Facebook Twitter Google +1     Admin

ESPERANDO EL DESPERTAR

20070801230228-pentaw.jpg

En Pinar del Río el Centro Argeliers León. Documentación e Información Musical, único de su tipo en Cuba, espera hace casi un año el fin de su reconstrucción.

ONAISYS FONTICOBA GENER,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación de la
Universidad de La Habana.

Por muchos siglos se creyó que el ave Fénix era un ser inmortal con la capacidad de renacer de sus cenizas. Según el mito, cada 500 años el Fénix se quemaba por completo y luego renacía de un huevo puesto por él y que había empollado durante los tres días previos a su muerte.

Para el hombre, esta leyenda devino símbolo de renacimiento físico y espiritual; y aunque ya no crea en aves Fénix, al menos no tan literalmente, aún mantiene confianza en el florecimiento de todo cuanto observa a su alrededor.

Es por ello que casi un año de espera no ha podido amedrentar la esperanza del pueblo pinareño de ver completamente restaurada una de las joyas de la cultura cubana que atesora la más occidental de las provincias: el Centro Argeliers León. Documentación e  Información Musical, único de su tipo en el país.

El comienzo

La idea de  crear un lugar como este, destinado principalmente a la gestión del patrimonio musical de la provincia, y también de toda Cuba, nace de la autoría de su actual director, José Elpidio Gómez, pues “se estaba perdiendo de la memoria histórica mucho de lo relacionado con el quehacer musical”, precisa. 

Fue así que el 14 de abril de 1998, en una pequeña habitación del Centro Provincial de la Música de Pinar del Río, se instaura una Sala de Información que contaba solo con 50 partituras archivadas y que luego sería reconocida como Sala de Documentación, dado el vertiginoso incremento de los fondos musicales.

Es por este mismo motivo que en el 2004 se concede al proyecto un nuevo local, aunque no en buenas condiciones estructurales, ubicado en la calle Martí, la más importante arteria de la capital pinareña.

“Ya me habían advertido que el lugar no estaba muy bueno, pero aún así decidí que lo mejor era trasladarnos porque ya el otro nos quedaba pequeño y temía que las piezas se dañaran. Se tendría que reparar durante la marcha”, comenta Elpidio.

El sitio contaba con espacio suficiente para establecer cuatro salas de exposiciones, una para la consulta del material archivado y otra para audiciones.

Una vez instalados en la nueva morada, la otrora Sala de Documentación se convierte en el Centro Argeliers León. Documentación e Información Musical, nombre que adquiere en honor al notable músico y etnólogo cubano.

Mirando adentro

Actualmente el Argeliers León cuenta con miles de partituras, muchas de ellas manuscritas que datan, incluso, de 1811. A esto se suman libros de música, métodos, soportes sonoros, fotos originales y fotocopiadas de notables figuras de la música cubana y extranjera, e instrumentos musicales antiquísimos.

La mayor cantidad de fondos personales existentes en el mundo de la reconocida cantante Rita Montaner también se encuentran en dicho local, desde manuscritos originales hasta el traje con que Interpretara la puesta en escena de la zarzuela Cecilia Valdés que compusiera para ella Gonzalo Roig.

“Son tantas las piezas que se poseen aquí de Rita que se puede articular una sala de exposición durante diez años sobre ella, cambiar los objetos anualmente, y aun así, estos no se repetirían”, explica Elpidio.

Igualmente se conserva el mayor conjunto de fondos personales de las destacadas figuras pinareñas Polo Montañez y Pedro Junco, este último autor de Nosotros, de quien se acopian manuscritos, cartas y su diario personal.

Obras y objetos pertenecientes a Aldo Carrazana, Néstor Pinero Cruz, José Manuel Caleyo, Jacobo González Rubalcaba y Alfredo Solís también se atesoran en el Centro, además de una curiosa grabación inédita que data del año 1963, en la voz de Benny Moré, el Bárbaro del Ritmo, cuando se encontraba ya convaleciente de su enfermedad.

Tesoros encofrados

Producto del mal estado del local donde se encuentra el Argeliers León, la muestra al público del material que este reúne ha sido imposible exponerla, viéndose todas las piezas confinadas a un almacén dentro de la propia obra en reconstrucción, no siendo exhibidas nunca desde su traslado.

“Las condiciones para conservar las obras que posee el Centro son las más aceptables dentro de nuestras posibilidades, pero no las suficientes”, comenta Elena Guevara, encargada de Relaciones Públicas en dicha institución.

Para mantener el mayor volumen de piezas en buen estado se colocaron las obras de carácter patrimonial en cajas con un PH neutro, las cuales controlan su grado de acidez e impiden el deterioro, pero desafortunadamente, estas no cubren todo el material archivado.

Cierto es que antes de su almacenamiento todas las obras fueron atendidas y restauradas, y hasta el momento ningún valor se ha perdido; pero la humedad y el calor, típicos de nuestro clima, unidos al polvo generado por la construcción, no serán factores muy propicios para aplazar su deterioro.

¿Tiempo de terminar?

Desde junio del 2006, el Centro Argeliers León. Documentación e Información Musical vio el inicio de lo que sería su completa restauración, y aunque ya hace casi un año que la faena comenzó, aún espera pacientemente su fin.

“La falta de personal es la primera traba que ha hecho que la obra no haya avanzado según el ritmo que se necesita”, refiere Elpidio.

Actualmente la provincia no puede cubrir la reparación del Centro dada la demanda de personal calificado para otras labores de construcción en las obras de la Batalla de Ideas, así que la propia institución ha tenido que buscar personal calificado para trabajar en las labores de reparación.

La cantidad de personas que ha podido contratar con su presupuesto no es la suficiente para que el trabajo marche a un ritmo acelerado, a lo cual se une la ocasional carencia de materiales producida, fundamentalmente, por la falta de transporte para los mismos.

La fecha para la conclusión del la obra no está prevista y aún yace engavetado, en el buró de Elpidio, el proyecto de diseño del Argeliers, esperando ser realizado.

Consecuencias de la inactividad

“Antes de comenzar la reconstrucción, realizábamos muchas actividades con el público, pero después que esta comenzó se nos ha imposibilitado continuar con nuestra programación”, apunta Doris Céspedes Lobo, musicóloga del centro.

Conciertos semanales con grupos que interpretaban las partituras archivadas, eran patrocinados por el Argeliers; así como, en colaboración con la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), se dedicaba el  espacio “La bella cubana” a las mujeres ya jubiladas que durante su vida se mantuvieron estrechamente vinculadas a la música.

Como Unidad Docente de la Universidad de Pinar del Río, se impartían conferencias pedagógicas y metodológicas de música a los estudiantes, las cuales también eran ofrecidas a alumnos de la Escuela Instructores de Arte (EIA) de la provincia.

Se realizaban, además, actividades con los niños y se colaboraba con el club “Amigos de la Música”, adscrito al Centro, para la gestión de Información musical.

De estas funciones, solo se continúan realizando las de carácter pedagógico y, muy esporádicamente, algunas con el público.

Las consecuencias de la poca actividad producida en el Centro, ajena a la voluntad de sus trabajadores, no se han hecho esperar: la mayor parte del pueblo pinareño desconoce su existencia, y qué decir del resto del país.

Noel Castillo López, pinareño, estudiante de Arquitectura, manifiesta: “Nunca he oído hablar de ese lugar”, igual opinión a la que  formulan Jhosvany Lorenzo, habanero, abogado; y Fernando Martínez, bayamés, estudiante de Periodismo. Esto solo por citar unos ejemplos.

Tal pareciera que el Argeliers hubiese desaparecido pese a estar ubicado justo en el centro de la cuidad. Y es que cómo percatarse de que en ese lugar existe una de las joyas que la cultura cubana debiera tener como más preciada si las paredes desmanteladas y el polvo acumulado casi no lo dejan entrever.

Mas, a pesar de las dificultades, Pinar del Río aún sigue esperando el despertar de uno de los hijos que vio nacer, pues haciendo gala de la máxima shakespereana  “Aunque tropieces no desistas de tu propósito”, podrá vencer los contratiempos y verá, por fin, renacer entre sus cenizas el Fénix sonoro que callado se oculta en la calle Martí.

Ficha Técnica:

Tipo de reportaje: Estándar.

Tema: Centro Argeliers León. Documentación e Información Musical, una joya de la cultura cubana.

Tesis: La demora de la reconstrucción del Centro Argeliers León. Documentación e Información Musical pone en peligro la existencia patrimonial que atesora.

Tipo de Título: Genérico
Tipo de entrada: Analógica
Tipo de cuerpo: De bloques temáticos
Tipo de cierre: De caso

Estrategia de fuentes:

• José Elpidio Gómez, director del Centro Argeliers León. Documentación e Información Musical
• Elena Guevara, Relaciones Públicas del Centro Argeliers León. Documentación e Información Musical.
• Doris Céspedes Lobo, Musicóloga del Centro Argeliers León. Documentación e Información Musical.
• Entrevistas realizadas a personas residentes en distintas provincias del país.
• Sitio Web de la Sala de Documentación (Actual Centro Argeliers León. Documentación e Información Musical.
• Artículo sobre el centro Argeliers León publicado en el sitio Web del canal Tele Pinar.




Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris