Facebook Twitter Google +1     Admin

LA VÁLVULA DE ESCAPE DEL CARDIÓLOGO

20080111234451-dia-inter.jpg

Leonel Gamboa, científico de academia, artista por afición y promotor social.

DIANA BÁRZAGA BERRIEL,

estudiante de primer año de Periodismo,

Facultad de Comunicación,

Universidad de La Habana.

A Leonel Gamboa Hernández lo conocí en busca de información sobre las actividades del Centro Nacional de Prevención de ITS, VIH y SIDA. Decidí telefonear a Línea Ayuda, uno de los proyectos de la entidad, y averiguar con uno de sus integrantes. Transmitían el espacio de la telenovela nacional y respondió, desde la otra línea telefónica, un muchacho. Luego de comunicarme que estaba en contacto con el servicio de consejería sobre temas sexuales y que nuestra conversación sería completamente confidencial, intenté explicarle que era una estudiante de Periodismo interesada en la labor social del Centro, pero no me dejó terminar la frase.

-¿Por qué estás interesada en el Centro? ¿Sabes cómo prevenirte de adquirir una ITS?

-Mira, yo no llamo por orientación respecto a mí...

-¿Por qué? ¿Te crees inmune a las infecciones? ¿Quieres hablar sobre los problemas de algún amigo?

-No, hay una equivocación, llamo porque quisiera hablar con una persona sobre los proyectos del Centro de Prevención.

-¿Deseas formar parte de alguno? ¿Te sientes vulnerable? Cuéntame lo que te pasa, quizás entre los dos hallemos una solución.

A ese nivel de insistencia me sentí derrotada, buscaba información sobre una institución y un desconocido, que no se rinde ante negativas, me analiza. Después comprobé que Leonel Gamboa es una persona perseverante. Para hacer la entrevista casi pernocto en el departamento de urgencias del Hospital Hermanos Ameijeiras.

-¿Por qué la carrera de Medicina?

Cuando era pequeño tenía inclinación por curar a las personas, por ayudarlas, sentía frustración ante la muerte, quería inventar un remedio contra ella.

-¿Cómo llegas al proyecto Línea Ayuda?

En 1994 la Unión de Jóvenes Comunistas convocó a militantes de las Facultades de Medicina a una misión, pues se necesitaba desarrollar un trabajo de orientación y educación acerca de la prevención de ITS. Explicaron que el problema del SIDA era una prioridad en el país, el Ministerio de Salud Pública dirigía la tarea.  Así se formó el primer Grupo de Promotores.

Cuando convocan yo estaba en primer año y hacía una investigación docente sobre el SIDA, me invitaron a ser parte del equipo y acepté. El proyecto tuvo un carácter provincial, solo en la capital, lo formaron estudiantes de todos sus municipios. Con la misión colaboró la organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras (MSF), nos apoyó mucho económicamente, cuando comenzamos no había Centro, ni ninguna asociación, éramos algunos jóvenes repartiendo condones y ‘panfleticos'. 

-¿El grupo solo repartía condones y folletos?

Los primeros meses, ya después programamos actividades culturales, recreativas, combinadas con la instrucción, pero de manera espontánea.

-¿Cuándo y cómo surge el Centro Nacional de Prevención?

Entre 1997 y 1998. Se necesitaba nuclear los nuevos proyectos, Médicos Sin Fronteras se marchaba a colaborar con otros países y no podíamos ser un departamento del MINSAP. A partir de esa época surgen diversos programas y me incluyo como consejero de la línea telefónica sobre sexualidad.

-Trece años de tu vida dedicados a la prevención, ¿por qué tanta solidaridad con los diagnosticados de VIH?

Porque no me considero fuera del alcance de la enfermedad, yo podría ser uno de ellos.

-¿No te cansas?

De vez en cuando me desaparezco del Centro porque es agotador dar tanto y no recibir casi nunca un agradecimiento, las personas estamos muy inmersas en nuestros conflictos como para sensibilizarnos con el vecino, pero me gusta crear y ayudar. 

-Desde tu práctica, ¿crees efectiva la labor gubernamental para atender a este tipo de enfermo?

La calidad es válida. Estas personas reciben una dieta segura de productos comestibles como aceite, carne enlatada, leche, además de medicamentos gratuitos y una cantidad de dinero.

-Requisitos para ser miembro de Línea Ayuda o promotor de cualquier otro proyecto.

Lo principal es tener un fondo de tiempo o saber cómo crearlo, en el caso de Línea se necesita, al menos cuatro horas semanales, el compromiso moral de no faltar porque es un trabajo de voluntarios; el interés de estudiar respecto al tema de las ITS, VIH y SIDA y sus formas de tratarlo con el público.

-¿Efectividad del proyecto?

Línea A es efectiva dentro de su objetivo de condicionar un espacio donde las personas reciben consejos anónimamente, fue el primer espacio en el país con estas características y a pesar de la variabilidad la gente lo usa.  

-¿Alguna anécdota curiosa?

Hay muchas, graciosas, tristes, tensionantes, en ocasiones llaman personas decididas a suicidarse. El consejero se ve bajo una presión horrible, tiene que buscar argumentos no solo para convencer, sino para lograr que ese ser humano deseche la posibilidad futura de recurrir a la muerte como solución a sus problemas. Ahí es donde son útiles los cursos de psicología recibidos durante la preparación.

-Tocas guitarra, ¿eres músico aficionado? ¿Aficionado cantautor o de temas prestados?

Mira, mi formación es empírica, aprendí con un vecino que da clases. Compongo algunas cosas, por lo general de temática política, sentimental, social, según la inspiración, pero también toco cosas prestadas, sobre todo en peñas y actividades del Centro de Prevención.

Tengo un tema que forma parte de un CD en producción dedicado a la problemática de las personas convalecientes de SIDA e ITS, la canción se llama Lamento, recoge experiencias de personas enfermas, especialmente la muerte de un compañero de la Facultad, cuando mi época de estudiante.

-Sobre ese CD, ¿quién lo financia y cuándo sale?

El propio Centro Nacional de Prevención de ITS, VIH y SIDA. Debe estar listo en enero o febrero del 2008.

-¿Quiénes participan en él?

Son quince temas, cada uno interpretado por un músico diferente, tiene carácter nacional, o sea, con cantantes de diferentes provincias, convergen diversos géneros musicales. David Blanco y Sexto Sentido son los integrantes más conocidos.

-¿Vínculo con el teatro?

No tanto con el teatro sino con el humor. Soy un artista aficionado. En 1998 dirigí dos proyectos: un grupo de humor, Galenitos, y otro de divulgación sobre la protección en las relaciones sexuales y el intercambio solidario con personas enfermas de ITS o VIH, este se disolvió al cabo del tiempo. Sin embargo Galenitos, a pesar de ser muy espontáneo, se mantiene, incluso mejor que al inicio, pues evolucionó.

-¿Evolucionó?

En sus inicios lo conformaron solo estudiantes de Medicina, en la actualidad casi no queda nadie de dicha carrera, prevalecen personas de otras disciplinas de la Universidad de La Habana, cambio favorable para la diversidad;  además, las mismas puestas en escena mejoraron, ya no es hacer humor por hacer, también combinamos dramaturgia y nos auxiliamos de otros medios para entretener como el lenguaje corporal, la música, la escenografía. Hasta el nombre perdimos, desde el 2002 somos Gonococos, un poco más original.

-¿Qué haces dentro del grupo?

Director, escritor, adaptador de guiones y, por supuesto, actúo. Para todo esto me sirven mucho los cursos de dirección y producción artística recibidos en el Centro de Superación de Cultura de provincia La Habana.

-¿Cómo puedes mantener tantas cosas a la vez, además de tus responsabilidades familiares?

Esas otras cosas son mi válvula de escape. Lo que disfruto.

-¿Eres un médico, un humorista o un escritor frustrado? 

No puedo contestar, tres años atrás te hubiera dado otra respuesta diferente a la que te daría hoy. Uno no se ve en un lugar sin un poquito de lo otro.

-¿A las personas buenas les ocurran cosas malas?

Todos los días me pregunto por qué, no lo entiendo. Eso junto con las preguntas existenciales sobre lo que somos física y espiritualmente, darme cuenta de que no soy nada en el universo me asusta.

-¿Qué opinas sobre la perseverancia?

Es buena siempre que no se convierta en frustración, es conveniente insistir por un objetivo, pero no lograrlo no puede devenir en trauma.

FICHA TÉCNICA:

Objetivo Central: presentar al entrevistado en sus diversos roles sociales, su energía y optimismo a pesar de conflictos y adversidades.

Objetivo Colateral: informar, desde la experiencia de Gamboa, sobre algunas de las actividades y proyectos del Centro Nacional de Prevención contra el VIH, ITS y SIDA, además de hacer referencia a los inicios de las actividades preventivas a nivel institucional.

Tipo de Entrevista:

Por su forma: Clásica, de preguntas y respuestas.

Por su contenido: De personalidad

Por el canal que se obtuvo: Directa

Tipo de Título: De referencia al tema

Tipo de Entrada: Anecdótica

Tipo de Cuerpo: De preguntas y respuestas

Tipo de Conclusión: De opinión del entrevistado

Fuentes Consultadas:

Doctor en Ciencias Farmacológicas y Profesor de la Facultad de Ciencias Médicas Manuel Fajardo, Adolfo Peña.

Instructor de Grupos Aficionados de Teatro de la Universidad de La Habana, Armando Del Rosario.

El propio entrevistado.   

Son, indistintamente, fuentes técnicas, no documentales y no tradicionales.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris