balanceada, con una frecuencia de alimentación que evite los ayunos prolongados, que a veces por despreocupación o malos hábitos hacemos y que tanto perjudica a la salud. Evitar los azúcares refinados, el exceso de alimentos ricos en grasa y colesterol, así como aumentar la ingestión de frutas y verduras. Todo esto representa un aspecto importante para prevenir y mantener la salud evitando el desarrollo de  la obesidad, sobre todo si lo asociamos a la práctica de ejercicio físico acorde con nuestras capacidades, posibilidades y preferencias.

Ya cuando existe obesidad, la persona debe ponerse en manos de un facultativo, endocrinólogo o internista, que en coordinación con su equipo de trabajo, nutricionista o dietista, un psicólogo y un licenciado en Cultura Física, indicarán la conducta a seguir.

¿Desearía usted hacer  alguna observación en particular?

Soy de la opinión que es muy importante el papel de los medios masivos de difusión, los cuales deben ser abanderados en la divulgación de los aspectos antes señalados, lo que ayudaría de forma decisiva en la lucha por el bienestar y la salud de nuestra población.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris