Facebook Twitter Google +1     Admin

POR UNA EXISTENCIA MÁS SEGURA, DÉMOSLE VÍA A LA VIDA

20090815074437-accidentes-en-la-via.jpg

La ingestión de bebidas alcohólicas es la principal causa de muerte en los accidentes de tránsito.

SUSANA TESTÉ RODRÍGUEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Más de 3 mil personas mueren cada día en el mundo como consecuencia de los accidentes automovilísticos y se calcula que el número  de  los  accidentados llega a 1 300 000 al año.

En Cuba, entre los años 2004 y 2008, cada 51 minutos y 13 segundos ocurrió un accidente de tránsito; cada 8 horas 49 minutos y 25 segundos falleció una persona y, cada una hora, un individuo sufrió lesiones, leves o graves, físicas o psíquicas. Es decir, cada 58 minutos y 44 segundos alguien resultó víctima a causa de un accidente en la vía.

Entre los factores de riesgo que propician los accidentes de tránsito se destaca la ingestión de bebidas alcohólicas. Cada año, en nuestro país más del 40 por ciento de los conductores y alrededor del 25 por ciento de los peatones que mueren en accidentes del tránsito, se encontraban bajo los efectos de la ingestión de bebidas alcohólicas.

Marcos García volcó su auto  en la carretera Monumental el  30 de enero del año 2001, después de haber ingerido bebidas alcohólicas en una fiesta con sus amigos, y lamenta mucho haber causado tanto dolor al señor al que golpeó con el vehículo.

“Me siento tan arrepentido  que jamás he vuelo a beber alcohol mientras manejo. Siento mucho el daño y los malos momentos  que causé a esa familia, aunque Eduardo (el señor que atropellé) se salvó, la sensación de culpabilidad nunca desaparece”, dice.

Erróneamente muchos piensan que el alcohol es un estimulante, por el contrario, constituye un depresor del sistema nervioso. Ese tipo de bebida disminuye la capacidad de conducir y tiene efectos negativos sobre la percepción visual, el tiempo de reacción y la coordinación motriz, que aparecen a veces antes de que el conductor tenga la sensación de embriaguez .También, contribuyen a hacer que la persona y sus acompañantes se expongan a situaciones peligrosas.

“Cuando un hombre está afectado por la bebida, el campo visual es menor, se altera la visión periférica y  retrasa la recuperación de la vista después de la exposición al deslumbramiento”, afirma la doctora Ana Irina Padrón, del hospital Hermanos Amejeiras.

La concentración de alcohol en la sangre determina sobre la capacidad para percibir y enfrentar cada situación. Conducir con una tasa de alcoholemia superior a 0,5 gramos por litro de sangre multiplica por tres el riesgo de sufrir un accidente. Al sobrepasar la tasa de 0,8 gramos, el riesgo de accidentarse es 100 veces superior.

“En las primeras etapas de la embriaguez, el sujeto piensa que sus habilidades son mayores que las reales y esto lo hace más audaz y, por tanto, más peligroso cuando conduce un vehículo. Esto, unido al deterioro de las funciones cognitivas, de lo que a veces ese conductor no es consciente, ocasiona un mayor riesgo de accidente”, explica la Teniente Coronel Georgina Gavilán, jefa del Departamento Especializado de la División Nacional de Tránsito.

En el año 2003 se puso en práctica el Decreto Ley # 231 con carácter modificativo con respecto a la Ley 60 (Ley del Tránsito), debido a las elevadas estadísticas de accidentes automovilísticos a causa de embriaguez en los años 2001y 2002. En este decreto se propone ser más severos con quienes manejen después de ingerir bebidas alcohólicas.

“Manejar bajo la influencia del alcohol es un problema que afectará a un buen número de ciudadanos en el curso de sus vidas, si no se toma conciencia de cuán peligrosa es la adicción, tanto para choferes como para peatones, porque la pérdida de vidas como consecuencia de los actos imprudentes de conductores ebrios, se pueden evitar”, sostiene el Mayor Eduardo Creach, especialista de la División Nacional del Tránsito.

Las estadísticas, las principales causas de los accidentes en el tránsito y las propuestas para evitarlos, son temas abordados cada año en los talleres de prevención de accidentes, celebrados en la capital cubana.

“Estos son la secuela de las negligencias e infracciones de las normativas y regulaciones del tránsito. El error humano está presente en la gran mayoría de tales hechos, tanto así, que nueve de cada 10 accidentes automovilísticos pudieron evitarse”, asegura la especialista de la División Nacional del Transito, Omaida Calvo.

“Los responsables de conducir vehículos deberían abstenerse siempre de ingerir bebidas alcohólicas, pues aunque manejar parece una tarea automática, supone un esfuerzo de coordinación muy importante, especialmente cuando se presentan situaciones  imprevistas”, manifestó de Ricardo Arencibia, chofer con más de 40 años de experiencia.

Recuadro:


Cantidad de personas fallecidas y lesionadas

a causa de accidentes de tránsito

CONDICIONES DE LAS VICTIMAS, Año 2008                    

Acumulado: Enero-Diciembre

CONDICION MUERTOS  LESIONADOS  TOTAL DE VICTIMAS
Conductor de vehículo 176       2 127                  2 303
Pasajero de vehículo 246       3 436                     3 682
Conductor de ciclo 103          912                 1 015
Pasajero de ciclo           11      120                         131
Peatón                      242         1 111                      1 353
TOTAL                   778       7 706                      8 484

Ficha Técnica:

Estrategia de Fuentes:

Archivos de la Dirección Nacional de Tránsito.
Teniente Coronel Georgina Gavilán, jefa del Departamento Especializado de la División Nacional del Tránsito.
Omaida Calvo y mayor Eduardo Creach, especialistas de la División Nacional  del Tránsito.
Ana Irina Padrón, doctora del Hospital Hermanos Amejeiras.

Soportes a emplear:
 
Hecho: En Cuba cada 58 minutos y 44 segundos alguien resulta víctima a causa de un accidente en la vía.

Contexto: Más de 3 mil personas mueren cada día en el mundo a causa de los accidentes del tránsito. Cada año se celebra en Cuba el Taller de Prevención de Accidentes del Tránsito, en el cual se reúnen los representantes de todas las divisiones encargadas de este tema (los accidentes en la vía) en el país.

Antecedentes: En los años 2001 y 2002, las cifras de accidentes por causa de embriaguez fueron elevadas por lo que se llegó al acuerdo de poner en práctica el Decreto Ley #231.

Juicios empleados: Prevalecen los juicios analíticos con el objetivo de mostrar una visión completa acerca de los accidentes en el tránsito. También los de valor, dados por las fuentes.

Texto complementario: Recuadro, con el objetivo de mostrar las estadísticas exactas de accidentados en el año 2008.

Niveles de Interpretación: Se utiliza la argumentación y, sobre todo, la explicación para respaldar la información que se ofrece en el texto.

 



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris