Facebook Twitter Google +1     Admin

UN POCO MÁS DEL REPORTAJE

20090827030256-yamilet.jpg

Tema: Luis Velázquez apunta que  “el reportaje es un género  en el cual se profundiza en cada uno de los fenómenos descritos, investiga todos y cada uno de los vericuetos de la información, y los da a conocer al lector. Informa de datos que con frecuencia se dejan de conocer en la noticia de todos los días, por falta de tiempo para ahondar en la verdad cotidiana. Documenta la realidad paso a paso”.

YAMILET PÉREZ PEÑA,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana. 

El reportaje es un género que ha inspirado a más de un periodista en la búsqueda de un hecho,  con el objetivo de analizarlo desde un  punto de vista diferente, profundizando en aspectos que no son tratados diariamente y que incluyen una mayor exploración.

Un ejemplo de lo anteriormente dicho es el de Luis Velázquez,  periodista que apunta: “el reportaje es un género  en el cual se profundiza en cada uno de los fenómenos descritos, investiga todos y cada uno de los vericuetos de la información, y los da a conocer al lector. Informa de datos que con frecuencia se dejan de conocer en la noticia de todos los días, por falta de tiempo para ahondar en la verdad cotidiana. Documenta la realidad paso a paso”.

Para un mejor entendimiento vale destacar que el reportaje se puede definir como el abordaje en profundidad, de manera analítica y desde distintos ángulos de un asunto con valor periodístico que se pretende comprender en toda su complejidad (antecedentes, contexto, consecuencias), y del que interesa descubrir su sentido, tanto para el periodista y el medio, como principalmente para el público al que va dirigido.

En él se persigue tratar los acontecimientos como "hechos significantes" que tienen un significado particular, inmediato, pero sobre todo un sentido.

El valor periodístico de un suceso, conforme con la construcción de la noticia, no es absoluto ni neutral, sino relativo al conocimiento, estrategia y valor en juego tanto del emisor como del receptor.

Como relativo al conocimiento se mide por el grado de incertidumbre que resuelve para el lector. Con respecto a la estrategia, se evalúa por su pertinencia instrumental, tanto a la del emisor como a la del receptor. Por otra parte, el valor en juego se aprecia por sus efectos para uno y para otro. No es, por lo tanto, el valor periodístico propio de un acontecimiento, sino del discurso cognitivo-estratégico que se construye a propósito de ese acontecimiento, según criterio de Martín Vivaldi. 

Entendemos, entonces, por "sentido de un suceso" no su significado directo, manifiesto e inmediato, sino aquel latente que resulta de su puesta en relación.

Según el periodista chileno Juan Jorge Faundes, pueden distinguirse dos tipos de reportajes: el reportaje objetivo y el reportaje interpretativo.

La valoración de Faundes con respecto al reportaje objetivo es que cumple en gran parte las mismas funciones que la noticia. Presentan bastantes elementos comunes, sobre todo que el periodista mantiene la objetividad en la presentación de los hechos.

Es un relato descriptivo que no debe incluir opiniones personales o valoraciones del periodista, si bien este tipo de reportaje tiene sus propios rasgos característicos que le diferencian de la noticia. Quizá el más evidente es que su extensión generalmente es mayor. Por tanto, permite al periodista ofrecer un mayor número de datos complementarios que cuando redacta una noticia en la que debe ceñirse a los elementos esenciales, dada la limitación de espacio con la que trabaja.

El otro tipo de reportaje es el interpretativo que sí presenta unas diferencias muy significativas frente al objetivo. Pertenece a los llamados géneros híbridos o interpretativos, combinando componentes propios de los géneros informativos con otros utilizados en los géneros de opinión.

Con relación al tema, la profesora de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, Iraida Calzadilla, plantea que “este tipo de reportaje lleva a los periodistas a explicar no solo lo que sucede, sino también por qué ocurren los hechos. Es un tipo de reportaje con contenidos profundos que contextualizan, indagan en las causas y pronostican el futuro desenvolvimiento de los hechos. Esta  es una necesidad sentida tanto por los hacedores de la información -los periodistas-, como por los receptores. Y este es, justamente, la trama donde se desenvuelve el periodismo interpretativo”

A su vez,  Sebastián Bernal y Lluís Albert Chillón aseguran que la interpretación “relata un hecho de actualidad, pero introduce también determinados juicios de valor, y se  permite abandonar la estricta objetividad utilizando elementos subjetivos.”

Para gran variedad de periodistas el reportaje es un género que se basa en un profundo estudio del tema y en la búsqueda de diversas opiniones.

Raymundo Riva Palacio, reportero de Excélsior en 1987, señala que, “antes que nada me documento sobre el tema a tratar. Según la problemática, también recurro a libros y documentos. Después realizo entrevistas con conocedores del tema y especialistas que me orientan y aclaran cualquier duda, antes de proceder a la investigación de campo. Finalmente, voy a la calle a conocer físicamente lo que sé en teoría. Procuro hacer el mayor número de entrevistas posibles y hablar con una amplia gama de personas de todos los niveles y actividades, para lograr un mejor retrato o panorama de la situación que busco comprender y analizar.”

Según Raiko Martín, periodista de Juventud Rebelde, lo más importante para elaborar un reportaje es investigar, e investigar en periodismo es sinónimo de preguntar; el periodista debe ser un cuestionador en el más extenso sentido de la palabra. El mejor consejo es dedicar toda la experiencia y talento para pintar la escena lo mejor posible. Para ello es necesario adentrarse en ella, permanecer con el o los personajes involucrados el mayor tiempo posible y no temer a preguntar cosas para las cuales pareciera no haber respuesta.

Por su parte,  el  reportero español  Fernando M. Garza asegura que es de vital importancia a la hora de realizar un reportaje hacer acopio de la mayor cantidad de información sobre el tema, seleccionarla por su calidad y ordenarla en varios cuadros sinópticos y, si es posible, resumirlos en uno solo. Personas, bibliotecas, hemerotecas, viodecas y grabaciones son valiosas fuentes de material para enriquecer la noticia y transformarla en reportaje, el cual es  la mezcla de todos los géneros, por eso se considera género de géneros.

Bibliografía:

Calzadilla Rodríguez, Iraida: Notas de clases. Curso 2008-2009.

Gonzalo Martín Vivaldi, Géneros periodísticos, Madrid, Paraninfo, 1987.

McKinsey & Company, Circulation winners-presentation to the World Association of Newspapers, Amsterdam, 1997.

Riva Palacio Raymundo, Redacción en prensa: el reportaje como gran género, Santiago de Compostela, 1995.

Sebastián Bernal y Lluís Albert Chillón, Periodismo  de creación, Barcelona, Mitre, 1999.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris