Facebook Twitter Google +1     Admin

ADIÓS A LAS NUPCIAS

20070622052126-boda.jpg

Los jóvenes tienden hoy a evadir el matrimonio.

YULIAT DANAY ACOSTA,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación de la

Universidad de La Habana

-Abuela, ¿cómo fue que tú te casaste?

-Hay hijo mío, aquellos eran otros tiempos. Tu abuelo y yo llevábamos de novios siete años.

-¿Sí, abuela, como Laurita y Ernesto?

-No, tu hermana y Ernesto pueden verse cada vez que quieran, salir y compartir muchos espacios juntos.  En mi época no era así. Tu abuelo tenía días fijos para visitarme y en horario acordado por mis padres. Durante la visita mamá no se movía de allí ni un segundito ¡y cuidado con las equivocaciones y estar tocándole la manito al otro, o estar hablando muy bajito! Porque mamá sí que se ponía furiosa, cerraba el abanico de un tiro, ceñía con gesto brusco los ojos, le decía a tu abuelo: ¡Hermenegildo, respete, que nosotros somos una familia decente, por hoy se acabó la visita!

-¡Conchó, abuela, eso sí que era un abuso!

-Después de largos años tu abuelo y yo nos casamos y hasta el sol de hoy.

-¿Pero como soportaste tantos años de noviazgo?

-Las cosas no eran tan sencillas, para que una pareja se casara, tenía que confeccionar todo el ajuar, buscar la casa donde iban a vivir y amueblarla. Para eso había que trabajar muy duro, y la cosa en el país no estaba fácil.

Todas las muchachas salían bien casadas de su casa ¡como todas unas señoritas, y pobre de la que no lo fuera! Al otro día del matrimonio era muy penoso ver como el esposo se la devolvía a sus padres. Eso era la comidilla del barrio: ¡Viste, a fulana la devolvieron! Entonces ningún muchacho se fijaba en ella. Era una marca que le quedaba para toda la vida a esa joven por la que era discriminada como si tuviera una enfermedad contagiosa.

Pero ahora ya no es así. ¡Por suerte! Actualmente esos tabúes no existen, la virginidad ya no es requisito para el matrimonio. Cada mujer es libre de disfrutar una vida sexual plena y no tiene que reprimirse por miedo a ser devuelta.

¿PERO DE DONDE SALIÓ ESE TABÚ?

-Ah, nada sale de la nada. Ya verás. En la época primitiva, el hombre de las cavernas no tenía la más mínima idea de cómo sucedía la reproducción. Existía la creencia de que la mujer sola creaba al nuevo ser, se entendía que la reproducción era asexuada, que no intervenía el varón.

Al principio existió la promiscuidad y el único elemento para determinar el parentesco era la madre. Entre la madre y los hijos existirían lazos muy fuertes, no existía vinculación filiar paterna. La madre sería la que enseñaba a sus descendientes el conocimiento para la supervivencia; la que les enseñaban los comportamientos y tradiciones sociales que ella inventaba.

Fue la mujer quien se mostró suprema,  no sólo eran las portadoras de los niños, sino también las mayores productoras de alimentos. Así ganaron tanto poder en la economía como prestigio. En esto se basaba el matriarcado.

Pero el hombre no se conformó. Con el paso del tiempo la figura masculina fue ganando protagonismo por sus condiciones físicas. La mujer se desgastaba mucho en la reproducción y no tenía la misma destreza para incorporarse a las labores productivas. La superación de una forma primitiva de cultura trajo consigo otra visión de la reproducción: el hombre tenía tanta participación como la mujer en el nacimiento de los hijos. De esta manera surgió el patriarcado, en el que el progenitor era el cabeza de familia y el dueño de todas las ganancias.

Pero el hombre, como no tenía forma de asegurarse que realmente los hijos fueran de él, sometía a la mujer antes de la unión a una revisión, para comprobar que ésta no había tenido relaciones sexuales con ningún otro hombre, o sea, que aún conservaba la virginidad. 

¿CÓMO SURGE EL MATRIMONIO?

-Hubo una época en que existió la poligamia, que permitía que una persona tuviera varias parejas. Luego eso se prohibió y existió el matrimonio, concebido como expresión más avanzada de la monogamia o unión conyugal de un hombre y una mujer.

La historia del matrimonio desde el punto de vista jurídico se remonta al desarrollo de la familia de la clase dominante dentro de la sociedad esclavista, constituyendo las justas nupcias romanas un antecedente significativo y la forma prominente de adquirir la potestad.

Estas justas nupcias son las recreadas más tarde por el derecho canónico que las eleva a la condición de sacramento y las valora como la institución fundamental del orden familiar y se transforma después en el matrimonio civil que conocemos en nuestros días.

¿CUÁL ES LA SITUACIÓN ACTUAL?

-¿Tú sabías que la tasa de nupcialidad en 1992 era de 17,7 por cada mil habitantes y que en el año 2005 había decrecido a 4,6?

-¡Ñoo abuela! ¿Tú sabes lo que significa eso? Que cada vez son menos y menos las personas que contraen matrimonio.

-¿Pero quieres saber algo más? Al mismo tiempo que esas personas se casaban en el 2005, de cada mil habitantes se divorciaban 3,1.

Los especialistas del Departamento de Familia del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas coinciden en que la tendencia a evadir el matrimonio ha tenido un ascenso considerable en las últimas décadas.

Se observa un incremento de la consensualidad como forma de unión matrimonial, sobre todo en los jóvenes, así como el aumento de los rematrimonios. Se acota el hecho de que gran cantidad de estudiantes se casan antes de comenzar su vida laboral. El inicio de las relaciones sexuales completas tiene lugar generalmente a edades tempranas.

La frecuencia de los divorcios aumenta, en especial la de aquellos que se producen durante los primeros años del matrimonio, lo que se atribuye a la nupcialidad temprana sin condiciones materiales adecuadas y sin la suficiente formación psicológica y social, la inexistencia de orientación educativa sobre la vida familiar, y la elevación del nivel educacional y de la independencia económica de la mujer, entre otros motivos.

En las localidades urbanas, predominantemente, además de las familias extendidas multigeneracionales con muchos miembros, se han ido formando otras de menor tamaño, con jefatura femenina, constituidas después de un divorcio o separación.

Por estos años se aprecia un predominio de la familia nuclear sobre la extendida, pero al mismo tiempo crece la proporción de nietos, yernos y nueras convivientes con el jefe de núcleo, comportamiento que apuntaba hacia un frenaje en el proceso de nuclearización.

Simultáneamente con los procesos anteriores, se da un aumento de la significación de las familias incompletas, es decir, aquellas en las que falta uno de los cónyuges, por lo general el hombre. 

Estudios realizados por estos especialistas pronostican que con el transcurso de los años cada vez sean más las personas que adopten esta tendencia en América Latina.

La mayoría de los jóvenes a los que se les aplicó una encuesta afirmaron no ver tener planes inmediatos de matrimonio por no ver la necesidad del trámite legal.

¿POR QUÉ SE EVADE EL MATRIMONIO EN LA ACTUALIDAD?

-Diversas son las causas que hacen que las personas evadan el matrimonio. Hay muchos psicólogos que hablan sobre eso. Mira, por ejemplo, Yaima del Cristo, profesora de la Facultad de Psicología, opina que existe una tendencia actualmente en los jóvenes a desplazar el matrimonio. Es muy común en la sociedad de hoy ver parejas que vivan juntas mucho tiempo y jamás se casen.

Cambios socio-históricos-culturales han ocurrido en estos últimos años. Muchas de las costumbres que antiguamente tenía la población han desaparecido. La libertad social y espiritual hoy se impone ante los tabúes y el hombre ha encontrado nuevas formas de desarrollo para satisfacer sus necesidades.

La carencia de un espacio físico donde estar golpea a las parejas. Y esto no es un problema únicamente de Cuba, en otros países también se ve porque son muy altos los precios a pagar por la renta. La vivienda es un recurso fundamental para el matrimonio. Cada pareja necesita su privacidad e independencia. La convivencia entre distintas generaciones se hace muy difícil. La pluralidad de criterios  y costumbres entre los diferentes habitantes de un hogar generalmente acarrea problemas que dividen la familia. Todos los jóvenes quieren criar a sus hijos según sus propias reglas, sin que se inmiscuyan otros miembros de la familia, y esto sucede cuando se vive agregado.

El matrimonio implica responsabilidades ante la sociedad y algunas personas no están dispuestas a asumirlas. Es preferible para ellas  mantener una relación a distancia, cada quien en su domicilio e interactuar cada cierto tiempo. Hay quien piensa que a la vez que se casa, tiene que dedicar mucho tiempo a la vida en pareja, lo que priva de otras actividades de su preferencia y resta espacio a la vida profesional. Las estadísticas demuestran que las mujeres que menos optan por el matrimonio son las graduadas universitarias.

La posibilidad de planificarse para tener familia y la libertad psicológica de la mujer de las ataduras domésticas han alargado más la edad promedio del casamiento, que ahora oscila entre los 30 y 34 años. La incorporación de la mujer al trabajo posibilita que esta sea independiente económicamente y no tenga que ver el matrimonio como una vía de subsistencia. Antiguamente la mujer no se sentía autónoma.

La aparición de las Teorías de Géneros, que son las que abogan por la equidad entre ambos sexos, han transformado la perspectiva del matrimonio. La agenda de género implica, entre otros aspectos, un cambio en el concepto de familia, vida y sexualidad, la legalización del aborto, y la aceptación de las uniones homosexuales y de lesbianas con los mismos derechos de los matrimonios heterosexuales. Implica una nueva forma de ver al ser humano y a la sociedad.     

Al mismo tiempo, el aumento de los divorcios que se observa en la población propicia el desinterés de los jóvenes por el matrimonio. La gente ha ido desvalorizando la unión legal, debido al número de rupturas.

Por el contrario, se ha valorizado la unión consensual, o sea, aquella unión donde las parejas no están casadas legalmente. La sociedad ha ido aceptando la consensualidad, considerándola tan estable e importante como la unión civil. 

Otras situaciones de índole económica tienden a limitar a los contrayentes. La concepción del cubano  de "hacer una boda bien hecha o no hacer nada", cuando se agrega a la lista de otros motivos que le restan importancia a la unión, casi siempre se opta por desistir de la idea.

¿PERO EL MATRIMONIO NO TIENE UN FIN LEGAL? ¿NO SE VEN AFECTADAS JURÍDICAMENTE LAS PERSONAS QUE NO SE CASAN?

-El derecho defiende los intereses de aquellas personas que no están casadas. Antiguamente el matrimonio protegía los derechos de los hijos, y los bienes de ambos cónyuges. Actualmente hay leyes que no convierten el matrimonio en un requerimiento para adquirir esos derechos. Así lo refleja el Código de Familia cubano. Te lo voy a buscar.

Mira, la ley establece que las relaciones paterno-filiares no están determinadas por el matrimonio. Así lo dice el artículo 65: "Todos los hijos son iguales y por ello disfrutan de iguales derechos y tienen los mismos deberes con respecto a sus padres, cualquiera que sea el estado civil de éstos."

Uno de los objetivos del matrimonio era que los hijos fueran reconocidos ante la ley, porque los que no nacían dentro del matrimonio carecían de derechos. Un hombre podría tener muchos hijos, pero solo comparecían los que habían nacido de su unión matrimonial. Estos se consideraban hijos legítimos y eran los herederos oficiales.

Incluso la legislación cubana reconoce las uniones consensuales. El artículo 18 del Código de Familia plantea: "La existencia de la unión matrimonial entre un hombre y una mujer con aptitud legal para contraerla y que reúna los requisitos de singularidad y estabilidad, sufrirá todos los efectos propios del matrimonio formalizado legalmente cuando fuere reconocida por un tribunal competente.

"Cuando la unión matrimonial estable no fuere singular porque uno de los dos estaba unido en matrimonio anterior, el matrimonio surtirá plenos efectos legales en favor de la persona que hubiere actuado de buena fe y de los hijos habidos de la unión."

Este artículo es conocido como el código de las dos viudas. Este caso es muy común en individuos que por razones de trabajo no permanecen constantemente en la ciudad y forman más de un hogar con diferentes parejas. En caso de fallecimiento, estas parejas si han sido víctimas de un engaño y lo reconocen legalmente mediante un proceso judicial, tienen derecho por igual a los bienes materiales.

Además, si al pasar los años una pareja que cohabita decide formalizar su unión, esta puede hacerlo retroactivamente, según la fecha de inicio de la relación, si lo atestiguan. Artículo 19: La formalización o el reconocimiento judicial del matrimonio entre el hombre y la mujer unidos en la forma señalada en el artículo que antecede, retrotraerá sus efectos a la fecha de iniciada la unión, de acuerdo con lo manifestado por los cónyuges y testigos en el acta de formalización del matrimonio o la declarada en la sentencia judicial.

¿QUÉ IMPORTANCIA TIENE EL MATRIMONIO?

-No se puede hablar de matrimonio sin hablar de familia. En la familia es donde se forman los valores, preceptos y tradiciones, es la encargada de la educación de las nuevas generaciones, de inculcar el ejemplo de la estabilidad a los hijos. 

Algunas prácticas modernas atentan contra la solidez de la familia. A veces comenzamos en pensar en nosotros, en nuestra independencia, en solo hacer lo que nos gusta y nos olvidamos que somos parte importante de una sociedad, no tenemos conciencia para la comunidad. De nosotros depende en qué se va a convertir mañana la humanidad. 

-Es cierto, abuela, esa es la principal importancia del matrimonio, a veces el sentido no está simplemente en el rito de intercambiar anillos. Ahora que sé lo que pasa me surge una interrogante: ¿Abuela, tú crees que de aquí a unos años existan los notarios?

Ficha técnica:

Tipo de reportaje: Estándar 

Tipo de título: Genérico

Tipo de entrada: De diálogo.

Tipo de cuerpo: Por bloques temáticos

Tipo de cierre: Incógnita

Hipótesis: Tendencia en la actualidad a evadir el matrimonio.

Estrategia de Fuentes:

Facultad de Sociología

  • Facultad de Psicología
  • Facultad de Derecho
  • Unión Nacional de Juristas
  • Centro de Investigaciones Sociológicas Y Psicológicas
  • Centro Cultural Juan Marinello
  • Centro de Estudios sobre la mujer FMC
  • Centro de Promoción FMC
  • Centro de Estudios de Población y Desarrollo de la Oficina Nacional de Estadísticas
  • Entrevista a la profesora de Derecho de Familia, Olga Mesa
  • Entrevista a la máster en Derecho de Familia, Yamila González Ferrer
  • Entrevista a la psicóloga Yaima del Cristo
  • Entrevista al especialista en Demografía del CIPS, Ernesto Chávez Negrín
  • Entrevista a la psicóloga Mariela Perera
  • Entrevista a la psicóloga Yoanka Valdés
  • Libro Familia y cambios socioeconómicos a las puertas del nuevo milenio



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris