Facebook Twitter Google +1     Admin

¿LEEN LOS JÓVENES?

20090721080723-lectura.jpg

A pesar de los esfuerzos editoriales, aún es deficiente el hábito de lectura entre los adolescentes cubanos.

ALINE MARIE RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Foto: TONY GÓMEZ PÉREZ 

Un total de 105 nuevos títulos para adolescentes publicará, en el presente año, la Editorial Gente Nueva, en las colecciones Primavera, Ámbar, Veintiuno y Aventuras. Ello significa un incremento de más del 10 por ciento con respecto al 2008, aseguró David López Ximeno, subdirector editorial de esta entidad del Instituto Cubano del Libro (ICL).

En palabras del también poeta, “publicamos libros de literatura universal y clásica, tanto cubana como extranjera. Gente Nueva es la casa editorial del ICL que más títulos produce anualmente para los jóvenes, por eso somos la más buscada. Son muchos quienes siguen nuestras colecciones y, en los eventos literarios de la Isla, los títulos publicados se agotan”.

Esta casa editorial participa en las jornadas de promoción del libro y la lectura realizadas en el país. A partir del 2007 comenzaron exitosas campañas con La noche de los libros y Lecturas de verano. Luego, en el transcurso del año 2008, se desarrollaron Lecturas en el Prado, el Primer Festival Universitario del Libro y la Lectura (FULL), Leyendo espero, Lecturas frente al mar y Leer la Historia, esta última en saludo al aniversario 50 del triunfo de la Revolución Cubana.

Una encuesta realizada a 346 adolescentes, entre 12 y 15 años de edad, en el municipio capitalino de La Habana Vieja, demostró que los libros más leídos por la mayoría son La edad de oro, de José Martí, Corazón, de Edmundo de Amicis, y Había una vez, de Herminio Almendros.

Los encuestados prefieren géneros como la novela, el cuento y la poesía. Los temas más buscados entre los varones son las aventuras y las narraciones épicas, mientras que entre las féminas resultan las novelas y los poemas de amor.

“Me encanta leer. Aún guardo los cuentos que, cuando era pequeña, mis abuelos compraban para mí. Cada año espero la Feria del Libro para adquirir buena literatura. Entre mis preferidos están ¿Se jubilan las hadas?, de Enrique Pérez Díaz, Mujercitas, de Louise May Alcott,  y El cuervo dijo nunca más, de Carlo Frabetti”, asegura Sarahí Ortiz, de 14 años, estudiante de octavo grado.

Por el contrario, Roberto Vázquez, alumno de noveno grado, confiesa su poco interés por los libros: “Me gusta más ver películas y series de televisión. Leo solamente lo que orienta la profesora en la escuela. Es aburrido, leyendo pierdo mucho tiempo, cuando lo puedo aprovechar en otras cosas, como un buen partido de fútbol con mis amigos”.

Los resultados indican que las lecturas del público juvenil son las clásicas, no se arriesgan con otros libros. Van desde la primaria hasta la secundaria acompañados de los mismos textos que les recomiendan los padres, la bibliotecaria o el profesor. No traspasan las fronteras de lo conservador –los textos de los hermanos Grimm o de Andersen–, para adentrarse en la lectura de nuevos volúmenes –como Michael Ende  o Astrid Lidgen.

La investigadora Alga Marina Elizagaray, en su libro Se hace camino al leer, argumenta: “No es tarea fácil que los jóvenes amen los libros (…) Que vivencien la lectura en la escuela o en la biblioteca como algo tedioso o que, al contrario, la asocien con el placer, son factores determinantes de su historia como lector y ciudadano”.

En Cuba, hace medio siglo la Revolución inició una cruzada a favor de la publicación de millones de ejemplares, acompañada de una intensa campaña a favor de la lectura.

A lo largo de estos años, han existido altas y bajas. Durante el período especial se observó un notable decrecimiento en la producción editorial, lo que influyó negativamente en el interés por la literatura.  Otros factores pueden también gravitar sobre el tema, entre ellos, los elevados precios  y la no siempre lograda factura de las obras.

“Los estudiantes no leen, porque no encuentran nada interesante en los libros”, asegura María Eugenia Bode, una profesora con más de dos décadas de experiencia docente.

“No se  trata de falta de buenas obras –comenta–, nuestro país cuenta con un excelente catálogo editorial. Sucede que los alumnos, por lo general, distraen su atención en asuntos de adultos. Actualmente, los estudiantes queman etapas, no viven su infancia y adolescencia como ocurría hace veinte años. Se entretienen con novelas, teleseries, películas de violencia y ven todos los programas de la televisión, sean o no aptos para su edad”.

Criterio compartido por la reconocida escritora para niños Mirta Yánez: “La ausencia de hábitos de lectura es una situación que se agrava cada vez más, el problema pasa de una generación a otra. A pesar de las fructíferas campañas de lectura y de la Feria Internacional del Libro, lo dramático es la ilusión creada alrededor del tema. Se piensa que los adolescentes leen y ello es una vanagloria de la ignorancia. No quiero ser apocalíptica, pero realmente no sé cómo se va resolver el asunto”.

El Ministerio de Educación, la Unión de Jóvenes Comunistas y la Editorial Gente Nueva, junto a la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), realizan investigaciones al respecto, con el fin de conocer qué ocurre concretamente con el interés por la lectura y cuáles serían los métodos para incentivar tal práctica. 

Uno de esos empeños es el programa El Caminante, auspiciado por la UNEAC y la Editorial Gente Nueva. El propósito es que los escritores visiten las escuelas primarias y secundarias, para comentar sus obras y despertar el interés de los estudiantes por la buena literatura, apuntó la poeta y narradora Magaly Sánchez Ochoa.

“Los hábitos de lectura nacen siempre en el hogar, desde edades bien tempranas –comenta la también Presidenta de la Sección de Literatura Infantil y Juvenil de la Asociación de Escritores de la UNEAC–. Por lo regular los adolescentes lectores, crean una costumbre para toda la vida. Los resultados confirman que nuestros libros se venden, pero no sabemos cuántos se leen o no. Es necesario incrementar las campañas para interesarlos por este maravilloso mundo. La lectura tiene gran importancia en el desarrollo del ser humano”.

Ficha Técnica:

Tema: El hábito de lectura en los jóvenes cubanos, entre 12 y 15 años.

Propósito: Demostrar que a pesar de las campañas por la lectura que se realizan en nuestro país, lo jóvenes no leen lo suficiente.

Objetivos colaterales: Breves referencias históricas sobre la publicación de libros y el hábito de lectura en el país. Comentarios sobre las campañas de promoción de la lectura realizadas en la Isla. Información sobre la producción de libros para jóvenes a cargo de la Editorial Gente Nueva. Apoyo de la UNEAC para incentivar el hábito de la lectura.

Estrategia de fuentes

Directas:

David López Ximeno, subdirector editorial de Gente Nueva.

Escritora para niños Mirta Yánez.

Magaly Sánchez Ochoa, escritora y Presidenta de la Sección de Literatura Infantil y Juvenil de la Asociación de Escritores de la UNEAC. 

María Eugenia Bode, profesora de Secundaria Básica.

Encuesta realizada a 346 adolescentes entre 12 y 15 años, en el municipio Habana Vieja.

Sarahí Ortiz y Roberto Vázquez, estudiantes de secundaria básica. 

Documentales:

Elizagaray, Alga Marina: Se hace camino al leer. Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 2007. (p. 159).

Soportes a emplear:

Hecho: La pérdida de hábitos de lectura entre los adolescentes cubanos.

Contexto: Encuesta realizada a estudiantes de secundaria básica para conocer sus hábitos de lectura. Situación con la comercialización de los libros. Escasa o no adecuada promoción para la lectura en los espacios en que se desenvuelven los jóvenes.

Antecedentes: Se ofrecen algunas referencias históricas sobre el tema central de la nota. 

Fuentes: Aparece explicado en la estrategia de fuentes. 

Tipos de juicios:

Analíticos: Se utilizaron para brindar las dimensiones del problema. Entre ellos aparecen el de la escritora Mirta Yánez y el de la profesora María Eugenia Bode.

Sintéticos: Aparecen los criterios de las escritoras Mirta Yánez y Magaly Sánchez. Ambas ofrecen su visión del  problema, así como sus pronósticos sobre la solución del mismo.

Disyuntivos: Los criterios de Sarahí Ortiz y Roberto Vázquez, estudiantes de secundaria básica. Cada uno explica su punto de vista sobre el hábito de lectura entre los jóvenes.

De valor: Se presentan opiniones de especialistas en materia de literatura. Se entrevistaron escritoras como Mirta Yánez y Magaly Sánchez. Además, se exponen los criterios del subdirector editorial de Gente Nueva, David López Ximeno.

Tipo de título: De interrogante

Tipo de lead: De cita indirecta

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris