Facebook Twitter Google +1     Admin

OJOS QUE NO VEN…

20101002171955-hilda.jpg

Estadísticas indican un incremento de operaciones por desprendimiento de retina, causa de invidencia desconocida por muchos cubanos.

HILDA ROSA GUERRA MÁRQUEZ,
estudiante de primer año de Periodismo,
Facultad de Comunicación,
Universidad de La Habana.

El Instituto Cubano de Oftalmología (ICO) Ramón Pando Ferrer, de la capital, alcanzó la cifra récord de 756 operaciones de desprendimiento de retina en 2009, lo que demuestra un aumento de 89 intervenciones quirúrgicas con respecto al año anterior.

Según el Departamento de Estadísticas del hospital, en 2006 pasaron por el quirófano 716 pacientes, 730 en 2007, y en 2008 hubo un descenso a 667 operados.

Violeta Rodríguez Rodríguez, jefa de Cátedra del Departamento de Vitreo-Retina de Cuba, afirma que del total de cirugías, el 94 por ciento son calificadas como exitosas y el 40 por ciento de los individuos alcanza una agudeza visual de 20/40 o mejor.

Estrella Gónzalez, de 46 años e intervenida hace dos semanas, aseguró experimentar mejorías 24 horas después de practicado el proceder: “Al día siguiente de operada pude contar los dedos de las manos del doctor a una distancia de 50 centímetros”.

Aunque los datos y declaraciones señalan avances en esta subespecialidad de la oftalmología, existen casos de pacientes que pierden la visión de uno o ambos ojos por desprendimientos de retina.

Tal es el caso del tunero Alexander Fundora, de 41 años, a quien se le diagnosticó el desprendimiento seis meses después de ocurrido, y como consecuencia perdió la visión de su ojo izquierdo.

“Hacía tiempo presentaba molestias en mi ojo izquierdo, por lo que acudí a un oftalmólogo en mi provincia. No era especialista en Retina y no pudo diagnosticar el desprendimiento. Vine para La Habana y aquí me dijeron lo que tenía, pero ya era tarde”, comenta Fundora.

El doctor Roberto Alejandro Guerra García, especialista de I Grado en Vitreo-Retina del ICO, considera que “la atención por oftalmólogos generales o de otras subespecialidades causa con frecuencia el diagnóstico tardío de los pacientes, y con ello, probabilidades de un nuevo desprendimiento o mal pronóstico visual después de operados”.

Según el Doctor Omar Díaz Arencibia, también especialista de I Grado en Vitreo-Retina, muchas veces el problema radica en el tiempo perdido por los pacientes al trasladarse de las provincias para Ciudad de La Habana, por no existir retinólogos donde residen y considerarse el desprendimiento como una urgencia que no requiere el servicio de ambulancias.

“También influye sobremanera la falta de información presente en la sociedad cubana sobre lo que es y significa el desprendimiento de retina. Todo el mundo conoce los factores de riesgo y consecuencias de un infarto cardíaco o de la diabetes, pero no de esta causa de invidencia”, alega Silvio Castillo Domínguez, diplomante de la especialidad de Retina, del instituto.

El desprendimiento de retina (DR) consiste en la separación de la retina neurosensorial del epitelio pigmentario, provocada por la exudación masiva de las capas más externas del ojo (desprendimiento exudativo), o la formación de membranas traccionantes (traccional) o desgarros retinales (regmatógeno), que permiten el paso y acumulación del líquido proveniente del humor vítreo en el espacio subretinal.

Díaz Arencibia explica que el desprendimiento puede ocurrir en personas de cualquier edad y sus factores de riesgo son los traumatismos oculares, la cirugía de cataratas y la miopía.

Asimismo, Castillo Domínguez,  expone que entre los síntomas más frecuentes están la visión de moscas volantes, rayos luminosos, disminución de la agudeza visual y alteraciones del campo visual.

“Hace aproximadamente tres semanas empecé a ver  unas moscas pequeñas, sobre todo cuando miraba hacia un lugar con abundante claridad, inmediatamente fui al oftalmólogo y me dijeron que tenía un desprendimiento traccional a causa de una retinopatía diabética”, manifiesta Sergio Artiles,  operado hace cinco días.

Para obtener los mejores resultados, un individuo con desprendimiento retinal  debe ser intervenido entre los siete y 15 días siguientes. De no ser así, surgen complicaciones como la vitreoretinopatía proliferativa, la cual provoca dificultades en el pronóstico visual.

“A pesar de los problemas existentes, debemos reconocer que la cirugía de retina en Cuba avanza de manera formidable. Quizá la formación de más retinólogos en todas las provincias y una educación a los ciudadanos sobre el tema, sean las soluciones”, sostiene Guerra García.

Desde la década de 1950, pacientes con desprendimiento de retina son operados en el Pando Ferrer. Los hospitales Calixto García y Luis Díaz Soto (Militar) son los otros institutos de Ciudad de La Habana donde se practica esta cirugía.

Villa Clara, Holguín y Santiago de Cuba comenzaron las intervenciones en 1970, y Camagüey se sumó al grupo veinte años más tarde. El hospital provincial Antonio Luaces Iraola de Ciego de Ávila, fue el último en incursionar con su primera operación el 28 de septiembre de 2009.

En el Período Especial, la subespecialidad de Vitreo-Retina fue una de las más perjudicadas por requerir de material altamente costoso como la silicona y líquidos pesados. Además, las firmas con participación norteamericana, Phillips y Zeiss, líderes en equipamiento oftalmológico, suspendieron sus vínculos comerciales con Cuba.

El Comandante en Jefe Fidel Castro visitó el ICO en julio de 2004 y propuso la idea de incrementar la cooperación con otros países, esencialmente Venezuela, en el campo de la oftalmología. De esa propuesta surgió la Operación Milagro, y con ella la modernización de la tecnología y la formación de más de 1 200 oftalmólogos. Vitreo-Retina experimentó estos beneficios, de ahí el aumento de las intervenciones.

En la actualidad, el gobierno cubano presta los servicios de siete retinólogos del ICO Pando Ferrer a varias naciones de mundo. China  y Argelia son dos de las más favorecidas con esta ayuda solidaria.

Ficha técnica:

Tema: Desprendimiento de retina en Cuba.

Propósito: Demostrar que a pesar de los avances en la cirugía de retina en Cuba, algunos problemas provocan que pacientes pierdan la visión por desprendimiento retinal.

Objetivos colaterales: Mostrar diversos criterios sobre los factores que perjudican el diagnóstico inmediato de pacientes con desprendimiento; investigar en qué consiste el desprendimiento de retina, sus factores de riesgo, síntomas y consecuencias de una tardía intervención. Indagar brevemente en los antecedentes históricos.

Estrategia de fuentes:

Fuente documental que brinda datos confiables para validar y sustentar lo expuesto en el trabajo.

Especialistas en la materia que pueden ofrecer variadas opiniones y declaraciones fundamentadas.

Testimonios de pacientes que apoyen las declaraciones especializadas.
Soportes a emplear:

Hecho: Aumento de las operaciones de desprendimiento de retina.

Contexto: La ausencia de retinólogos en varias provincias del país y la falta de información en la población cubana sobre el desprendimiento retinal, provocan que pacientes no sean diagnosticados a tiempo y pierdan la visión. Por otra parte, está la ayuda de Cuba a varios países en este campo de la medicina.

Antecedentes: Datos estadísticos e históricos de las operaciones de desprendimiento de retina en Cuba.

Fuentes:

Datos del Departamento de Estadísticas del Instituto Cubano de Oftalmología Ramón Pando Ferrer.

Violeta Rodríguez Rodríguez, jefa de Cátedra del Departamento de Vitreo-Retina de Cuba.

Doctor R. Alejandro Guerra García, especialista de I Grado en Vitreo-Retina del ICO Ramón Pando Ferrer.

Doctor Omar Díaz Arencibia, especialista de I Grado en Vitreo-Retina del ICO Ramón Pando Ferrer.

Silvio Castillo Domínguez, diplomante de la especialidad de Retina del ICO Ramón Pando Ferrer.

Alexander Fundora, paciente que perdió la visión del ojo izquierdo por desprendimiento de retina.

Estrella Gónzalez, paciente de 46 años operada de desprendimiento de retina.

Sergio Artiles, paciente intervenido quirúrgicamente por desprendimiento de retina traccional.

Tipos de juicio:

Analíticos: Corresponden a los análisis de los especialistas en cuanto a causas, contexto y consecuencias de la intervención tardía de pacientes con desprendimiento de retina.

De valor: Criterios de los expertos referentes a las causas del problema y sus posibles soluciones. Experiencias de pacientes operados por desprendimiento.

Disyuntivos: Contraste de las valoraciones de los especialistas.

Tipo de título: Llamativo.
Tipo de lead: Tradicional de Quién.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris