Facebook Twitter Google +1     Admin

“SIEMPRE ME SENTIRÉ PROFESORA DEL VARONA”

20100707045942-companioni.jpg

La educación constituye uno de los pilares más importantes de la sociedad cubana y hay personas que se entregan cada día a esta hermosa labor. Sylvia Lima es ejemplo.

Texto y foto:
MARÍA DEL CARMEN COMPANIONI MONTERO,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

Quien no la conozca puede verla como una persona común, pero Sylvia Lima Montenegro es diferente. No todos los días se tiene la oportunidad de conversar con alguien como ella: tan simpática, con la virtud de recibir a las personas con una sonrisa y dispuesta a emprender charlas amenas, en las que cada recuerdo se vuelve interesante y las palabras fluyen por sí solas.

Cuando tenía solo quince años integró el Destacamento Pedagógico Manuel Ascunce. A partir de ese momento su interés por el magisterio creció, y cuenta hoy con más de tres décadas de trabajo en el Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona (ISPEJV), centro que en este 2009 cumple su aniversario 45 de fundado.

Esta profesora Titular y Doctora en Ciencias Matemáticas se siente muy comprometida con su trabajo y confiesa que aún le falta mucho por hacer. Conversamos sobre su infancia -cuenta que nació en Santiago de Cuba por error-, sobre cómo llegó el magisterio a su vida y de su primera clase.

Con 12 años ofreció su primera clase a un grupo de la escuela. Recuerda que ese día estuvo muy nerviosa, pues fue el primer encuentro con los estudiantes. Prefiere a los alumnos dedicados, extrovertidos y respetuosos.

Cuando impartía clases e la secundaria tuvo una profesora de Matemáticas que siempre la ayudó mucho. “Se convirtió en un ejemplo para mí”, comenta evocándola. Así se inició su amor hacia esta ciencia y aún cree que el mundo de los números, los cálculos y las variables es fascinante.

-¿Siempre quiso ser profesora?

Realmente durante toda mi infancia lo que sí tenía claro era que me gustaban las ciencias. Tenía facilidades para explicar, pero esa no era mi primera opción a escoger.

Ante la necesidad de la Revolución, la falta de educadores y la explosión demográfica que hubo, un grupo de jóvenes nos sensibilizamos y accedimos al llamado que hizo Fidel en el año 1971 para nuestra incorporación al Primer Contingente del      Destacamento  Manuel Ascunce Domenech.

-¿Se integró de forma voluntaria

o se sintió comprometida?

Lógicamente cuando realizamos alguna acción como esta, siempre conlleva mucho compromiso. A ninguno nos obligaron, por lo que también fue voluntario. Era un momento de compulsión política en el país. La Unión de Jóvenes Comunistas y las demás organizaciones trabajaban con la concepción de que el revolucionario se debe a las necesidades de la patria y no a los intereses propios. Actuábamos de acuerdo al momento histórico que vivíamos.

-¿Qué significación tuvo formar

parte del Contingente?

Teníamos el orgullo de ser atendidos directamente por Fidel, éramos la vanguardia de aquel momento. En esa etapa empezamos a formar un currículum, las aspiraciones en cuanto a la universidad, y así encaminamos nuestra trayectoria. Muchos de sus integrantes actualmente son dirigentes a diferentes niveles; algunos ocupan responsabilidades políticas.

Participó en el IV Encuentro-Taller Internacional sobre la Enseñanza de la Matemática y la Computación donde presentó, junto a otros compañeros, el trabajo Siempre serán necesarios los profesores de Matemática.

Cree que los profesores de Matemática, como los de cualquier otra disciplina, son de gran importancia: “Esta ciencia permite el desarrollo de asignaturas como Física y Química. La formación de profesionales en dicha carrera es imprescindible pues, como todas, tiene sus peculiaridades, y en ocasiones se hace difícil su entendimiento por el grado de abstracción, las leyes que la rigen, la visión espacial y lógica de sus procesos”.

-¿Sobre qué tema realizó su tesis de Doctorado?

Estuve cinco años en la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URRS), acompañando a mi esposo. Allí presenté el currículum y me aprobaron como especialista para desempeñarme en un área científica. Así empecé a laborar en el Instituto Unificado de Investigaciones Nucleares (IUIN), donde trabajé en el campo de de la Matemática Numérica; esta parte se relaciona mucho con los programas computacionales.

La Tesis la basé en la Modelación por computadoras de algunos problemas físicos no lineales, en ella trabajé la aproximación de polinomios y funciones inversas. Los doctorados de esta disciplina siempre son significativos, pues demuestran teoremas, incorporan variables, o determinan algunas propiedades topológicas desconocidas, logrando así importantes aportes a la ciencia.

-¿Cuánta responsabilidad asume el

profesional de la educación en Cuba?

El maestro constituye un eslabón importante en la formación de cualquier sociedad porque su misión es instruir, enseñar en un sentido amplio: en los valores, en lo cognitivo.

En La historia me absolverá, nuestro Comandante expresó que la educación debía ser uno de los pilares de más importancia para el país y eso se ha tratado de hacer desde el triunfo de la Revolución hasta hoy: fortalecer y mejorar nuestra enseñanza.

-Vanguardia Nacional por cuatro años consecutivos,

Distinción por la Educación Cubana,

Medalla Rafael María de Mendive

y otros reconocimientos.

¿Cuánta satisfacción suponen?

A mi juicio, uno nunca se merece lo que le otorgan porque realmente todos trabajamos y cometemos errores. Estos reconocimientos los obtuve en momentos significativos de la vida, en los cuales puse  mucha dedicación a mi labor, desempeñaba responsabilidades importantes en organizaciones políticas y de masas.

Obtener reconocimientos también compromete más con los compañeros, con una misma, crea un status. Todos tienen una imagen tuya y entonces corresponde ser consecuente, responder a esas personas que creen en ti.

-Durante su trayectoria en el Varona se

desempeñó ocho años como secretaria

general del Sindicato en el centro.

¿Cómo es el trabajo sindical?

Es un compromiso muy fuerte, pero siempre me ha gustado estar unida a las organizaciones de masas, casi toda mi trayectoria la he desempeñado así. Son responsabilidades más abiertas, también tengo un carácter extrovertido y puedo desarrollarme como soy, tengo mayores posibilidades de apoyar a los compañeros y colaborar con ideas propias. Uno debe lograr el apoyo de los trabajadores, la tarea en sí es un reto.

-¿Qué valoración le concede a la

cooperación de profesionales cubanos

de la educación en otros países?

Es algo muy positivo. La solidaridad y la ética que logramos como profesionales nos crean una imagen en el mundo entero. Los cubanos llegamos a un lugar y enseguida nos sensibilizamos con los problemas y hacemos nuestro mayor esfuerzo por resolverlos. Cuba constituye un ejemplo de colaboración y entrega.

Eso también nos distingue e, indiscutiblemente, somos reconocidos como personas capaces, humanas, solidarias; estas son virtudes que caracterizan a cualquier cubano.

-¿Qué recuerda de manera especial?

Acabo de regresar de Venezuela y fue una bonita experiencia. Tuve la oportunidad de estar previo a las elecciones y pude observar al pueblo humilde logrando una importante participación en sus decisiones, la forma en que quieren a su Presidente, cómo se les está dando atención a personas sin posibilidades; ver todo eso es muy impresionante.

-Usted ha sido partícipe de gran parte

del proceso por el que ha transitado la

educación cubana. ¿Cómo lo calificaría?

En el sentido macro, es muy positivo, pues de una forma gratuita e incluyendo a toda la sociedad, se ha podido mantener frente a muchas de las dificultades enfrentadas por nuestro país como el período especial, donde no quedó ningún niño sin escuela ni profesor desempleado. Es cierto, tenemos deficiencias, pero también logros. Poseemos un modelo que debemos perfeccionar.

Se debe trabajar aún más en la estimulación al maestro. Existe la opinión de que el papel social, la ética, el prestigio y el lugar en la sociedad que deben tener los profesores, influye en el logro de una enseñanza de más calidad.

-El Varona desempeña un rol esencial en

la formación de profesores en el país.

¿Qué piensa al respecto?

Este centro es referente en la pedagogía cubana, de aquí han salido prestigiosos maestros y aún trabajan en él muchas personas que se tienen en cuenta cuando se habla de educación en Cuba.

Actualmente, Sylvia trabaja en el Instituto Pedagógico Latinoamericano y Caribeño (IPLAC), dirigiendo el Departamento de Informática y Educación a Distancia. Este centro atiende académicamente la colaboración de postgrado, programas de alfabetización, capacitación, y calidad educativa en países de Sur América.

Pertenece al Comité Académico Nacional de las Maestrías de Amplio Acceso, donde es profesora principal de asignaturas de tecnología educativa y en los postgrados imparte Estadística, vinculada a la investigación.

Declara que en su tiempo libre prefiere ir a la playa, pues es fiel amante del mar. Opta por una buena literatura policíaca y le atraen mucho los programas sobre adelantos científicos. Para ella es imprescindible llevar de una forma equilibrada su familia y el trabajo, no se puede descuidar porque la primera sustenta al segundo

-¿Cuánto le aportó a su vida el Pedagógico?

Trabajé allí desde los 15 años. Al Instituto le debo mi formación desde el punto de vista profesional y humano; en él reencuentro mis compañeros y amistades. Independientemente de que ahora esté en el IPLAC, siempre me sentiré profesora del Varona.
    
Esta entrevista forma parte del libro en preparación Rostros del Varona, escrito como examen final del género por alumnos de Periodismo de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, a propósito del aniversario 45 de la casa de altos estudios pedagógicos.

Ficha técnica:

Objetivo central: Dar a conocer la labor de Sylvia Lima Montenegro, vinculándola al Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona.

Objetivos colaterales: Conocer su opinión acerca de temas como la educación cubana, la colaboración internacionalista y otros. Saber qué significación tuvo para ella formar parte del 1er. Destacamento Pedagógico Manuel  Ascunce Domenech.

Tipo de entrevista:
Por sus participantes: Individual.
Por su forma: Mixta.
Por su contenido: De personalidad.
Por el canal que se obtuvo: Vía directa.

Tipo de título: De cita textual.
Tipo de entrada: Biográfica.
Tipo de cuerpo: Mixto.
Tipo de preguntas declaradas: 1-Directa; 2-Informativa; 3-De opinión; 4-Informativa; 5-De opinión; 6-Directa; 7-Informativa; 8-De opinión; 9-De opinión; 10-Informativa; 11-De opinión; 12-Informativa.
 
Tipo de conclusión: De opinión del entrevistado.

Fuentes consultadas: Directa: Sylvia Lima Montenegro.

06/07/2010 21:59 islalsur #. Rostros del Varona


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris