Facebook Twitter Google +1     Admin

MI RAZA, LA NUESTRA

20071020165441-rz.jpg

MERCEDES ALONSO,

desde República Dominicana,

cortesía para Isla al Sur.

"El hombre no tiene ningún derecho especial porque pertenezca a una raza o a otra: dígase hombre, y ya se dicen todos los derechos. El negro, por negro, no es inferior ni superior a ningún otro hombre; peca por redundante el blanco que dice: ¨Mi raza¨; peca por redundante el negro que dice: ¨Mi raza".

Así escribió uno de los más grandes pensadores de este universo, José Martí, quien alertó acerca de quienes, luego de defender la denominada "civilización del saqueo" desde hace siglos, intentan disminuirnos y dividirnos con un concepto arbitrario sobre la raza.

El Museo de Ciencia de Londres canceló una conferencia del Premio Nobel, doctor James Watson, después de que éste dijera que las personas de raza negra son menos inteligentes que las de raza blanca.
Sus declaraciones, publicadas en el diario inglés The Sunday Times, asumen que las políticas sociales fracasan en África porque su inteligencia no es la misma que la de los blancos.

Como peligrosos, ofensivos y cuestionados fueron catalogados los comentarios del laureado Watson.

En tanto, en Perú, se han vuelto a realizar estudios para "clasificar a las personas de acuerdo con el color de su piel (...) y valorar a unas como superiores a las otras".

Y todo esto, a pesar de que la Asociación Americana de Antropología sostiene que: "el concepto de raza es una ficción social y cultural pues la raza no puede ser probada científicamente debido a que las poblaciones humanas no son grupos claramente demarcados y biológicamente distintos. El concepto de ‘raza' no tiene validez... en las especies humanas".

A estas alturas, cuando las inteligencias debían volcarse hacia el descubrimiento de nuevas vacunas, a detener la agresión del medio ambiente y eliminar la pobreza que azota a la humanidad, el término "raza" reaparece, aún cuando se reconoce que no es un concepto científico, sino social, es decir cultural, cito de nuevo a Martí cuando afirma que: "la afinidad de los caracteres es más poderosa entre los hombres que la afinidad del color".

Y hablamos de un premio Nobel, a quien recordamos que: "la paz pide los derechos comunes de la naturaleza; los derechos diferenciales, contrarios a la naturaleza, son enemigos de la paz."



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris